Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

El Maypa cierra su histórico bar de la Cruz Vieja pero sus míticas tapas seguirán sirviéndose en su establecimiento de polígono empresarial de Jerez

Publicado el Jueves, Enero 8, 2015 por Cosas de Comé

La nueva ley de alquileres, la crisis de la zona donde estaba situado y la imposibilidad de adaptar la oferta gastronómica a las nuevas tendencias por la falta de cocina obligan a la familia Alzola a cerrar el bar

Miembros de las dos generaciones que regentan el bar Maypa. En el centro los hermanos Paco y Antonio y su primo Manolo, miembros de la segunda generación . El primero, portando la famosa tortillón del bar, es Antonio Alzola Rojas, el actual jefe de cocina e hijo de Antonio. Con un polo azul, Paco Vega, "Paquito el del Maypa", el conocido camarero del local de la calle Cruz Vieja y que seguirá con la firma, ahora en el bar restaurante del polígono empresarial. Foto: Cosasdecome.

Texto: Pepe Monforte

Antonio Alzola Rojas cumplirá el próximo 16 de enero 30 años. Es el que porta ahora, junto a su tío Paco, el triángulo de las esencias del Maypa: las recetas del famoso tortillón (250 tapas del él se vendieron el pasado día de Reyes), la ensaladilla, “panidada” con los legendarios picos de la panadería de Pedro Bazán y la carne mechá que bordaban sus abuelas y que ahora sirven, como en un trono, en uns tosta. El cocinero, formado en la Escuela de Hostelería de Cádiz, con estancias en los michelinados Aponiente de El Puerto o Martín Berasategui del País Vasco, decidió en su día apartarse del glamour y venirse el establecimiento de la familia. No le ha ido mal la cosa. El restaurante Maypa del polígono empresarial de Jerez triunfa con una fórmula que combina una cocina desenfadada, clásica en el concepto pero moderna en las presentaciones, con uns precios muy cuidados a base de tapas y medias raciones. Los días entresemana funcionan con un menú del día que se sale de lo habitual. Es posible degustar un paté de cabracho con una crema de miel y mostaza o un costillar asado en su jugo al oloroso, con postre y bebida por 8,50 euros. A pesar de estar en un polígono industrial, el local, de 200 plazas, se llena los fines de semana de un público que va a probar las creaciones de Antonio, que siempre tiene en la pizarra algo nuevo. El éxito les obligó incluso el año pasado a tomar la decisión de abrir los domingos a pesar de que ese día no hay actividad en la zona.

Sin embargo para Antonio estos días son complicados. La familia, después de mucho pensarlo, cerró el pasado 2 de enero a las cuatro de la tarde el otro local de la firma, en el que nació todo, el Maypa de la calle Cruz Vieja, en el barrio de San Miguel. “Ha sido una decisión dificil. Mi padre y yo no hemos dormido muchas noches dándole vueltas a que hacer con el sitio pero al final decidimos aplicar la fórmula del abuelo, que decía que si un negocio no funciona lo mejor es cortar por lo sano”. Así que eso hicieron cortaron por lo sano “pero lo que tenemos claro es que aunque hayamos dejado el barrio, el espíritu del Maypa, del local que fundaron mis abuelos y abuelas, sigue presente aquí, en el bar del polígono”. De hecho un monumental espejo con el nombre del Maypa serigrafiado en rojo y con el popular gordito de la Cruzampo en medio preside el salón interior del restaurante. Se lo trajeron del viejo establecimiento de la calle Cruz Vieja que inauguraron en 1960. Ahora, en unos días quieren también poner fotos históricas por las paredes y en unas obras que esperan comenzar pronto instalarán la barra del establecimiento desaparecido, de madera y de 10 metros de largo en forma de l mayúscula, en el local.

Pero el espíritu también está en el lado humano. Los dos camareros históricos del Maypa, Paco Vega, Paquito el del Maypa,  y Juan del Aguila, también están, luciendo el polo azul del uniforme del restaurante, en el establecimiento del polígono. “Para nosotros era fundamental que siguieran con nosotros” señala el cocinero. Los dos han pasado toda su vida en el Maypa. Juan, de hecho, se jubilará el próximo mes de febrero tras más de 47 años tras la barra. No le va a la zaga Paco que se incorporó a la empresa con 14. Por entonces sus padres buscaban sitio donde colocar al muchacho. Eran 14 las bocas que había que mantener en la familia, y todas las manos eran pocas. Así que hablaron con los Alzola Meseguer y el chaval se incorporó a la firma. Desde entonces no se ha separado del trabajo. Ni siquiera la mili lo apartó, porque lo declararon excedente de cupo.

Foto antigua del Maypa, tomada en la segunda mitad de la década de los 60 del siglo XX, donde puede verse el espejo ahora colocado en el bar restaurante del polígono. En la instantánea aparecen los hermanos Alzola, Paco en el centro y Manolo a su lado, junto a dos empleados. Foto: Cedida por bar restaurante Maypa.

Paco recuerda como llegaban a ser una decena de camareros los que se situaban en el Maypa en los días de Semana Santa para atender al público que reponía fuerzas a base de tortillón, carne mechá y ensaladilla. Pero los tiempos han cambiado. Antonio Alzola destaca “que el barrio de San Miguel ha sufrido de forma importante la crisis. Muchos negocios han cerrado. Nos quedamos casi solos en la calle y, para colmo el poder adquisitivo de la genta ha bajado mucho. Teniamos claro que había que ofrecer algo novedoso en el establecimiento para poder atraer a la gente pero esa oferta, más acorde con los tiempos, que tenemos en el restaurante no la podiamos trasladar al antiguo local porque no teniamos cocina ni espacio para ponerla”. La decisión se ha acelerado por culpa de la ley de alquileres. A partir de enero el propietario del local quería cobrarles el triple de mensualidad. “Los costes se nos disparaban y hemos decidido cerrar y centrarnos en el bar restaurante del polígono”.

“Hay que tener en cuenta, destaca Antonio, que no estamos en el centro, un espacio que ahora se está recuperando. Estabamos cerca, pero en un sitio que no era de paso”.

La historia

La historia del Maypa comienza en torno al año 1955. Los hermanos Manolo y Paco (Ma y Pa, de ahí viene el nombre) se hacen con un local en la calle Villapanés de Jerez. Los dos sabían de que iba lo de la hostelería. Uno era  camarero y el otro había trabajado en un almacén de ultramarinos. Los hermanos Alzola Medina estaban casados con otras dos hermanas, Josefa y Felisa Meseguer Ruiz. Allí comenzaron a servirse las tapas míticas del establecimiento la tortilla, la ensaladilla y la carne mechá cocinada con un poquito de manteca. Para acompañar buenas conservas y un queso de lujo. El 1 de abril de 1960 el Maypa cambiaba de sitio y se trasladaba hasta Cruz Vieja número 11. Pero desde entonces su filosofía, sus tapas, sus latas de conserva e incluso sus camareros han seguido igual, intactos, hasta el pasado 2 de enero. Ese día lo reservaron para la familia, muy numerosa. Los dos matrimonios fundadores tuvieron, entre ambos, 11 hijos, que vivían como hermanos porque incluso compartían inmueble. Serían tres los que tomarían el relevo, sobre todo a partir de 1981, cuando muere Manolo, uno de los dos hermanos. Serían los hermanos Paco y José Antonio y su primo Manolo. Los tres siguen en la empresa, a la que se ha incorporado ya la tercera generación con dos hijos de José Antonio, Paco, que se ocupa de la atención de los clientes, y Antonio, de la cocina.

La empresa da un giro considerable el 10 de diciembre del año 2001 cuando adquieren en el polígono empresarial de Jerez, en la calle del Euro, un solar de 1200 metros cuadrados. Allí instalan un bar restaurante, en principio pensado para atender a los trabajadores del polígono y un salón de celebraciones con capacidad para más de 300 personas. En la actualidad emplean aquí a una docena de personas, una plantilla que se amplia los fines de semana o cuando tienen celebraciones. El establecimiento ha superado con creces su idea inicial de ser un local para dar servicio al polígono y ha logrado situarse como un referente gastronómico de la ciudad.

Para el cierre del Maypa de la Cruz Vieja se juntaron más de 30 descendientes de los Alzola Meseguer. Recordaron buenos momentos y a las cuatro de la tarde cerraron las puertas definitivamente. Una seguidora del bar escribía en su facebook, donde adelantaron la noticia, que los “Viernes Santo en Jerez, a partir de ahora, no serán lo mismo”.

Horarios, localización, teléfono y más datos del bar restaurante Maypa, aquí.

La ensaladilla, uno de los emblemas del Maypa

El tortillón en la gran guía de los tortillones de la provincia de Cádiz

El tocino de cielo, una muestra de la cocina renovada del establecimiento

El bar Maypa en 1965, cinco años despúes de su apertura. Foto: Cedida por el Bar Maypa

Miembros de la segunda y la tercera generación de la familia Alzola Meseguer posan en la puerta del bar el día de su cierre. Foto: Cedida por el bar Maypa

 

 

Una Respuesta
  • por Manuel Cañas 9 Enero 2015 en 20:48 pm

    Que error la nueva ley alquileres del gobierno. Y el dueño del inmueble que cree que tiene un tesoro de local pedirá el oro del moro. Que pida , que pida, que ya veremos. Con el tiempo vera palidecer en ruina el local. Nadie le podrá alquilar con un precio abusivo un negocio en un barrio que no es céntrico.

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>