Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Se permite mojar pan

Publicado el Lunes, Septiembre 8, 2014 por Cosas de Comé

Cortijo Ventosilla, comer como en el salón de tu casa…pero en un comedor de 500 metros cuadrados

A la entrada del cortijo figura la bandera roja de los mostos y también un cartel anunciando que tienen pan de campo. Foto: Cosasdecome

Texto: Pepe Monforte

A Cecilia Pedrote le gusta hacer las croquetas del puchero bien prietas. La carne se ve y bien. Su hijo las sirve sobre una buena cama de papas fritas. A la carrillada le gusta echarle un poquito de vino tinto y otro poquito de vino de Jerez,  “pa que no gane ni uno ni otro”. Hasta no hace todavía ni un año estaba acostumbrada a guisar para su marido, que se dedica a construir muebles, y a sus dos niños. Había trabajado para alguna “casa de bien” ayudando a la cocina, pero nada más, tan sólo ese “que güeno esta esto oma” que tanto gusta a las madres cuando las palabras salen de un niño que rebaña el plato.

Su Francisco, que tiene 30 años, la metió el pasado año una aventura. Había estudiado para lo de arreglar coches y era oficial de primera. Pero hace dos años se fue a Sevilla a trabajar en el bar de un amigo y vió que eso de atender al público no se le daba nada mal. También en 2013 se les planteó la posibilidad de alquilar una antigua nave de celebraciones que hay en la carretera que va desde Sanlúcar, la casa madre de esa pareja de hecho del langostino y la manzanilla, a Trebujena, el sitio donde hacen los mejores mostos del mundo.

Allí, a la salida de la carretera que va de Jerez para Trebujena, al lado de la gasolinera Tierra del Fino se encontraron con uno de esos diamantes sin pulir que hay esparcidos por la provincia, el Cortijo Ventosilla. El sitio tiene historia y decenas de años. Funcionó como salón de celebraciones…pero no se celebró mucho, así que estaba en disposición de aventureros y los Lara Pedrote aceptaron el reto.

Juan Lara, que se dedica habitualmente a construir muebles artesanales, se ocupó de restaurar un poco una impresionante nave de esas a dos aguas de techos altos y con 500 metros cuadrados. Al lado una plaza de toros construida en el siglo XIX y para terminar de dar ambiente a la cosa unas gallinas y unos pavos que andan a sus anchas por al lado de la nave picoteando y también ofreciendo algunos cantos que suenan a música celestial cuando te estás comiendo un guiso de berza.

Así es el interior del Cortijo Ventosilla. La nave fue un establo para vacas y caballos. Foto: Cosasdecome

El sitio es de esos dificil de definir. En la puerta de la finca te saluda un cartel que anuncia que hay pan de pueblo…hará falta. Detrás una bandera roja algo desvencijada y recogida. En tiempo de mostos se desplegará para indicar que tienen el vino salvaje. La nave aparece pintada en color albero. Dentro la decoracion es a base de aperos de labranza, lebrillos antiguos y esas cosas que nos gustan tanto a los que somos de ciudad. Los antiguos establos, que un día alojaron a vacas suizas y buenos caballos, están presididos ahora por un escenario para actuaciones, decorado con “aperos” de flamenqueo y algún toque torero. Tan sólo utilizan la mitad de la nave. La otra media está reservada para celebraciones.

De todos modos hay sitio para una amplia barra, una parrilla alimentada con carbón para hacer la carne ibérica, una de las apuestas de local, dos caballerizas y una docena de mesas grandes, de madera. Las sillas de plástico recuerdan el uso de mosto del local. En la barra otro elemento, un barril que recuerda que en su interior estuvo el mosto del 2013 que obtuvo aplausos generalizados.

Para lidiar entre tantos metros cuadrados está Francisco Lara Pedrote. Lleva una camisa blanca con el logotipo de la casa, lo del mosto y el pan cateto no está para nada reñido con la elegancia. Como única arma ante los clientes, Francisco lleva un boli Bic y una libretita de esas que llevan los camareros para apuntar los pedidos. Francisco torea en solitario. No hay carta. Canta las delicias de la casa. Propone empezar por unas papas aliñás, un salmorejo o unas chacinas ibéricas. Como somos más bien “engollipones”, pedimos papas aliñás y salmorejo. Cecilia le pone unos tropezones de pan frito, jamón del mismo que corta el niño para ponerle por encima a los huevos con papas, ibérico de bellota y nada de Termomix: batidora y que se note la textura del pan que les traen los Hijos de Gonzalo desde Alcalá de los Gazules.

Tres de las especialidades del Cortijo Ventosilla. Las croquetas del puchero, el salmorejo y las tortillitas de bacalao. Fotos: Cosasdecome

 

 

Francisco se acerca de nuevo a la mesa para que “pasemos a mayores”. Hay croquetas de la casa, del puchero y de jamón, del bueno indica y sugiere también una tortillitas de bacalo. Para terminar hay rabo de toro, huevos fritos con papas con su mantita de jamón por lo alto, el revuelto de la casa que lleva su poquito de chorizo, el pollo de campo en salsa y la versión de Cecilia de la carrillada.

No se me asusten pero pedimos croquetas de las dos, tortillitas y la carrillada…pero adornada con un par de huevos fritos por lo alto en lo que es la guarnición de papas fritas. La cocina de Cecilia podrá carecer de detalles sibaritas, puede saberte igual que la que te pone tu madre en casa, pero no cabe duda de que tiene personalidad. Se ve en sus croquetas del puchero o en sus tortillitas de camarones un mijita abuñoladas pero crujientes y nada aceitosas.

La cocinera se luce especialmente en la salsa de la carrillada donde caen dos rebanadas de pan cateto de Alcalá sin ningún tipo de acritud. Las papas, de Montealgaida,  no llegan a ser de fritura crujiente pero su estado vienen muy bien para chupar también la salsa de la carrillada. Francisco, continúa toreando. Señala que todavía no han empezado los frios y por eso no hay ni berza, ni menudo, ni ajo caliente, ni ninguna de esas cosas que hechan un humo muchísimo más bueno que ese del Botafumeiro que tanto le gusta a Rajoy.

También tienen algo de pescao frito, dependiendo de lo que entre por Sanlucar y para beber hay vino de los de Barbadillo y los de Luis Pérez, los dos amigos de la casa. Los postres igual de auténticos que el resto del repertorio: flan de huevo y arroz con leche.

La cuenta no llega a 25 euros, incluidas dos Cruzcampos fresquitas y litro y medio de agua pa “echá pabajo” la comida. Francisco, torero hasta el final…no se te olvide poner que ofrecemos celebraciones.

Horarios, localización, teléfono y más datos del Cortijo Ventosilla, aquí.

Francisco Lara posa con su madre, la cocinera del establecimiento, junto a la bota de mosto de la casa. Foto: Cosasdecome

 

 

 

3 Respuestas
  • por Rafael 20 Septiembre 2014 en 15:21 pm

    No sabies la envidia que a un sevillano,andaluz y rociero pero vivieondo en Panama me da el leer esta harta de de buena comida y toda en un mismo lugar, Felicitaciones y enhorabuena, falta una pringa.

  • por Cosas de Comé 13 Septiembre 2014 en 19:33 pm

    Carlitos al final de la información pone un enlace con horarios, localización, teléfono y todos esos datos. Un saludo.

  • por Carlitos 13 Septiembre 2014 en 11:30 am

    No habéis dicho dónde se encuentra ubicado….

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>