Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de Tierras de Cádiz
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información sobre las jornadas del calamar de potera, aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Productos de aquí pallá

Publicado el Viernes, Septiembre 30, 2016 por Cosas de Comé

Los mercados ambulantes se convierten en una alternativa para que las pequeñas empresas de la provincia vendan sus productos directamente al consumidor

El mercado andalusí, una fórmula creada por la Diputación de Cádiz, fue uno de los pioneros en la provincia en utilizar la fórmula de la venta en mercadillos ambulantes. Foto: Angeles Peiteado

Texto: Angeles Peiteado

Atraen a un consumidor muy predispuesto y permiten un trato sin intermediarios, cara a cara. Los organizadores de los mercados buscan la calidad para no decepcionar y quesos, aceites y otros productos acaban recorriendo toda Andalucía. Para el consumidor tienen que existir las mismas garantías que en cualquier tienda.

En pocas semanas, los gaditanos vimos a queseros de la provincia quitarse el disfraz andalusí para enfundarse el mandil de Andalucía Productores. Los artesanos gastronómicos aprovechan cada mercado para crear marca, hacer contactos con distribuidores, hablar con sus clientes y vender. El mercado es garantía de público: siempre se llenan.

Y es que la compra en un los puestos de productos gastronómicos de un mercado provisional nada tiene que ver con la compra en, por ejemplo, el supermercado. Es una plaza llena de puestos, muchos de ellos con platitos llenos de queso, chacinas y otras exquisiteces que se pueden probar. Se puede hablar con quien ha elaborado el producto y satisfacer cualquier duda. No hay prisa, porque normalmente se instalan los fines de semana. En muchos casos, hay productos de la tierra, pero en otros el mercado da la oportunidad de probar cosas nuevas, procedentes de otros lugares.

Además, muchos de los mercados cuentan con atracciones propias: pueden estar ambientados en el medievo andalusí o en el bandolerismo andaluz, y siempre suele haber actividades, catas, degustaciones y actividades pensadas para los niños. Y encima es un ahora o nunca. O vas esos dos días o te lo pierdes. Al final, pocos son capaces de resistirse y todo el mundo acaba dándose una vueltecita entre las carpas. “La verdad es que siempre se llenan, son muy atractivos. Pasas por la calle y allí están los puestos, así que es más fácil acercarse y mirar”, explica Rafael León, de la asociación organizadora de mercados ASUES.

“Siempre es una experiencia muy positiva”, explican en la quesería ecológica La Cabra Verde. A los mercadillos llegan clientes muy predispuestos, que se interesan por el producto y por cómo se hace. Y es que, en el caso de los productores, esta fórmula de venta da la oportunidad de mantener un valioso cara a cara con el consumidor final. Por eso –según indica el gerente, Borja Adrián-, cada vez hay más iniciativas de este tipo: al Andalucía Productores se sumará GatroSevilla, que se instará los días 8 y 9 de octubre en el Mercado de las Delicias y promete ser el mayor de la Comunidad Autónoma de productos gourmet, artesanos y ecológicos.

Por cierto, la quesería La Cabra Verde ha pasado hace un par de meses a manos de Adrián y de Víctor Serrano, director comercial y director, respectivamente, de la malagueña Finca La Torre, una empresa aceitera que ha conseguido durante cuatro años seguidos el Premio Alimentos de España al Mejor Aceite de Oliva Virgen Extra, uno de los mayores reconocimientos a la excelencia en materia oleícola a nivel nacional, que otorga el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

La empresa ya trabajaba con la quesera en la producción de quesos ecológicos en aceite, y finalmente se han hecho con ella y la han trasladado de Arcos a Coín. Para el desarrollo del proyecto les ha asesorado un gran experto en la materia, Andrés Santos. La marca seguirá siendo la misma, la Cabra Verde

Puesto de los hermanos Mesa en un mercadillo ambulante. Foto: Cedida por la pastelería

La panadería y pastelería Hermanos Mesa, situada en la población jerezana de La Barca de la Florida, estarán en el muelle del Guadalquivir. Están muy satisfechos con estas experiencias cercanas de venta y la última experiencia, la de Cádiz, fue una “maravilla”: bien organizado y con buenas ventas. “Merece la pena. Te das a conocer y tienes un trato más cercano con el público”. Para Elena Mesa, está claro que cada vez hay más iniciativas de mercados agroalimentarios de calidad.

 

Y es que la clave de uno de estos mercados está precisamente en la calidad. Para los organizadores, es imprescindible que la oferta se diferencie de forma nítida de otras formas de venta callejera. La asociación Asues organiza la Feria Gastroartesanal que se celebra en la plaza Alta de Algeciras del 20 al 30 de octubre. Lo ecológico, lo artesanal está especialmente en boga en estos mercados, explica Rafael León. De los 40 puestos previstos en este mercado la mitad de ellos están ocupados a un mes de que comience. Todos serán productos “buenos, seleccionados y de calidad”, indica Rafael.

Mercadillos en el Campo de Gibraltar

Recientemente se celebró, también en Algeciras, el ciclo cultural Entremares. En su programación estaba un festival de arte culinario en el que participaron los cocineros Elías Alfaro (Algeciras), Franco Corrales (Castellar) y Naima Mohamed (Ceutoa). META (Mercados Típicos de Andalucía) está entre los organizadores de este evento y de la Fiesta La Línea de Gibraltar (del 29 de septiembre al 2 de octubre). José María Jiménez explica desde esta organización que se evita expresamente la colocación de puestos que puedan dar una imagen de escasa calidad, “con todos mis respetos: de mercadillo hippie”. Una cosa es que se vendan collares y pulseras artesanales, por ejemplo, y otra que haya puestos de carcasas para móviles fabricadas en China. No es raro que surja algún espontáneo, alguien que ponga un puesto de baratijas al calor del mercado: no se le expulsa, pero se le indica que no puede estar allí. Es algo que los organizadores vigilan muy de cerca.

Organizadores como META proporcionan a los vendedores un puesto de madera, la recreación de la Andalucía romántica de los bandoleros y actividades que aseguren la afluencia de público. A cambio, los productores tienen que pagar por el puesto unas cifras que oscilan entre los 50 y los 200 euros, dependiendo de diversos factores. De hecho, puede haber diferencias significativas de precio en el mismo mercado. Un ejemplo: el Andalusí que se instaló en la capital gaditana a principios de septiembre y que organiza IFECA, un organismo dependiente de la Diputación Provincial. El mercado se celebraba durante tres días en la zona más antigua de la ciudad; más de 30 puestos se ubicaban en las estrechas callejuelas del barrio de El Pópulo, y más de 40 en la plaza de la Catedral. Instalarse en el primer sitio, en el interior del barrio, costaba 170 euros. Hacerlo en la plaza, 310. Participar en el Mercado Medieval de la pequeña localidad de Zahara de la Sierra es mucho más barato: 8, 10 ó 13 euros por cada uno de los tres días, en función del tamaño del puesto.

No es fácil organizar un mercado, explica Elena Mesa (de la panadería y pastelería Hermanos Mesa). Lo primero de una serie de requisitos es conseguir una autorización de unos ayuntamientos que, en muchos casos, son reticentes a que haya una proliferación de mercadillos en su ciudad. En ASUES tienen una teoría sobre la reticencia de algunos municipios para autorizar esta venta, que parece haber aumentado con la crisis: se trata de un intento de evitar competencia al comercio del municipio.

Con Sumo Gusto, una experiencia que se consolida

Mesa preside Con Sumo Gusto, la organización que organiza las muestras del mismo nombre en El Puerto. El objetivo de la entidad es promover el consumo de alimentos de calidad, elaborados por productores locales, y puestos al consumidor en las diferentes muestras agroalimentarias que realiza durante todo el año en diferentes municipios de la provincia. Antes había más, en más ciudades, un ritmo que se pretende recuperar. De momento, han estado en Valdelagrana una vez a la semana durante los meses de verano y a partir de ahora, el primer domingo de cada mes en la plaza de España. Estos mercados con periodicidad fija no son raros: en La Muela, en Vejer, se instala uno todos los sábados y domingos a partir de las 12:00 organizado por el Bar Iguana.

Pilar Ruíz, de las Salinas Bartivás, participa en estas muestras, donde el interés principal “es la promoción”. El objetivo es dar a conocer la marca entre consumidores finales y entre las tiendas de la ciudad, más que vender. “En realidad, en una muestra como esta lo que haces es promoción”.

Puesto de Salinas Bartivas en el mercado Consumogusto. Foto: Cedida por la asociación

Con recreación histórica o sin ellas, acompañados de catas o de exhibiciones culinarias, lo cierto es que estos mercados se convierten en todo un foco de atracción para el público. El hermano mayor de Andalucía productores es un mercado madrileño que mueve cada fin de semana más de 30.000 personas, según Menesteo Comunicación, organizadora del evento.

Para los consumidores, indican desde la Organización de Consumidores Facua, los derechos son exactamente los mismos que en una tienda al uso. Los comerciantes tienen que tener cada uno su hoja de reclamaciones, tienen que presentar ticket de compra… igual, exactamente igual, que en el puesto de la esquina. Jesús Yesa, de Facua Cádiz, especifica que los mercados esporádicos ni siquiera tienen la consideración de venta ambulante: quedan expresamente excluidos de esta figura por ley, lo que hace iguales que cualquier establecimiento permanente.

Los restaurantes también se apuntan al fenómenoç

El fenómeno ya ha llegado también a los restaurantes que han visto también como es posible aprovechar el filón de los mercadillos ambulantes mediante los camiones de comida callejera, una fórmula también de moda en España y que ya ha arraigado en la provincia (más datos aquí). En este sentido otra de las iniciativas en este campo de “tirarse a la calle” ha sido “Cádiz Street Food” unas concentraciones de camionetas de comida callejera que recorren la provincia y que tienen vocación también de llevar la gastronomía de la provincia más allá de los límites provinciales. Participan tres empresarios gaditanos, todos ellos con relación con la hostelería local (más datos aquí). De hecho ya han anunciado una nueva edición de estas concentración de camiones de comida callejera para los días 12, 13 y 14 en el barrio de Puntales de la ciudad de Cádiz. 

Próximos mercados puntuales en la provincia:

  • Fiesta La Línea de Gibraltar. Del 29 de septiembre al 2 de octubre, en el Paseo Fariñas de La Línea de la Concepción.
  • Mercado Medieval de La Villa, del 7 al 9 de octubre, en Setenil de las Bodegas.
  • Feria Gastroartesana Mercado Gastronomía y Alimentación. Del 20 al 30 de octubre. En la plaza Alta de Algeciras.
  • IX Mercado Medieval. Del 21 al 23 de octubre. Zahara de la Sierra.

 

 

 

No hay comentarios para este post.
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>