Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

La deconstrucción del sobao

Publicado el Miércoles, Mayo 12, 2010 por Cosas de Comé

Reconozco que lo de los cupcakes me ha dejado un poco abducido. No sé si conocen ustedes el fenómeno que consiste, un poco, en un nuevo estadío en la historia de la magdalena y los bizcochos en general. Al fin y al cabo es la misma evolución que ya sufriera en su día el “shangüi” mixto.

Magdalena gigante del Horno de Luna de Alcalá, ejemplo de buen gusto.

Magdalena gigante del Horno de Luna de Alcalá, ejemplo de buen gusto.

Reconozco que lo de los cupcakes me ha dejado un poco abducido. No sé si conocen ustedes el fenómeno que consiste, un poco, en un nuevo estadío en la historia de la magdalena y los bizcochos en general. Al fin y al cabo es la misma evolución que ya sufriera en su día el “shangüi” mixto que dejó de ser solo de jamón y queso para contener en su interior toda clase de exquisiteces y también de papanatadas, que todo hay que decirlo.

Ahora la magdalena se ha vuelto barroca y vienen ahora como los coches “tuneadas”. Hay muchas páginas en internet que exponen al mundo como es la moda magdalena primavera verano y sobre ellas se montan dibujos y cosas imposibles. He visto desde la inocente cabeza de una vaca hecha con chocolate blanco hasta hipopotamos hechos de dulce que se exhiben victoriosos encima del bizcocho, que aguanta sin rechistar el peso del animal de azúcar.

Sin duda alguna acaba de comenzar una nueva era del dulce, en el que este se abarroca, se complica y transmite la personalidad de su pastelero. Los psicólogos deben apuntar esto en sus agendas porque a lo mejor se puede analizar a alguien a través de sus magdalenas, el sicomagdalenismo se puede llamar la tendencia.

Pero lo que temo es que pronto este afán decorador que sufre la magdalena pase también a sus primos hermanos. Puede ser el próximo paso el sobao pasiego, ese magnífico dulce que no puede tomarse sólo, porque necesita algún líquido que te desatasque el esófago después de comertelo. Qué bonita esa sevillana que dice me pongo ciego de sobaos pasiegos. Puede llegar esta corriente de tuneado magdalenoso también al bizcocho borracho que puede adoptar vistosos colores emborachado, en vez de con anisete, con licor de maracuyá o con esencia de kiwi, que es más vistoso que los coche caballos que se pasean  por la feria de Jerez.

Una tradición está en peligro de extinción. Ya deben constituirse los grupos conservacionistas para evitar la extinción de una costumbre milenaria: la de mojar las magdalenas en el café. Como vas a meter tú un hipopotamo de azucar en el café, con el riesgo, además, de que tengas cerca un ecologista, y el tío se encadene al café con leche con una pancarta que diga no a la muerte de hipopótamos en los descafeinados de máquina. Gaditanos y gaditanas el migote está en peligro de extinción, algo tenemos que hacer.

Pepe Monforte

2 Respuestas
  • por Cosas de Comé 12 Mayo 2010 en 18:15 pm

    Gracias Tubal. Las que son grandes son las dos peazos de magdalenas de Alcalá. Corren rumores de que un dia se chuparon ellas solitas la leche de 800 vacas.

  • por Túbal 12 Mayo 2010 en 17:51 pm

    Magistral, como todo lo que te leemos, eres grande Monforte!

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>