Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de Tierras de Cádiz
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com

Street food, con su poquito de chicharrones

Publicado el Viernes, Septiembre 23, 2016 por Cosas de Comé

Abre en Rota Capicúa, un original establecimiento que une el fenómeno de la comida callejera internacional con los productos de la provincia y las carnes a la parrilla

El burrito de chicharrones, verduras a la roteña y quesos de El Bucarito, la fábrica de quesos de Rota, uno de los ejemplos de cruce culturas que propone Capicúa. Foto: Cedida por el establecimiento

Texto: Pepe Monforte

Rota está viviendo un curioso fenómeno y es la apertura de establecimientos pensados para la cada día más numerosa comunidad americana asentada en la zona en torno a la base militar. Sin embargo Capicúa, da un paso adelante más y es tratar de ofrecer una oferta atractiva para esta comunidad pero con la inclusión de elementos locales y también la intención de ser también atractivos para el público español. La forma de conseguirlo, una carta basada en tres elementos, la comida divertida, la fusión de culturas y la constante utilización de productos locales, aunque como ingredientes de platos internacionales.

Un ejemplo de esto puede ser uno de sus platos, el “burrito” (7,97 euros), una de las banderas de la comida mejicana callejera. En este país es muy común que la gente compre productos en puestos callejeros y se los coma mientras pasea, como aquí hacemos con las papas fritas, pero con más contundencia. El burrito es una torta de harina que se tuesta ligeramente en la planche y se rellena. Luego se envuelve y se come como un bocadillo…aunque con la propuesta mejicana hay que tener más cuidado con los manchotes.

El burrito es un producto muy consumido en Estados Unidos y en España la comida mejicana es una de las cocinas de moda. La versión de “Capicúa” conserva la tortita de maiz enrollada pero luego su interior está profundamente “gaditanizado”. Las tiras de carne son de chicharrones que se mezclan, en vez de con la típica salsa picante, con una salsa parecida, la roteña, una mezcla de pimientos, cebollas y tomates que se utiliza para guarnecer a la urta, pero que así sirve de relleno. Para completar el plato se pone una capa de queso, Cheddar en este caso, pero versionado por la quesería local de El Bucarito, una empresa familiar y artesanal situada a la entrada de la ciudad y que, además de hacer los quesos tradicionales de la zona, versiona especialidades internacionales con bastante acierto.

La terraza del establecimiento tiene un diseño muy original. Foto: Cosasdecome

 

 

Capicúa abrió el pasado 15 de julio en la plaza de Las Canteras, en pleno centro, una zona que se ha animado mucho gastronomicante en los últimos años. Han remodelado el antiguo bar gallego y le han dado un toque moderno, cálido a la vez que luminoso y con una terraza con su toque románticon logrado con una decoración a base de troncos de madera en las paredes y ramas que cuelgan de un techo abatible. Unas pajareras hacen de luces. La terraza se ha decorado como si fuera un jardín. Hay además un salón interior, donde está también situada la barra.

El madrileño Victor Nieto y el roteño Ignacio Lobato pretenden repetir aquí el éxito que han tenido con el primer bar que abrieron, Utopia, situado a pocos metros de Capicúa, en la avenida de San Fernando y uno de los pioneros en la zona en ofrecer comida innovadora. Con Capicúa, un local más grande, van un poco más allá. Mientras el primero se orienta más a tapas, aquí han optado por la fórmula del restaurante. Para la cocina han fichado a Luis Rus, un cocinero formado en la prestigio escuela de la Taberna del Alabardero de Sevilla y que conoce también la cocina de Estados Unidos ya que ha estado trabajando en Nueva York.

La carta de Capicúa tiene un tono divertido. El primer detalle es que todos los precios son “capicúa”. Hay versión de la ensalada César (6,86 euros), una especialidad muy versionada en la provincia ultimamtente, otra muy original con bolas de queso empanadas y jamón crujiente o una especial para vegetarianos con toques tropicales como el aguacate, una vinagreta de mango o pico de gallo (la versión hispanoamericana de la piriñaca) como aderezo.

La curiosa versión del conocido plato del pescado rebozado con papas fritas que hacen con urta. Foto: Cedida por el establecimiento.

Las llamadas ala cocina típica americana son constantes, aunque siempre con guiños divertidos y toques diferentes. Hay nachos (7,37), los típicos triángulos de maiz frito, que se acompañan de varios tipos de queso, guacamole, el pico de gallo y cochinita pibil, un guiso mejicano a base de cochino muy condimentado. No faltan tampoco las patatas gajo (5,65) o unas patatas asadas (8,38)que llevan varios toques sibaritas como una terminación a la parrilla. No van rellenas sino acompañadas con un poco de foie a la plancha y un huevo frito. Además del burrito tienen también “wanton”, una versión oriental de las empanadillas. van rellenas de carrillá (otro guiño local) y se acompañan de fideos de arroz y verduritas.

 

No faltan las hamburguesas (8,38), aunque con toque goumet. Las hacen ellos mismos. Una lleva un toque picante con los famosos pimientos “habaneros” y otra cebolla confitada. El guiño más divertido de la carta está en el “fish & chips”, un plato muy popular en el Reino Unido y que combina pescado rebozado con patatas fritas. La versión de Capicúa incluye la urta como pescado rebozado y acompañan las frituras con un alioli de ajo negro.

El apartado de carnes a la parrilla es el más amplio de l carta. Hay un steak tartar (6,86), un clásico que revive y que hacen con solomillo de retinto. La carne cruda aliñada la acompañan con un helado de mostaza, que les elabora la heladería roteña Margarita La Fresca y unos trozos de pan de pita crujientes.

Hay también pato, brochetas de pollo al whisky, buey, carne argentina o chuletón de retinto  de 600 gramos (19,91), además de presa ibérica. La guarnición puede ser de patatas gajo, unos calabacines a la carbonara o fideos de arroz.

La parte pescadera se limita a un bacalao confitado sobre una salsa roteña y un parmentier de calabaza (8,48), otro producto típico de la ciudad y un tataki de atún. Tienen un apartado especial para niños con gallo empanado o una minihamburguesa y tres tipos de tartas (3,53) que sirven como postre y que vienen de otra empresa local, la panificadora San Antonio.

La carta de vinos también está muy  cuidada con algunas etiquetas locales como El Garum y el Samaruco de Luis Pérez o el tinto de Forlong. También tienen Estero Blanco de Williams Humbert y la manzanilla en rama de La Goya de Delgado Zuleta. Algunos de ellos se sirven también por copas.

Capicúa está en la plaza de La Cantera número 2. Su teléfono es el 619052853 y abren lunes, miércoles y jueves desde las cinco de la tarde hasta después de las cenas y los viernes, sábados y domingos también abren para almuerzos. Abren desde las cinco porque la costumbre de la comunidad americana es ir a cenar a partir de las seis de la tarde. Cierran los martes.

Más información gastronómica sobre Rota, aquí.

Victor Nieto e Ignacio Lobato, los propiestarios de Capicúa y Utopia. Foto: Cosasdecome.

 

 

 

No hay comentarios para este post.
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>