Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

El gigantismo desayunista se extienda ya a Barbate

Publicado el Martes, Agosto 25, 2015 por Cosas de Comé

El Colegio Oficial de Tapatólogos halla en la Venta El Loro de Barbate el “completo” un desayuno con rebanás de pan cateto cortadas a lo largo y “repelladas” con aceite, tomate y jamón. La cosa se acompaña con una jarra de zumo y café y sale por 3 euros

El desayuno completo de la Venta El Loro. Foto: Cosasdecome

Texto: Pepe Monforte

El Colegio Oficial de Tapatólogos había recibido ya varios informes de tapatólogos destacados por la zona en los que reportaban “desayunos de grandes dimensiones” en la carretera de Vejer a Barbate y que se situaban en la Venta El Loro, situada en el kilómetro 9,3 de la carretera.

Por esta razón el Colegio decidió enviar hasta el lugar a un inspector de guardia que comprobó, como se deduce de su informe pericial que reproducimos completo, que estamos ante un caso de gigantismo desayunista, un fenómeno que se está empezando a desarrollar por la provincia y que consiste en ofrecer desayunos de grandes dimensiones, habitualmente relacionados con grandes rebanás de pan cateto.

A continuación, y por su interés científico, reproducimos el informe del inspector de guardia remitido al Colegio:

“Siendo las nueve y 32 minutos de la mañana se persona en el kilómetro 9,3 de la carretera entre Vejer y Barbate el inspector actuante dejando su vehículo frente al lugar denominado “Venta El Loro”, situada junto al alojamiento El Chaparro, a pie de carretera. El inspector realiza inspección visual del local encontrando terraza cubierta  con abundante vegetación en las paredes en las que se incrustan provocadores anuncios escritos a tiza en pizarra con las leyendas: “Hay Jabalí” y “Hay carne en salsa”. En lontananza se adivina la presencia de un señor vestido de negro que el inspector identifica como el camarero número 1. El susodicho se haya cortando jamón junto a una ventana. Al lado hay una barbacoa ya que en el local también se asa carne. El inspector decide tomar asiento en una de las mesas  de la terraza. Son de las de propaganda, pero no decimos la marca porque no son de Cruzcampo. El tapatólogo actuante busca con la mirada al camarero número 1, pero este sigue con lo del jamón.”

El inspector, ante la situación, decide aplicar la famosa doctrina Mahoma: “Si la rebaná de pan cateto no viene hacía tí, ve tú hacia la rebnaá de pan cateto”. Accede entonces al interior de la venta. En la puerta, como diciendo buenos días, se hallan media docena de artefactos comestibles que identifico como jamones. Digo buenos días, pero no contestan, lo que confirma la tesis ya que los jamones no suelen contestar cuando se les saluda. La estancia está decorada en rústico y se identifican algunos aperos de labranza como decoración. El tapatólogo actuante se dirige a la barra y pregunta. Le dicen que lo atenderá el camarero número 1. Me vuelvo a la mesa. Se me acerca el camarero. “..un descafeinado y pan…”. Me interrrumpe: “¿Le pongo un completo? Que le voy a decir…me gusta la aventura. Ponmeló…todo sea por la Ciencia. El camarero número 1 se retira de nuevo a cortar jamón. A través de la ventana solicita al interior una rebaná. Comienza el espectáculo. Hasta la mesa llega una jarra de las de cerveza con zumo de naraja (la naraja es la naranja sin n, y se da mucho en Cádiz). Es zumo de tetrabik y para que esté fresquito, la jarra, llena hasta arriba, se avía con dos buenos tacos de hielo. La cosa sigue, hasta casi llenarme la mesa. Llega un plato con jamón, cortado a cuchillo, otro plato con tomate triturado, el café descafeinado, un tarro con aceite y el “gran portaviones”, una peazo de rebaná cortada a lo largo de la telera, en vez de a lo ancho y que reboza en el plato por los dos lados, causandole a la rebaná problemas de estabilidad. Aquello podía medir más de 40 centímetros: Alla voy: capa de aceite, capa de tomate, bien extendido y comienzo a “enlosar” la rebaná con las lonchas de jamón. Estas no solo llenan la superficie, sino que me sobran dos lonchas “por si se parte alguna losa”. La rebaná, como es tan grande, tardas tanto tiempo en comertela que hasta se te enfria el café. Me acerco de nuevo al hombre que corta jamón para otros “completos”…porque aquí lo que hay que pedirse es el completo. ¿Cuantri é? pregunto…Son 3 euros. El sitio advierto, no es para grandes sibaritas, ni tikismikis de la atención al cliente,  pero por 3 euros tampoco se pueden pedir milagros…desdeluego que sales con energias para subir la cuesta de Vejer andando…y le ganas al pelotón de la vuelta ciclista a España.

Elevo por tanto, como conclusión al Colegio de que efectivamente, en la venta se detecta un nuevo caso de gigantismo desayunista.

La Venta El Loro, que tiene nueva dirección desde hace unos meses, está situada en el kilómetro 9,3 de la carretera entre Vejer y Barbate. No tienen teléfono y abren todos los días desde las siete de la mañana. Luego siguen abiertos para almuerzos y cenas.

¿Quiere conocer más casos de gigantismo en la provincia de Cádiz? pulse aquí.

Más información gastronómica de Barbate, pinchar aquí.

 

 

3 Respuestas
  • por Cosas de Comé 29 Agosto 2015 en 17:31 pm

    Antonio yo estuve una mañana para desayunar. El servicio era para tener muchísima paciencia y eso que no había mucha gente. Por 3 euros no podemos pedir un jamón de bellota, pero era bastante aceptable. El zumo, como digo de bote y con dos peazos de hielo. La tosta gigantesca y a mí el café también se me quedó frio porque tardas un rato en comerte la tosta
    y prepararla. Lo que no tuve, la verdad, fue compañía de moscas. Yo creo que el sitio, y por eso lo hemos puesto, es de esos curiosos donde reirse un rato. Gastronomicamente,
    evidentemente no pasará a la historia.

  • por Antonio 29 Agosto 2015 en 9:51 am

    Bueno…cada uno cuenta como le ha ido la feria en particular.
    Estuvimos este agosto a probarlo porque esta cogiendo cierta fama en la zona, el zumo aguado y un vasito, nada de jarra, el café malo y frio, la tostada siendo grande tampoco era la medida indicada, el jamon era aceptable eso si, el servicio no pesimo sino lo siguiente (luego una empleada nos pidio disculpas, al parecer andaba el hombre algo perjudicado, ya saben) y lo de las moscas doy fé, imposible poder comer…a cientos

  • por Eva 28 Agosto 2015 en 19:13 pm

    Doy fé de que los desayunos son impresionantes, sin embargo para el almuerzo no se lo recomiendo a nadie, nos pusieron unas almejas en salsa que debían tener en la nevera desde al menos el año pasado, el olor de la fuente de almejas mientras el camarero atravesaba la terraza era algo nauseabundo y nada más dejarla en la mesa las moscas se le tiraron en plancha encima. Vamos pa no volver a poner un pie en el sitio, a pesar de sus desayunos.

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>