Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de Tierras de Cádiz
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

El lado Mediterráneo de Vejer

Publicado el Viernes, Septiembre 9, 2016 por Cosas de Comé

Corredera 55 despacha personalidad, desde una terraza que permite ver media provincia, hasta una carta con platos muy poco vistos y una decoración con aire romanticón

Imagen del comedor principal del establecimiento. Foto: Cosasdecome

Texto: Pepe Monforte

En la puerta deberían de poner un letrero que dijera “Se despacha personalidad” porque si algo que caracteriza a Corredera 55 es que es un sitio diferente, que no se parece a nada en la provincia, especialmente en su parte gastronómica, aunque no se queda atrás la decoración del local con un toque romanticón, con muebles de madera, con un toque así como de antiguo almacén pero en colores pastel.

James Stuart forma parte de ese grupo de cerebritos “abducidos” por Vejer. Llegó un día de Escocia y montó unas cuantas “alegrías” para la ciudad cobijá. La más conocida se llama El Califa, un complejo con hotel y restaurante que es toda una referencia en la zona y que suele presentar llenos diarios durante el verano. En el año 2015 le “echó el ojo” a un local de esos “perita en dulce·” que hay en la ciudad, un coquetón establecimiento de hostelería situado en una calle, La Corredera, que más que una calle es un monumento. Desde el pretil del paseo se contempla media provincia. Ahí tiene terraza Corredera 55, pero Stuart no se conformó con las vistas.

El mismo, en compañía del carpintero Pete Luton de Nuevo Retro (Vejer), se encargaron de la decoración interior. Una gran alacena en tono celestón preside el comedor principal. Las mesas son como las de las cocinas de los tiempos de las abuelas. Las hay altas y bajas. Dentro un segundo comedor con vistas a un patio. No hay mucho sitio. Creo que no llegué a contar más de una docena de mesas en total. Stuart ha querido dejar mucho de si mismo en este nuevo negocio que en la puerta, en un gran cartel tiene colgados tres verbos: “Comer, amar, vivir”. La imagen del establecimiento también fue creada por otra empresa gaditana, Cadigrafía. En los dos salones se reparte parte de su colección personal de pinturas, la mayoría inspiradas en Vejer.

La terraza de Corredera 55. Foto: Cosasdecome

Pero si el sitio “despacha personalidad” en lo que a decoración se refiere, la parte de comé y de bebé, no se queda atrás. Para “redondear” Corredera 55 Stuart se trajó también desde Escocia a Ellie Cormié. Aunque Ellie no es mucho de hablar de ella, su curriculun no es precisamente “modestito”. En su tierra natal llegó a gestionar hasta cinco establecimientos y en uno de ellos llegó a lucir la ansiada estrella Michelín. Entre los dos diseñaron la carta del local que definen como de “estilo Mediterráneo”. No se esperen encontrar, ensaladilla, tortilla y cazón en adobo…lo más parecido a una carta normal son unos calamares fritos, aunque vienen con calabacines y una salsa de yogur y pepino. Me tienta pedir el plato, pero la persona que me acompaña me dice que ya está jartita de mi pasión por los calamares fritos…que a ver si me da un día por el jamón resbaloso.

 

De todos modos pedimos calabacín, aunque en unos rollitos que envuelven un trozo de queso y una salsita así como de aceite aromatizado con hierbabuena y limón. La guarnición es una colorida crema realizada con salmón y pimentón. Mojamos en la salsa unas regañás de Pan y Picos Sidonia…y dan positivo. La combinación de los rollitos de calabacín y la crema asalmonada resulta de lo más agradable, es de esos platos que invita a mojar picos (no sólo se moja pan en la vida). También resulta agradable un ajo blanco de almendras. Por ponerme pejiguera me hubiera gustado un poquito menos caldoso. En la carta aparecen otras dos sopas frías. Observesé lo fino que me estoy poniendo. Tienen un gazpacho de fresas aromatizado con albahaca y otro de remolacha.

Los rollitos de calabacín con crema de salmón y pimentón, uno de los platos de Corredera 55. Foto: Cosasdecome

La verdura es una de las constantes de la casa. Están muy presentes en la carta. Stuart y Cormié resaltan que la traen de huertas de la zona y cuando pueden procuran que sea ecológica, aunque no siempre la encuentran. Son protagonistas de otro curioso plato, el “turlu turlu”. Ellie destaca que es un invento de dos cocineros ingleses. Podría recordar a un potaje andaluz, pero sin lo que es la parte “de pella”. El plato está realizado con garbanzos que se saltean con una especie de pisto de berenjenas, calabacines y pimientos rojos y verdes. La cosa se complementa con un tomate frito y aromatizado con comino y cilantro. Para completar el paisaje un huevo “pasao” por agua, pero en versión Mediterránea…pochado.

 

Disfruto como un niño tan sólo leyéndome la carta. Me dan ganas de pedir el 80%, pero me temo una bronca del 160% de mi dietista…que ya me tiene echao el ojo, porque pecó más que Rajoy con el mandamiento de no dirás mentiras. Tienen unos fritos de coliflor aromatizados con cúrcuma, cilantro y una salsa de yogur y miel o unos trozos de boniato horneado con yogur de berenjena ahumado.

Tienen también un par de arroces, uno negro y otro caldoso de marisco. Cuenta Ellie que tiene muchos seguidores y le “echa la culpa” al caldo que realizan para que el arroz engorde. Una “bullabesa” como le llaman en Francia a una sopa de pescado. También tiene muchos seguidores el pulpo. La camarera nos lo dice y nosotos lo pedimos. Son dos patas de tamaño generoso…Esa es otra constante del local, lo de mediterráneo, afortunadamente, no va reñido con la generosidad y los platos son abundantes. Está cocido y luego hecho un poquito a la brasa, una forma de prepararlo que está ahora de moda (¿está en peligro el pulpo a la gallega?). Este viene con dos guarniciones que, de nuevo, hacen que entren a trabajar con horas extras los piquitos de Pan y Picos Sidonia de Medina. Se trata de una mayonesa de soya y otra de genjibre. Las dos tienen un toque oriental pero afortunadamente, no lo inundan todo y hacen buena pareja de hecho con el pulpo.

El plato de pulpo, uno de los más vendidos. Foto: Cosasdecome

Hay pescado del día, pero no se limitan a hacerlo a la plancha y vamonó. Lo presentan con un relleno de espinacas, tomate, gambas, romero y limón. En el horno lo bañan con cava y lo acompañan con unas patatitas alegradas con ajo. Hay también pollo, de campo, nada de esas cosas insipidas “apolladas” que venden en los hipermercados, que las pones en la sarten y sueltan más agua que el pantano de Zahara. Aquí Lo sirven entero. Es necesario pedirlo en grupo y esperar un ratito a que se ponga rubito. Los de la mesa de al lado, que son unos pocos se lo piden y yo le echo un ojo…bueno uno, no, dos o tres, porque tenía una pinta el pollo de campo que creo que lo hubiera dejado todo por él. Lo hacen al horno, con especias, un toque de limón y unas verduras asadas como guarnición. Para los que son de ideas fijas hay bisteles: un entrecot de retinto en una salsa al Pedro Ximenes y una carrillada ibérica horneada con vinito de Jerez.

 

Las especias son una constante. El romero, el comino, el pimentón, suenan con fuerza. Se nota más la influencia mediterránea oriental que la occidental. Me llama también la atención como presentan la caballla…nada de piriñaca. Va al horno, con patatas asadas, tomates y salsa marinera…Si hay atún. No falta ya ni en la Venta la Jocifa (Hay berza, carne en tomate, chicharrones…y tataki de atún). Afortunadamente en Corredera 55 se presenta con un toque original, envuelto en algas, con especias y con un helado de wasabi, la salsa japonesa que es ya casi tan popular como la mayonesa.

Deja para el final la lista de las ensaladas. Despidánse de la mixta. No sé cual es más llamativa. Más que nombrarlas una a una, os pongo un enlace directo a la carta y así las veis vosotros mismos (pinchar aquí para ver la carta completa con sus precios)

La carta varía 4 veces al año. De hecho, en octubre, quieren estrenar la de otoño invierno. Cambiarán muchos platos para adaptarse a los productos de la temporada. La vocación del sitio es, además, mantenerse abierto todo el año, no sólo en la temporada alta.

Ellie nos invita también a disfrutar de los postres. Dicen que son los que le hacía su madre. Tienen un tiramisu aromatizado con un amontillado de la bodega Gutiérrez Colosía de El Puerto y una tarta de queso coronada con merengue. Tuve que renunciar porque el estómago indicaba lleno hasta la bandera. (Ver aquí la carta de postres).

Cormié no se queda atrás en personalidad en la carta de vinos. Hay jereces con nombres de tronío: Gutiérrez Colosía, bodegas Barón o Emilio Hidalgo (como si fuera la delantera del Barcelona, pero en jereces). A partir de ahi, algunas etiquetas de otras denominaciones poco vistas.

Comer en Corredera 55 nos salió por 33, 25: Un refresco, una cerveza, el ajoblanco, el calabacín y el pulpo.

Corredera 55 está en la calle Corredera número 55. Su teléfono es el 956451848 y abren todos los días en horario de almuerzos y cenas.

Más información gastronómica de Vejer, aquí.

 

 

 

No hay comentarios para este post.
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>