Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Jerezano y experto en mariscos

Publicado el Sábado, Abril 23, 2011 por Cosas de Comé

Manolo González, el fundador de La Marea de Jerez hace 30 años,  abre su segunda marisquería y cervecería en la ciudad en la plaza de San Miguel y mantiene su compromiso de sólo trabajar con mariscos y pescados frescos de la Bahía y Sanlúcar

Maribel Galán y Manuel González, el matrimonio propietario de La Marea, con una fuente de cigalas, bocas y cañaillas. Foto: Cosas de Comé

Texto: Pepe Monforte

A los ocho años Manuel González Almagro se quedó sin padre, así que no tuvo más remedio que aviarselas para buscarse las papas. “El Chule”, como se le conoce en Jerez, fue avispao desde chiquitito y así se enroló a trabajar vendiendo marisco en La Cruz Blanca.  Era 1948 y de encargado estaba un montañés venido de Cádiz, Pedro Díaz González, con quien aquel niño, que era todo huesos, hizo buenas migas, hasta el punto de que luego Pedro sería su padrino de boda.

Lo del Chule viene de por entonces. Manolo estaba muy delgado y a la hora de repartir motes le dijeron que parecía una chuleta, todo huesos. Al final, y por aquello de economizar palabras, la cosa se le quedó en el Chule, y así le sigue llamando mucha gente.

La Cruz Blanca era por entonces una referencia en lo del marisco en Jerez. Lo traían ya cocido desde Puerto Real donde Manuel Espada se encargaba de darle el punto. Manolo se arrimó también a Espada, “Padilla” como se le conocía entre los mariscadores y de él aprendió el arte de cocer, porque eso de cocer marisco, no sólo es técnica, hay que tener también cierto “olfato” para saber cuando hay que sacar los bichos del agua hirviendo para que ni queden poco hechos ni secos.

Los Caracoles

Con Padilla, ya fallecido, hizo Manolo gran amistad. Un grupo de empleados de La Cruz Blanca, que se mantiene con el mismo nombre en la calle Consistorio, aunque ha dejado de ser marisquería para convertirse en un sitio de referencia de la cocina de la ciudad, se independizó y puso en marcha otro sitio histórico en lo que se refiere al marisco, los Caracoles. Su sitio, en la calle Remedios, está ahora ocupado por el Mesón del Asador. Manolo González se encargaba de cocer y vender el marisco, hasta que en 1981 decidió independizarse y coger un local en la calle San Miguel. Allí se fue ya con compañía, su esposa, Maribel Galán Ortega, a quien conoció en Los Caracoles. Desde entonces han compartido mañanas para ir a buscar los mariscos y los pescados, largas jornadas haciendo guisos y muchas alegrías porque entre ambos, y una cuidad sin mar, han conseguido situar a la Marea jerezana como uno de los sitios donde mejor se cuece el marisco de la provincia.

La Cervecería La Marea de la calle San Miguel de Jerez. Foto: Cosas de Comé

 

 

Ahora, Manolo González y Maribel Galán, 30 años después, han decidido ampliar negocio y han abierto una nueva marisquería en la plaza de San Miguel, esquina con la calle Santa Cecilia. La fórmula, idéntica a la del local de la calle San Miguel, marisco y pescado fresco, cocido y frito, unos guisitos que hace Maribel y cerveza y vino de Jerez fresquito. El local de San Miguel ha quedado bajo la responsablidad de uno de los hijos de ambos, Marcos, mientras ellos dos, además de ayudar a su hijo, estarán habitualmente en el nuevo establecimiento.

Abrieron en el mes de diciembre. Tienen capacidad para unas 30 personas en el interior, con la cocina a la vista del público, y una terraza exterior, con vistas a la iglesia de San Miguel, en la que pueden estar unas cien personas. Manolo y Maribel siguen acudiendo a diario a comprar el pescado y el marisco. Manolo dice que “no vendo nada que no sepa donde se coge, quien lo coge y cuando se coge. Me gusta atender al público con la tranquilidad de que todo es de primera calidad”. Esto le lleva a acudir todos los días hasta Sanlúcar para comprar el pescado y el marisco, sobre todo gambas blancas, cigalas y langostinos y a Puerto Real o Chiclana para otros productos, como las bocas de la Isla, un marisco por cuya cochura se ha hecho famoso este establecimiento.

Bocas de la Isla ya cocidas junto a algunas cigalas. Foto: Cosas de Comé

 

 

Las bocas están ahora en plena temporada. Comienzan a cogerse en marzo y la recogida se prolonga hasta septiembre. Las bocas son una pinza de gran tamaño que desarrolla el cangrejo violinista, barrilete como se le conoce en la provincia de Cádiz. Aunque su nombre hace referencia a San Fernando, Manuel señala que las mejores bocas de la Isla se cogen en la zona de Puerto Real y Chiclana. Suele ir el mismo a acompañar a los mariscadores, boqueros les llama él, para asegurarse de la bondad del género. En un fin de semana bueno pueden llegar a vender hasta 100 kilos de bocas. La faena para cogerlas es laboriosa. Los cangrejos se esconden debajo del fango, pero dejan un boquete para respirar. Los que tienen la boca desarrollada dejan una huella diferente a los otros y esta es la única pista que tienen los mariscadores. Luego meter el brazo en el fango, a veces entero, sacar el cangrejo con cuidado de que  no de bocados con sus pinzas y arrancarle esta parte de su cuerpo que le volverá a crecer una segunda vez.

Los martillos

Manolo se ha convertido en un virtuoso de su cocción y de su manejo. Señala que lo ideal es que coja su punto justo de sal porque de lo contrario resultan insipidos. Incluso ha inventado un pequeño martillo, especial para partirlas. Todo surgió porque un cliente Juan Cervilla se trajo al bar un martillo para partir las bocas comodamente. Pedía que se lo guardaran y cuando venía lo cogía. Manolo se dió cuenta de que esa podía ser la solución porque, sobre todo a las mujeres, era un producto que gustaban mucho, pero muchas no las pedían por la incomodidad de partirlas con la boca.

Manolo González Almagro usando uno de sus famosos martillos para partir las bocas de la Isla. Foto: Cosas de Comé

 

 

Ahora los martillitos, muchos de los cuales desaparecen porque el público se los lleva, se han convertido en uno de los signos de identidad del bar. Este veterano empresario jerezano destaca que sólo trabaja con género fresco “y si un día no hay un producto porque los barcos no han podido salir, pues que le vamos a hacer, pero sólo queremos trabajar con buen género”. Destaca que, de todos modos, tampoco las diferencias con otros locales que trabajan el congelado son muy grandes: “Una ración de gambas o langostinos, que nosotros ponemos 125 gramos, no sale tan cara y estas comiendo una delicia, algo que vale la pena, diferente”. Manolo González no sólo trae de Sanlúcar langostinos sino también gambas. Señala que son más pequeñas que las de otras zonas pero “su sabor es magnífico, yo las prefiero incluso a los langostinos”.

El marisco se cuece a diario. Para las cigalas, gambas y langostinos, González utiliza el método de la salmuera, es decir primer cuece el marisco en agua hirviendo e inmediatamente lo pasa a una mezcla de agua con hielo y sal, con lo que se logra que la piel quede dura y sean faciles de pelar, además de detenerse la cocción y evitar que el marisco quede seco. (Más información del método de cocer mariscos en salmuera aquí).

En cuanto al pescado, suele tener puntillitas, resalta que frescas, pijotas, boquerones, calamares y chocos, aunque depende mucho del pescado que entre en la lonja. También tiene a veces cazón, frito, en adobo o en tomate y ahora también cuenta con algunos guisos que hace Maribel como menudo, alcachofas, ahora en temporada, sopa tomate, arroz o rape en salsa verde.

Ahora Manuel González, una vez que cerró su establecimiento por jubilación, asesora a su hijo Marcos en La Marea de Marcos

Horarios, localización, teléfono y más datos de La Marea de Marcos, aquí.

 

Langostinos cocidos en la cervecería marisquería La Marea de Jerez. Foto: Cosas de Comé.

2 Respuestas
  • por Jaime 22 Febrero 2012 en 23:10 pm

    En La Marea de Jerez todo es insuperable, el pescaito frito el mejor, las gambas, la ensaladilla, las bocas,. . . . todo.
    Y no digamos el trato del Chule y sobretodo los dos hermanos Luis y Jesús: UNOS PROFESIONALES.
    Un verdadero goce tapear aquí.
    Por favor seguid así.
    Viva el Tío Pepe

  • por jesus gonzalez 25 Julio 2011 en 23:21 pm

    Las mejores bocas de la isla y gambas que he comido, buena atención al público y excelente relación calidad/precio

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>