Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de Tierras de Cádiz
Ir a la tienda
Ir a la página de Pantalán G
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Montesierra
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información sobre las jornadas del calamar de potera, aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Se acabó la espera

Publicado el Viernes, Abril 18, 2014 por Cosas de Comé

Mauro Barreiro abrirá en los próximos días su nuevo restaurante “La Curiosidad de Mauro” tras remodelar por completo su local en Puerto Real. El establecimiento seguirá la misma línea gastronómica con una cocina desenfadada a base de tapas y platos para compartir

Anuncio creado por el cocinero para su nuevo proyecto

Texto: Pepe Monforte

La idea es que el próximo sábado 26 de abril el restaurante esté de nuevo abierto: “Aunque tu sabes como son estas cosas de las obras, nunca se sabe cuando vas a terminar” señala Mauro Barreiro, el cocinero gaditano afincado en Puerto Real. Si todo va bien la nueva carta de “La Curiosidad de Mauro Barreiro”, el nuevo nombre de “Real 210 Gastro”, se podrá disfrutar desde el mediodía. Detrás quedarán tres meses de obras en las que el local va a reflejar un cambio radical con el objeto de poder “ofrecer a nuestros clientes una mejor experiencia”.

El establecimiento deja de estar dividido en dos partes, como hasta ahora y habrá un solo espacio de 140 metros cuadrados en el que se dispondrán las mesas, todas bajas, excepto una gran mesa, de más de cinco metros de largo, que se utilizará como barra. Además se contará con la terraza con otros 75 metros cuadrados. De la ejecución del nuevo proyecto se ha ocupado la empresas chiclanera Alea Consulting que ha ejecutado un proyecto en el que se busca, sobre todo, luminosidad y el ambiente “informal y con su punto divertido” del cocinero, uno de los pocos de la provincia de Cádiz que ha logrado la perseguida estrella Michelín. Desde la sala se podrá ver la cocina, cuyo tamaño se ha duplicado con respecto a la anterior para poder atender mejor el establecimiento.

Barreiro destaca que “necesitabamos un nuevo espacio. Hasta ahora habíamos crecido, dada la demanda que teníamos, en función de lo que ibamos necesitando, pero llevamos ya casi dos años y medio abiertos y era necesario hacer ya un planteamiento más serio. De ahí surge lo de la Curiosidad de Mauro Barreiro. Creo que esta palabra, la curiosidad, es la que define mi cocina. Me gusta experimentar, encontrarle a las cosas exquisiteces nuevas, curiosear, poner todo patas arriba y volverlo a construir a mi forma. Me gusta perderme por las raices de la cocina gaditana, curiosear en ella para construir una cocina diferente. Todo eso, creo, que es la Curiosidad de Mauro Barreiro y mi finalidad siempre es que el que venga aquí pase un rato divertido, que le piquemos también la curiosidad de conocer cosas nuevas”.

Mauro Barreiro fotografiado por el fotógrafo Julio González.

 

 

La Curiosidad de Mauro no sólo estrenará nombre, también estrena nueva carta “aunque manteniendo el mismo estilo nuestro de precios muy cuidados, tapas y platitos para compartir. Queremos romper con la idea de que la cocina innovadora es sinónimo de cara”.

Una treintena de platos integran la nueva propuesta de Barreiro a lo que habrá que unir “las ocurrencias cuando vaya al mercado y vea algo que me guste”. Hay muchos estrenos y también se mantienen clásicos que han triunfado en estos dos años y medio que lleva abierto el establecimiento en Puerto Real, después de que Barreiro decidiera dejar el restaurante Skina, en Málaga, donde obtuvo su estrella Michelín y venirse a su tierra natal para poner en marcha un bar de tapas.

La nueva carta se abre con una ensaladilla pero ya dice por donde va a ir la cosa. Se llama “enlatadilla” y llega al cliente en una caja, como si fuera una conserva. Dentro, en una lata, va la ensaladilla de la casa. Se mantiene en carta el gazpacho de jalapeños (más información aquí) y hay un salmorejo “capuccino” porque el huevo, que suele llevar como decoración este plato va aquí en forma de espuma, como si fuera la que lleva este tipo de café cremoso.

Una de las características de la nueva carta es que hay varios toques de cocina peruana, ahora de moda, aunque “gaditanizada”. Así se juega con un clásico de la cocina gaditana, la caballa con piriñaca que se presenta como los “tiraditos” peruanos con la caballa cruda y macerada en cítricos y luego adornada con la versión particular de Barreiro del picadillo de tomate, cebolla y pimiento. También tienen una “causa”, aunque en vez de peruana, gaditana. La causa es una versión hispanoamericana de un puré de patatas aromatizado y luego relleno. En este caso Mauro realiza la causa con un puré de papas aliñás que se rellena con ijada de atún, una semiconserva. El tercer elemento peruano es un tiradito de salmón que se combina con manzana ácida. La cocina internacional también está una hamburguesa que se hace con la famosa ternera “Waygu” y que se presenta en un pan de brioche que elaboran en el mismo restaurante.

Pero junto a estos elementos “gaditanizados” de cocina peruana hay grandes clásicos andaluces. Se servirán croquetas de pringá del puchero, un revuelto de huevos con chicharrones y foie o unos calamares fritos, aunque en este caso la guarnición sea de los más original compuesta por coliflores especiadas. No le faltará al plato el toque de limón, un guiño a la costumbre de ponerle un poco de este cítrico a la fritura.

No faltan los toques de humor de Mauro Barreiro, la marca de la casa. Hay un homenaje a Hannibal Lecter, el protagonista de la película “El Silencio de Los Corderos”. No caba duda, señala, Mauro en tono de broma “que era muy bueno trinchando la carne y por eso le dedicamos a él el plato El silencio de los bonitos”.  Sigue su solomillo Wellintogn al revés y en los postres hay un enigmático “Blancanieves no muerdas esa manzana, que no te voy a decir lo que es” señala en tono socarrón el cocinero de 31 años.

Hay atún, en este caso la facera, el equivalente a la carrillada en el cerdo, que se guisa sobre un puré de patatas, retinto y el queso payoyo de Villaluenga se usa en varios platos, el más sorprendente, quizás, en una torrija realizada con lomos de sardinas.

En la carta de vinos, también renovada, hay amplia presencia de jereces y de vinos de la tierra de Cádiz. El plato más barato de la carta es la tapa de ensaladilla a 2,5 euros y el más caro la pierna de cordero asada que alcanza los 19. Habrá también varios menús degustación.

La dirección y el teléfono  del establecimiento siguen siendo los mismos: Esquina de Amargura con Real y 956992288 en Puerto Real.

Si quiere ver la nueva carta al completo de La Curiosidad de Mauro Barreiro, pulse aquí.

El fresón de foie y manzana es uno de los platos que se mantienen en la carta. Foto: Julio González

 

 

 

No hay comentarios para este post.
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>