Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Los sábados, retinto con fondo de violín y piano

Publicado el Jueves, Marzo 7, 2013 por Cosas de Comé

El Café Royalti ofrece los viernes y sábados cenas amenizadas con música. El establecimiento ha fichado también al cocinero gaditano Jesús Lustres con el fin de potenciar su oferta gastronómica

Raquel Pavón y Manuel Sánchez interpretan sus piezas mientras los asistentes toman la cena. Foto: Cosasdecome

Texto: Pepe Monforte

No hace falta que nadie lo pida. Todos los presentes, si hablan, lo hacen bajito. Incluso mueven el cuchillo con prudencia, para no estropear el momento. En una esquina del Café Royalti, una casi milimétrica reproducción de un café de Cádiz del siglo XIX, suena la banda sonora de Memorias de Africa. La interpretan Raquel Pavón, al violín y Manuel Jesús Sánchez al piano. Ella luce un traje negro con falta hasta los pies. El pelo recogido,  23 años y profesora de Música con estudios tanto en el conservatorio de Cádiz como el de Sevilla. A su lado, sentado, chaqueta y pajarita, Manuel Sánchez García, 24 años. Los dos están especialmente contentos porque en la mesa que tienen junto a ellos están dos melómanos que disfrutan visiblemente con la velada e incluso comentan detalles sobre las piezas que van tocando con exquisita elegancia. Van sonando piezas de música clásica, canciones de éxito de música moderna, boleros y bandas sonoras de película. Los asistentes sonrien cuando las reconocen.

Con sigilo las camareras del Royalti, pantalón en color crema y camisa azul, se ocupan de las mesas. Hay gente que toma una copa, público que cena a la carta y hasta alguna merienda tardía. Los músicos llegan cada sábado a las ocho y media y, con algún descanso, tocan en el salón del Royalti hasta las once y media. La propuesta de la cena con música ha tenido tanto éxito que desde esta semana la fórmula se repite también los viernes con el mismo horario pero con jazz. El Café Royalti intenta encontrar su sitio y para ello ofrece, desde este mes de febrero, estas nuevas propuestas que se refuerzan también con el fichaje para la cocina de Jesús Lustres, un joven cocinero gaditano de 33 años formado en la Escuela de Hostelería Fernando Quiñones.

Menú degustación

Lustres se encarga de que sus platos estén en armonía con el ambiente deciochesco del establecimiento. Para las noches de los sábados se ofrece un menú degustación para acompañar la música por 33 euros (postre y una bebida incluidos). Se empieza por un paté de cabracho y unos hojaldres aromatizados con sésamo sobre los que se colocan setas salteadas y un atún mechado cortado en finas lonchas. Luego se puede elegir entre una crema de mariscos al brandy u otra de espárragos y de plato fuerte la opción está entre el taco de ternera de retinto, comprada en el mercado de abastos de Cádiz acompañadas de patatas parisinas y verduras a la plancha o la merluza en salsa verde con langostinos y espárragos. La propuesta es clásica y tiene cierto regusto a los hoteles palaciegos que definen sus menus como de cocina internacional. Los platos vienen también descritos en inglés, sabedores de que parte de su clientela serán turistas que quieran disfrutar de este viaje en el tiempo. El menú degustación finaliza con un semifrio, una especie de tarta helada.

Todos los detalles están cuidados. Se sirve un surtido de panes con mollete, uno de semillas de amapolas y otro de aceite de oliva para acompañar la comida. Los cubiertos se cambian con cada plato que se sirve.

El hojaldre con setas y atún, una de los platos de Royalti. Foto: Cosasdecome

 

 

Pero no sólo se puede tomar el menú degustación. También se puede comer a la carta y el nuevo objetivo del establecimiento, en el que trabajan ahora, es tener también una carta de tapas. La carta de Royalti no es larga, siguiendo la tendencia actual en hostelería en la que se apuesta por pocos platos pero escogidos, tratando así de ofrecer buena materia prima y no productos que lleven mucho tiempo en las neveras o congelados. Se especifican platos especiales para celíacos.

Hay una veintena de propuestas que varían entre algunos platos de cocina más creativa como unas piruletas de codorniz con salsa de frutos rojos o el lingote de cochinillo confitado, la estrella de la casa y que ya les ha dado un premio en la última ruta gastronómica celebrada en Cádiz. Pero junto a esto hay propuestas clásicas como un bacalao al pil pil, aunque este sea de boletus, la merluza en salsa verde o hasta cuatro ensaladas. El establecimiento es consciente de su caracter de sitio también para turistas y por eso su cocina está abierta durante todo el día y hay lasañas o filetes de retinto o de pollo empanados, además de sandwiches. La carta de copas también es extensa pesando también en las sobremesas tanto al mediodía como por la noche, en la que el sitio tiene un atractivo especial.

El establecimiento también ha cambiado sus especialidades. Así a las tortitas, que sólo hacen para las meriendas, han incorporado un plato legendario de Cádiz,  los picatostes, el plato que hiciera famoso la cafetería La Camelia allá por el último tercio del siglo XX. La apuesta de todos modos más fuerte del café es su catálogo de tartas que alcanza la quincena. La lectura es de esas que sugieren. La hay de nueces y confitura de moras, de manzana,  de chocolate, de peras al limón con mousse de caramelo y chocolate, de grosellas y merengue, de queso, de limón y no falta tampoco la pastelería francesa con dulces en pequeñas porciones.

Horarios, localización y más datos del Café Royalti, aquí

La tarta de grosellas y merengue, una de las estrellas de la casa. Foto: Cosasdecome

El jefe de cocina del Café Royalti, el gaditano Jesús Lustres, junto al cartel que anuncia las cenas con música y la caja registradora que adorna el salón. Foto: Cosasdecome

 

 

No hay comentarios para este post.
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>