Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Vuelta a casa

Publicado el Sábado, Noviembre 21, 2009 por Cosas de Comé

José Pérez y Manuela Rodríguez, los fundadores de la confitería Maype, vuelven a su tienda de bombones y caramelos  cincuenta años después de haber comenzado en el negocio

José Pérez Núñez y Manuela Rodríguez Rodríguez, los fundadores de Maype, en el mostrador de su tienda de bombones y caramelos. Foto: Cosas de Comé

José Pérez Núñez y Manuela Rodríguez Rodríguez, los fundadores de Maype, en el mostrador de su tienda de bombones y caramelos. Foto: Cosas de Comé

Texto: Pepe Monforte

Es la versión gaditana de la famosa canción del turrón del Almendro, pero esta vez los protagonistas son José Núñez, que atesora ya 76 años y Manuela Rodríguez, de 71, ambos de Conil y no hay tabletas de almendra, sino bombones y caramelos, que llenan las estanterías del comercio. Hace ahora 50 años comenzaron a trabajar, ya juntos, en una tienda de caramelos en la calle Compañía, Mauri se llamaba. Luego fundaron ya negocio propio en la plaza de las Flores y más tarde, en 1983, la tienda de la calle Corneta Soto Guerrero. Ahí estuvieron los dos, siempre juntos, hasta el año 2003 en el que José se jubiló y la alquilaron a otra empresa.

Sin embargo, hace unos meses decidieron volver. José, está jubilado, y lo único que hace es dar consejos y asesorar a su mujer, Manuela, que es la que rige el negocio junto a dos empleadas. El veterano confitero señala que “queríamos que la confitería estuviera como la habíamos dejado, con la misma calidad, con el mismo cariño con el que la hemos tratado siempre y por eso, para que se mantuviera igual, decidimos volver”.

Lo suyo, lo de este matrimonio, es una historia de amor, amor por una tienda en la que han vivido y por la que han vivido 50 años de su existencia y por eso en dos meses han arreglado el suelo, han reparado vitrinas, renovado maderas y han dado un brillo casi deslumbrante a los expositores ahora llenos de los vistosos colores de los caramelos y los bombones que siempre caracterizaron a esta confitería, considerada en el sector, como un referente en Andalucía en surtido y calidad de bombones. José enseña orgulloso una caja de galletas de una fábrica catalana y reconoce que desde allí, desde Cataluña es de “donde llegan los mejores bombones de España”.

Llegaron desde Conil

Eran aún veinteañeros cuando José y su entonces novia, Manuela, llegaron desde su Conil natal hasta Cádiz buscando un mejor futuro. Al principio, cuenta risueño José, encontró empleo en una lechería y luego ya se dedicó por entero al mundo de la confitería, en el que no había tenido antes ninguna experiencia. Lo contrataron para atender a una firma sevillana de caramelos que se iba a instalar en la ciudad, Mauri. Allí estuvo unos años hasta que decidió fundar negocio propio, no muy lejos, en la plaza de Las Flores. Allí fundó Maype. El nombre venía de las iniciales de sus dos nombres Manuela y Pepe y con el se han mantenido hasta hoy.

Los bombones y los caramelos de Maype se hicieron famosos y terminarían abriendo una tienda mucho más grande en la calle Corneta Soto Guerrero donde han labrado su fama. La colección es inmensa. Más de un centenar de bombones diferentes, la mayoría traidos de Cataluña y otro número importante de caramelos, más galletas y dulces artesanos. Todo detrás de más de 10 metros de vistosas vitrinas y los ya casi desaparecidos botelleros especiales de grandes bolas en cuyo interior se “apecuñan” los caramelos.

Caramelos expuestos en Maype. Foto Cosas de Comé.

Caramelos expuestos en Maype. Foto Cosas de Comé.

José Pérez intenta restarle importancia a sus méritos. Se sonríe y le quita importancia a todo pero son la única bombonería de la ciudad que se ha mantenido durante tantos años y ello se debe al cuidado extremo de la mercancía. Los bombones requieren una temperatura constante. Si hay menos, demasiado frío, se ponen blancos, y si hace mucho calor se ponen blandos. En Maype, además, hay bombones todo el año. No se suprime la exposición durante el Verano. El mantenimiento se logra mediante aparatos de frío que se usan o se dejan de conectar en función de la temperatura exterior.

Manuela, en la tienda, no para de saludar a los clientes que la reconocen. No le faltan piropos y ella sonrie tras el mostrador. Abrieron el pasado día 20 de noviembre y dentro de unos pocos días comenzará la etapa más fuerte del comercio, las Navidades y, sobre todo los Reyes. El día 5 es el día más fuerte de ventas porque destacan que todavía se mantiene la tradición de regalar bombones y chocolates para ese día.

No hay comentarios para este post.
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>