Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

El Campero reabre sus puertas tras sus obras para ampliar la zona de tapas

Publicado el Jueves, Marzo 26, 2015 por Cosas de Comé

El nuevo espacio está presidido por una gran barra en forma de u de 17 metros y mesas altas con capacidad para 60 personas. En los próximos días también inaugará una nueva terraza

Así es la nueva zona de tapas de El Campero. Foto: Cedida por Mesa 12

Texto: Pepe Monforte

Tres grandes cristaleras dejan ver el interior. Hay maderas en color roble por los techos y las paredes, que se alternan con otros motivos en blanco y gris. Es una mezcla entre la calidez de la madera y la luminosidad que provocan los colores claros, las líneas despejadas, los grandes ventanales y una de esas iluminaciones que ves un bisté de atún y te parece una estrella de “Jolivu” de la luz que desprende.

Sobre una de las paredes, ocupando toda la superficie, una gran reproducción de una manada de atunes, en gris y con el nuevo lema del establecimiento:  “El susurro de los atunes”, una historia que pretende contar la odisea de estos animales que recorren cada año cientos de kilómetros desde el Atlántico hasta el Mediterráneo para vivir su particular historia de amor y aparearse. A muchos, como si fuera una novela romántica, le costará la vida y terminarán capturados en las almadrabas… para deleite de los humanos.

El establecimiento ha abierto a mediodía de hoy sus puertas. No ha habido inauguración como tal. El restaurante ha estado cerrado 2 meses y 18 días. Pepe Melero, el gerente de El Campero, tiene los días bien contados. El objetivo era ampliar la zona de tapas, que estaba siempre de bote en bote. El nuevo Campero trata de dar mejor servicio a todas estas personas que acuden a disfrutar del atún de una forma distendida, compartiendo.

De la magnitud de la transformación sirva el dato de que la barra, que antes atendian dos o tres personas, estará ahora atendida por una decena de camareros. En el espacio llama la atención una gran u de color gris y blanco. Mide 17 metros y es la nueva barra del establecimiento. En ella un expositor con las famosas conservas y salazones caseras de la casa. En las estanterias de madera situadas en el centro de la isla, una exposición de vinos de Jerez. Es la particular apuesta de Pepe Melero “por los vinos de la tierra, porque no hay duda, y eso lo saben bien los japoneses, que la mejor forma de acompañar el atún es con los vinos de Jerez. Por eso apostamos por ellos”. La apuesta no se limita a una exposición. En la carta de vinos, que contiene representaciones de varias denominaciones de origen españolas y hasta varias referencia de vinos franceses, los jereces son los primeros en aparecer. También hay blancos y vinos de la tierra y un guiño más, una espectacular vitrina en la que es exponen licores, la mayoría de ellos brandies de Jerez, con verdaderas joyas para los aficionados.

En la zona de tapas todas son mesas altas. Aquí algunas de ellas colocadas sobre un gran panel con atunes. Foto: Mesa 12

 

 

También cambio de imagen

El proyecto de remodelación, coordinado por el propio Melero ha estado a cargo del interiorista José Ramón Losada. Reside en Conil pero ya tiene obras hosteleras repartidas por la provincia. Las más llamativas “Feduchy” en esta su localidad, con un espectacular juego con botellas y colores y la más reciente nueva sede del restaurante Ramón Pipi, en Zahara de los Atunes en la que logra dar más amplitud al establecimento uniendo su zona de comedor, terraza e incluso barra. En El Campero ha vuelto a demostrar su dominio de dos cuestiones, la de dar calidez a los espacios con madera, sin que por ello dejen de parecer modernos, y su aprovechamiento de la luz. La barra se convierte ahora en la “reina” de El Campero y de ella salen dos pasillos que llevan a los comedores. Uno va hasta el comedor grande, con capacidad para 75 comensales, que no se ha remodelado en esta ocasión y que mantiene su aire marinero. Otro pasillo, completamente adornado con madera de roble y con dos vitrinas de vinos, da paso a otro pequeño comedor que el Campero ha diseñado para comidas temáticas o de empresa.

Pero el trabajo no sólo ha sido arquitectonico, El Campero también renueva completamente su imagen y también su “argumento” que quiere llevar más a la idea de que al establecimiento no se va sólo a comer, sino que se cuenta una vivencia, una especie de historia con ciertos tintes literarios. Todo este aspecto ha sido coordinado por la empresa Mesa 12, cuyo reponsable es el diseñador gráfico gaditano Rubén Gil Barrios. Desde su estudio en Jerez, Gil Barrios es ahora el diseñador de moda entre los grandes restaurantes de la provincia. De hecho trabaja con establecimientos como Antonio de Zahara de los Atunes, La Castillería de Vejer, La Cruz Blanca o Albalá de Jerez, la Venta Melchor de Conil o La Duquesa de Medina. Las nuevas cartas del establecimiento, los grandes carteles con atunes que están en el remodelado campero y sotro todo la revolucionaria página web, con videos e historias en torno al atún, son obra de esta empresa.

Las cartas también tienen su toque novedoso ya que incluyen unos códigos, conocidos como “bidi”, que permiten al captarlos con el móvil, ver la receta del plato o un video sobre él, enlazando directamente con la página web de El Campero. Aunque ha cambiado esteticamente lo que se mantiene igual, por el momento son los platos de las cartas. El Campero espera a la nueva temporada del atún, que se espera que se inicie a finales de abril, para estrenar nuevos platos. “Hasta que no sepamos que partes vamos a tener disponibles no queremos aventurarnos”. De todos modos el departamento creativo de El Campero, capitaneado por el cocinero Julio Vázquez, diplomado por la Escuela de Hostelería de San Roque, está en plena ebullición. Melero señala que “de todos modos vamos a ofrecer ya algunos avances” como los callos de atún, una versión del menudo pero hecho con piel y partes poco aprovechadas hasta ahora del animal, y que van acompañadas de una morcilla realizada con corazón de animal o unos raviolis realizados con el galete, una parte que recuerda a la carrillada del cerdo o la ternera por su textura.

En la barra y la zona de tapeo la carta suma cerca de 50 especialidades entre tapas y platos para compartir. Además, si alguien lo desea, puede pedir también los platos del restaurante. El establecimiento, entre la zona de barra, la terraza y los dos comedores, puede llegar a atender a la vez a más de 200 personas. Para ello cuentan con 15 camareros y 14 personas en cocina, donde siempre está también el propio Melero. Para el fin de semana de la Semana Santa está ya todo reservado, aunque El Campero siempre deja algunas mesas libres para las personas que acuden sin haber solicitado mesa. En la zona de barra no hay reservas.

Lo único que queda pendiente de la nueva etapa de El Campero es la puesta en marcha de la nueva terraza, también completamente renovada y que se espera poner en marcha en los próximos días, cuando termine la Semana Santa.

Si se presenta ya la nueva carta de vinos donde, además de la apuesta por los jereces y los vinos de la tierra de Cádiz, se apuesta también por los “vinos naturales”, vinos sin sulfitos que están ahora en plena esfervescencia.

Horarios, localización, teléfono y más datos de El Campero aquí.

Para consultar la nueva carta de El Campero pulse aquí.

Para ver la nueva página web de El Campero pulse aquí.

Pepe Melero delante de uno de los grandes paneles con imágenes de los atunes que decoran el espacio de tapas de El Campero. Foto: Cosasdecome

El nuevo comedor especialmente concebido para jornadas gastronómicas y comidas privadas. Foto: Mesa 12

 

 

 

 

 

3 Respuestas
  • por Kirme Blanco 1 Mayo 2015 en 21:02 pm

    Acabo de visitar el local tras la reforma a la que haces referencia en tu estupenda crónica. Todo un acierto arquitectónico el hecho de dar protagonismo a la luz, algo de lo que adolecía la barra antigua. Y todo un estándar del canon del “gastrobar” (horrible vocablo), a saber, el trinomio urbano-moderno-informal. Pero ése es otro asunto que merece comentario aparte.
    Destaca, como es sabido, por la materia prima; un lujo solo comparable con el que es, probablemente, el mejor restaurante de pescado de Europa, el lisboeta Mercado do Peixe. Es decir, un muestrario de especímenes marinos abrumador. Quiero decir que no hablo de la calidad, que se le supone y es contrastable, sino de la variedad.
    Conozco al menos media docena de sitios en Cádiz (algunos más fuera de la provincia) donde se puede comer morrillo, mormo o barriga de calidad similar a la del Campero, pero en ningún otro sitio hay la diversidad que aquí se puede encontrar: desde el corazón hasta la hueva blanca, desde la cola blanca a la parpatana, etc. Y ese es el principal mérito del establecimiento en lo que a atún, su gran seña de identidad, se refiere.
    La cocina del atún, y con todos los respetos, es harina de otro costal. Que de las siete tapas del menú degustación no haya ni un sólo tributo a la cocina gaditana de ese rey de los mares es un punto decepcionante (el ajoblanco de piñones de uno de los platos, pesado y forzado acompañamiento del tataki, o un lácteo de payoyo con una mojama (sic), no parecen más que tímidos guiños dirigidos a los forasteros).
    En resumen, me pareció un menú adaptado a la moda global, totalmente marcado por las preparaciones y los aderezos orientales, modelo exportable a Madrid, Nueva York o Lima, donde, por cierto, lo japonés se ha fusionado con lo local de manera realmente innovadora.
    Servicio de sala impecable y carta de vinos, ¡por fin!, con una nutrida selección de jereces. Y a buen precio. Precio, con vino incluido, alrededor de 85 €.

  • por JESUS 17 Abril 2015 en 11:22 am

    Buenas foreros simplemente deciros que conozco El Campero desde 1998,,,tras su reapertura fui el Sabado de Resurreccion y con el tema de la crisis no me preocupe en reservar cosa que suelo hacer normalmente.
    Llegue sobre las 14:00 h es decir para los de Cadiz temprano pero con la intencion de coger una mesita alta en zona de barra,, nada mas lejos de mi intencion es decir desde la calle parecia la recogida del capirote de los miembros cofrades,,,por supuesto nadie de la localidad sino los Madriles al completo que se conocen todos los boquetes de la provincia.
    No me lo podia creer,, en barra me decian que una hora no me la quitaba nadie y en salon 40 min,,,,sin embargo merece la pena pasarse por el santuario del thunus thynus y aunque estaba desbordado la organizacion por parte del personal de 10.
    A los 30 min entramos en el salón privado y la atencion asi como la profesionalidad y materia prima siguen siendo de Matricula Cum Laude.
    La carta de vinos que para mi suele ser la guinda de los Restaurantes en este caso muy completa y nada desbordada en precios,,, montan en Cadiz cualquier bar de medio pelo y le ponen a las botellas el doble que El Campero.
    Si han de tomar nota en lo siguiente,,,pedimos Tomas Postigo (30 eurs aprox) y al finalizar el agape invitaron a copa a lo cual dije que una copa de Tomas Postigo y me dijeron que no podia ser ya que iba por botella,,,eso en bares de medio pelo es aceptable pero a 3 euros la copa en barra una vez abierta la botella es que no la vais a amortizar??? En fin que pedimos otra botella y a la hora de irnos le comente al camarero que me pusiera la botella en una bolsa ya que me la llevaba casi entera,, pues bien va y me da una bolsa de Gadira,,,machote que es El Campero ten bolsas personalizadas que bien lo cobrais.
    Simplemente ese toque de critica constructiva para los que somos de la tierra y nos dejamos aqui el cobre,, por lo demas Canela en Rama.

  • por Bartolo 1 Abril 2015 en 8:53 am

    Enhorabuena al decorador. Creo que a estado a la altura del restaurante y viceversa

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>