Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Un trasatlántico junto al parque González Hontoria

Publicado el Jueves, Diciembre 5, 2013 por Cosas de Comé

Abre sus puertas en Jerez “Barco” un multibar de más de 600 metros cuadrados que une tapas innovadoras, cafetería, discoteca, aparcamiento propio y coctelería con un espectacular diseño de aires marineros. La empresa proyecta una segunda fase que incluiría un parque infantil de 3.5oo metros y aprovechar para espectáculos el auditorio de Ifeca

La terraza de Barco en la que juega con una estructura de lonas que simulan las velas de un buque. Foto: Cosasdecome.

 

Texto: Pepe Monforte

Ver marineros y marineras con su gorra de plato junto al Parque Gonzalez Hontoria donde se pone la feria de Jerez no deja de ser llamativo, pero en Barco, el espectácular establecimiento que ha abierto junto a Ifeca, y el palacio de exposiciones y ferias de la provincia de Cádiz, todo llama la atención: “Aquí no hay ni un plato redondo” señala de forma muy gráfica Antonio Fernández Ortega, más conocido como Antonio Ortega, el empresario que ha puesto en marcha este multibar que ocupa, tan sólo en zonas de atención al público, más de 600 metros cuadrados.

La obra arquitectónica es de David Mouriño, aunque Ortega señala que ha participado muy de cerca en todo el proceso. El “trasaltántico” se ve desde lejos. Unas velas forman uno de los salones, una especie de terraza de verano pero que por sus características también podrá utilizarse en invierno. A su lado un gran cubo de cristal que aloja la zona más dedicada a lo que es comé. Dentro una tercera zona, una discoteca. Para servir a todo este complejo está el barco, la zona de servicios que tiene forma de casco y que acoge, en su proa, una barra dedicada a preparar cocteles y la cocina del local en la que trabajan 6 de las 28 personas que forman por el momento la plantilla.

Estamos ante lo que ahora se hace llamar “multibar” un establecimiento con varios usos. La actividad comienza a las doce de la mañana con el aperitivo para luego seguir con el tapeo, el café o la copa de la tarde, la cenas por la noche y terminar con la discoteca que está abierta hasta las siete de la mañana.

Antonio Ortega reconoce que es un proyecto ambicioso. Prefiere no detallar la inversión “que ha sido importante” y señala que ha sido posible hacerlo “porque cuento con una empresa “Afor” que es la que se ha ocupado de la mayoría del trabajo y así ha sido posible recortar mucho los costes”. Por si fuera poco el multibar es el primer paso de un proyecto aún mayor ya que la idea es aprovechar el patio interior de Ifeca para montar en él un parque infantil y también recuperar el uso del auditorio con el que cuenta el edificio con capacidad para 1.500 personas y donde Ortega quiere montar espectáculos de toda indole y “además ofreciendoselo gratis a los artistas. Tan sólo se le cobraran los servicios que contrate”.

El proyecto se gestó hace unos meses cuando Ifeca convocó un concurso público para ocupar el bar exterior del recinto que había quedado desocupado. El paquete incluye también el aparcamiento situado junto al bar y la explotación del patio interior y el auditorio de Ifeca. Ortega tiene la concesión para los próximos 20 años y quiere desarrollar un gran proyecto “porque me gusta la hostelería y me gusta lo bueno”. Este empresario que ha cumplido ya los 60 tiene cierta experiencia en la sector sobre todo en el negocio de la noche. Tuvo la sala de fiestas Revuelo y también el pub Ficus. Luego puso en marcha Afo, una empresa de servicios generales cuya gestión compatibiliza con este proyecto que reconoce que tiene, comenta en broma “ciertas dosis de locura”. El local abrió al público el pasado 30 de noviembre. Da la impresión de que todo está cuidado hasta el último detalle.

La barra dedicada a los cócteles tiene la forma de la proa de un barco. Foto: cedida por Barco

 

 

Para poner en marcha el Barco Ortega ha confiado como maitre en un profesional de reconocida solvencia, Santos Mesones, profesor de hostelería, y reconocido maitre. De hecho estuvo como tal en la Escuela de Hostelería de Jerez. Precisamente de allí son algunos de los empleados, entre ellos el responsable de la cocina, el jerezano Fernando Fernández. Con 26 años y formado en la escuela jerezana viene a Barco después de una estancia de varios meses en el restaurante  Pepe Vieira de Pontevedra, calificado con una estrella Michelín. Fernández ha diseñado una carta de tapas y raciones bastante amplia y con aires innovadores. Ortega resalta que una de las características de la casa es “demostrar que calidad y precios económicos no están reñidos. Así la idea de Barco es recuperar el aperitivo” . Desde las doce y hasta las dos ofrecen la cerveza a un euro y con una pequeña tapa de regalo. También tendrán vermouth, una bebida de moda, y preparado de diversas formas.

Luego a partir de las dos ya entrará en funcionamiento la carta de tapeo. En principio han pensado en una carta informal para comer a base de tapas, medias y raciones que se puedan compartir. Para degustarlas hay una amplísima barra y luego mesas altas y bajas en dos salones. En la terraza la idea es que exista otra carta diferente, más centrada en platos fríos y luego cuentan con un reservado donde se podrá comer con total intimidad hasta el punto de que se puede colocar un carro dentro con la comida y no entran ni los camareros, a no ser que lo solicite el cliente.

El precio de las tapas va desde los 2,10 euros de las croquetas de ajo jerezano con mayonesa de rábanos, una visión innovadora del ajo campero de los mostos de Jerez, a los 5,5o euros de la tosta de solomillo con verduras asadas y aderezo de hierbas. El plato más caro de la carta son unas puntas de solomillo adobadas con salsa barbacoa que sale a 9,95. Por encima tan sólo la ración de jamón ibérico de bellota a 12 euros.

Se podrá pedir a través de tablet, sin que intervenga el camarero

Una de las innovaciones más llamativas vendrá junto a la carta. Ahora esta es una “carta”, es decir un sobre azul, el color marinero, y dentro, como su fuera una carta maritima vienen los platos y también la carta de vinos. Pero en los próximos días comenzarán a funcionar unas tabletas electrónicas, una para cada mesa, que permitirán que el cliente haga su pedido directamente a la cocina sin necesidad de que le atienda el camarero. De todos modos Ortega señala que “mantenemos esta figura ya que el será el encargado de darles la bienvenida y también les ofrecerá las sugerencias fuera de carta, además de, logicamente, traerles su pedido a la mesa”.

“El cliente podrá ver la carta en distintos idiomas. Hay una foto de cada plato, su descripción y también los ingredientes para que así las personas con alguna intolerancia alimenticia sepan que pueden tomarlo”. El proyecto de estas cartas virtuales lo han desarrollado con la empresa jerezana “Adatelis”.

La puesta en escena es otro de los aspectos que destacan en Barco. Ahí ha intervenido la hija de Antonio, Ana Salas, actriz de profesión. Todos los camareros y camareras van vestidos de marineros. La loza donde se sirven los productos están muy cuidada y hay detalles por todos lados. El café va en un plato rectangular con un bombón de regalo. Los cubiertos también recuerdan a la forma de un pez y en todo el local hay un tono de alegría que se deja ver en colores muy vivos en el mobiliario.

Pero además de la gastronomía, se apuesta también por otro tema de moda, los cócteles. Para prepararlos han contratado a Gonzalo Bellvís, un especialista en esta materia que contará incluso con una barra especial para este tema, entre las cuatro que tiene el local.

Horarios, localización, teléfono y más datos de Barco, aquí.

Antonio Ortega, en el centro de la foto, flanqueado por el responsable de la cocina Fernando Fernández, el maitre Santos Mesones y dos de las camareras con su uniforme marinero. Foto: Cosasdecome

 

 

4 Respuestas
  • por Mario Putto 23 Marzo 2014 en 22:07 pm

    Mi experiencia en este lugar ha sido terriblemente decepcionante. He ido a comer con mi familia y no pienso volver ni recomendarlo hasta que sus responsables cambien radicalmente la calidad de la atención y el servicio. Tienen un concepto equivocado y un enfoque de negocio que deja mucho que desear. Tal como se encuentra establecido ahora mismo, es una tasca de mala calidad disfrazada en un intento de innovación con precios inflados.
    En el comedor se utiliza cristalería copas/vasos de “clase c” con burbujas en su confección, inadmisibles en locales de alta cocina e innovación.
    Los platos destinados para comer son inutilizables debido a su forma y construcción
    Los cubiertos son ridículos y no aptos para comer.
    Estos son errores típicos de la ignorancia de la administración, cuyo concepto es “si compramos vajilla y cubiertos con formas raras, la gente creerá que somos los mejores y cobraremos más caro”
    Los platos y el menú dejan mucho que desear, no por variedad sino porque de innovadores no tienen nada, se trata de cocina tradicional con agregados y toques de “nueva cocina” que nada aportan, como agregar fruta caramelizada a las carnes, pero no en su preparación sino como guarnición al lado de las patatas fritas. Inadmisible.
    Las porciones de comida están muy mal elaboradas, pésimamente presentadas y la cantidad servida es ridícula.
    Nos presentaron una ensaladilla rusa sin atún, poco huevo y de color rosa. Le agregaron tomate? No tenían mayonesa y utilizaron salsa rosa? Detestable.
    Los postres no son más que una crema barata espolvoreada con canela o cacao según el caso para encarecer un producto que no es digno ni de regalar.
    Además de la mala comida, hay que destacar que el mobiliario es inutilizable y ridículo, las mesas de madera estaban sucias incluso antes de sentarnos y las sillas son totalmente antiergonómicas, a quién se le ocurre utilizar sillas de plástico duro, de jardín, en interiores? Desastroso.
    Para justificar el robo que resultó ser la cuenta para la experiencia recibida, nos invitaron a una copa minúscula en la que no cabe ni una escupida, con un líquido de dudosa procedencia, sucio y turbio, servido sobre una especie de escupitajo de “blue curaçao” de marca genérica y barata, en lugar de un tradicional licor o aguardiente de hierbas (orujo) que siempre es bienvenido.
    Absolutamente insultante. Espero que replanteen toda su propuesta gastronómica y empresarial pronto para considerar volver y disfrutar de algo merecidamente digno en Jerez.

    Ruego al administrador del sitio que publuque el presente comentario, no quisiera pensar que una opinión sincera y libre pueda verse censurada por intereses publicitarios. Muchas Gracias

  • por jesus 10 Diciembre 2013 en 12:07 pm

    Decepción, me comentaron que todo el personal tenia cursos de formación y la verdad a algunos se le ven muchos fallos. Estuve hablando con una camarera y me comento que tras el curso de formacion metieron a varios camareros sin el curso y eso se nota.
    Por lo demas, sitio muy chulo

  • por nieves 7 Diciembre 2013 en 11:08 am

    Felicidades y macha suerte jerez se merece un lugar como este .una sujerencia por la tarde podeis poner karaoke hay macha aficion .estuvimos en barcelona y uno bien montado atrae amuchos aficionados gracias por permitirme mi comentari muchisima surte saludos

  • por Mezquida 7 Diciembre 2013 en 8:41 am

    Ayer estuvimos y salimos encantados, calidad, buen precio, trato amabilisimo, un sitio encantador! Por supuesto que repetiremos.

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>