Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Relevo a la gallega

Publicado el Lunes, Junio 30, 2014 por Cosas de Comé

Los Fabeiro se jubilan al frente del mítico Bar La Rambla de Cádiz tras 42 años al frente de él. Pasan el testigo a la familia Ares, que mantendrá la misma línea de cocina ya que Eduardo Ares, también gallego, lleva 30 años trabajando como cocinero en la casa

Los hermanos Fabeiro, Olimpio y Raúl, entregan simbólicamente las llaves de "La Rambla" a sus nuevos propietarios, Eduardo Ares, también gallego de nacimiento y su hijo Sergio. Foto: Cosasdecome

Texto: Pepe Monforte

Hasta para poner su última tapa estuvo acertado Olimpio Fabeiro, gallego, natural de Rois, pero más gaditano que la urta a la roteña, porque lleva ya aquí más de 50 años. “Lo último que puse…esperaté que me acuerde…fue media de pulpo, unos pimientos de padrón y,… ah, sí, sí me pidió también una de empanada”. Olimpió cerró su historia a lo grande sirviendo las estrellas de la casa. Si se contaran los kilómetros que ha recorrido dentro del Bar La Rambla, los que hacen la maratón de Nueva York se quedarían en ridículo. Por eso está un poquito tocao de las piernas, igual que su hermano Raúl, que se prejubiló en 2009, también con las piernas tocás, después de tanto acercarse casi corriendo por las mesas siempre con la sonrisa puesta, otro de los platos estrella de la casa, la amabilidad, además de unos inimitables y prietos calamares rellenos, un pollo al ajillo de gran rebañeo y un pescao empanao en cama de papas fritas y pegotón de mayonesa que ha hecho feliz a más de un adolescente.

Olimpio Fabeiro se jubiló este domingo, el 29 de junio del año 2014, bueno se jubilará oficialmente el 31 de julio, cuando termine su mes de vacaciones. Los Fabeiro se jubilan pero “La Rambla” el restaurante que han hecho famoso a base de cumplir la Santa Trinidad de la hostelería (buen producto, buena mano en la cocina y buen servicio), seguirá adelante. Cerró el domingo, después de la cena y con la presencia de los más intimos pero tras unas obras para “un lavaito de cara” volverá a abrir a principios de agosto, “con el mismo nombre” señala su nuevo propietario, un hombre de la casa, como cuando dejó Guardiola el centro del campo del Barcelona para darle las llaves de la elegancia a Xavi. Eduardo Ares, 59 años y 33 en la casa como cocinero, se hace cargo del negocio y lo hace junto a su hijo Sergio, de 29 que ya llevaba cuatro años “entrenando” como camarero del local…es un chico de la cantera, por decirlo de alguna forma.

Eduardo mantendrá las especialidades tradicionales del local, aunque, logicamente, hará algunos cambios pero “La Rambla mantendrá su espíritu”. Conoce bien los platos de la casa: el pescado a la roteña, los riñones al Jerez, el cocido gallego o la caldeirada, al almejas con tropezones o el arroz que se hacía todos los días a petición del público. La empanada gallega y los pulpos aún sin meter en la laureada mezcla de pimentón y aceite, seguirán presidiendo los taperos del establecimiento, que ocupaban al completo la inmensa barra de más de 10 metros de largo.

Hoy lunes ya todo estaba practicamente desmontando, como si los Fabeiro quisieran demostrar hasta el último día “la eficiencia de su rápido servicio”. Olimpio quería aprovechar la ocasión “para dar las gracias a todos los que han venido aquí a comer. Para nosotros la alegría más grande ha sido atender a padres y a hijos y a nietos de una misma familia. Para nosotros el boca a boca ha sido fundamental y me emociono cuando alguien me dice que ha venido porque se lo ha recomendado otro cliente”.

Su hermano Raúl lo escucha atentamente y se acuerda de los comienzos, de su “escuela” en el Bar Americano, donde se formó de la mano de otro gallego Manolo Montes ” aquien estoy muy atradecido porque me enseñó las claves de la hostelería”. Los Fabeiro se hicieron cargo de La Rambla en 1972, cuando Olimpio, tras volver de la mili, se colocó como encargado en el establecimiento. A los pocos meses se convirtió en propietario y luego se incorporaría también su hermano Raúl. El dúo ha triunfado desde entonces. Siempre se han caracterizado por su amplia carta, 76 platos se exponen en un luminoso colocado al fondo del local, un amplio salón de esos alicatados hasta el techo. Nunca han tenido manteles de hilo, pero su cocina ha rallado a gran altura y por eso eran habituales los llenos en los años que las carteras estaban rebosantes.

Los dos se quedarán en Cádiz, no volverán a Galicia “porque aquí esta nuestra vida” y pasarán a esa larga lista de ilustres gallegos que han venido a dar brillo a la gastronomía gaditana.

Toda la historia de La Rambla, algunos de sus platos y recomendaciones de los lectores aquí.

Los hermanos Olimpio y Raúl Fabeiro en una foto tomada el 30 de junio de 2014 y otra en 1964, cuando acababan de llegar a Cádiz. Olimpio calcula que tenía entonces 16 años y Raúl 14. Fotos: Cosasdecome y cedida por los hermanos Fabeiro.

 

 

 

Una Respuesta
  • por leonor vergara 8 Julio 2014 en 23:07 pm

    Doy fe de la buena atencion y servicio que han ofrecido estos hermanos en su restaurante… como pasan los años, muchas gracias a los dos y os deseo mucha suerte y felicidad .. nos vemos por cadiz.

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>