Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

La cocina de los bambitos

Publicado el Lunes, Abril 5, 2010 por Cosas de Comé

Caridad Molinares de la Venta El Quinto y Teresa Montero de la Venta El Soldao, luciendo sus respectivos "bambitos". Fotos: Roman Ríos y Cosas de Comé

Caridad Molinares de la Venta El Quinto y Teresa Montero de la Venta El Soldao, luciendo sus respectivos "bambitos". Fotos: Roman Ríos y Cosas de Comé

Teresa Montero, la fundadora y cocinera de la Venta El Soldao, situada a medio camino entre dos tierras benditas para los que somos de comé, Medina y Benalup, acaba de ser distinguida por el Gobierno con la medalla al trabajo, una joya para ella que lleva toda la vida guisando uno de los arroces más famosos de la la Janda.

El premio para Teresa es todo un acierto porque ella forma parte de toda una generación de mujeres que ha hecho y hace maravillas en las cocinas de muchas ventas y bares de los de toda la vida de la provincia. Nunca han llevado gorro, ni vistosas chaquetillas de botones. Jamás han tenido grabado su nombre en el pecho y su uniforme ha sido siempre su bambito, esas batas de andar por casa, amplias, floreadas, que permiten que pase el fresquito, dicen ellas, y que les permiten cocinar con comodidad. Como mucho un delantal, eso sí, más blanco que el bordado del pañuelo de la Virgen del Carmen.

Aprendieron a cocinar de sus madres y no han pisado una escuela de hostelería en su vida. Como mucho se tragan todos los días los programas de Arguiñano, pero cuando un plato de esos de loza blanca preparados por ellas te llega a la mesa humeando preparaté para sentirte más feliz que un pajarito en un poste eléctrico.

La verdad es que estas cocineras, que pasan muchas veces desapercibidas detrás de una cortinilla que las separa de la zona del público, merecen muchos homenajes y que se les reconozca ser las madres de mucho de los éxitos que tenemos ahora en la gastronomía gaditana. Los jóvenes cocineros tienen ahora la suerte de haber recibido una formación y de contar con muchos más medios para realizar su trabajo. Afortunadamente hoy, los cocineros, son considerados artistas, y esto no lo digo como nada malo, sino como algo tremendamente positivo, porque es verdad que realizan obras de arte, que se disfrutan, además, con muchos más sentidos. Si una pintura se disfruta con la vista, un plato se ve, se toca, se huele y se paladea y, en algunos casos, se oye, porque también uno disfruta “de oreja” cuando cruje un barquillito…sobre todo si dentro lleva un Topolino de los Italianos.

Hay muchas cocineras que merecen también un homenaje como Teresa y creo que muchas de ellas, con el galardón a Teresa se sienten también premiadas. Caridad Molinares de la venta El Quinto o Rosario Fernández de El Raspa, también con un montón de quinquenios a sus espaldas merecían también un premio, porque ellas nos dan todas los fines de semana el suyo que es un maravilloso plato de pato con arroz o simplemente unas papas con huevos fritos. Grandes guisanderas como Rosa Duque de Casa Bernal en San Roque y su famosa menestra con fideos y muchas más de las que injustamente me olvido en este momento. Con ellas nunca se perderá el pan de telera porque sus guisos son de mojá. Eah felicidades para Teresa y un besito para todas, que estoy cariñoso.

Pepe Monforte

4 Respuestas
  • por Cosas de Comé 20 Octubre 2011 en 9:14 am

    Rocio, que bonito comentario. Yo creo que eso es lo perfecto que las dos formas convivan, la berza y el crujiente de tomate. Lo bonito es disfrutar un día con uno y otro día con otro. Un saludo.

  • por rocio perales 19 Octubre 2011 en 16:17 pm

    No han pasado por una escuela de hostelería, y tampoco les hace falta, son diferentes los guisos de estas “guisanderas”, y lo son porque sus platos te trasladan a “casa” a “hogar”, te recuerdan a tu abuela, a tu madre, y eso te hace sentir bien cuando saboreas estos platos. Es lo auténtico, todo lo demás son versiones, con una gran imaginación, una buena estética…, texturas, aromas, etc.
    Ambas formas de cocinar son fabulosas, pero lo importante es que ambas existan y seguro que no desaparecerá la cocina tradicional por la nueva cocina.

  • por Cosas de Comé 7 Mayo 2010 en 18:26 pm

    Ana, a mi también me encanta esa palabra, guisanderas, y también me encanta lo del bambito, porque es como el uniforme de estas cocineras y las define muy bien, porque es lo mismo que tendrían en la cocina de su casa puesto y, la mejor de su cocina es eso, que es como la de la casa de cualquiera…pero en buenísimo, claro.

  • por ana 6 Mayo 2010 en 12:12 pm

    Sin duda se lo merecen: los premios, las distinciones, las felicidades y los besos, por lo bien que lo hacen, por lo bien que lo han hecho siempre, porque no hacen falta esferificaciones para hacer platos de calidad y ellas lo demuestran cada día, y sobre todo, por el gusto que nos da a nosotros comprobarlo.
    Guisanderas… preciosísima palabra!

    Besines.

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>