Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de Tierras de Cádiz
Ir a la tienda
Ir a la página de Pantalán G
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Montesierra
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información sobre las jornadas del calamar de potera, aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

El café que deslumbra

Publicado el Miércoles, Septiembre 19, 2012 por Cosas de Comé

El Royalty, el establecimiento inspirado en los principios del siglo XX, ya funciona en la plaza de Candelaria con una oferta gastronómica que recorre desde los desayunos hasta las cenas

Un camarero, ataviado con camisas azules y delantal hasta los pies, lleva una bandeja a una de las mesas. Foto: Cosasdecome

Texto: Pepe Monforte

Un cartel situado en la puerta del establecimiento señala que Manuel de Falla, el famoso compositor, tocó alguna de sus piezas en el interior del Royalty.

En los techos, luminosos, de colores intensos, de esos que te inflaman alegría y felicidad, lucen pinturas de Felipe Abarzuza, el mismo que pintó el famoso techo del teatro Falla. Observas al público que entra. Todos repiten el mismo comportamiento. Mirán para adentro curiosos, asienten con la cabeza, hacen un mohín de satisfacción  y a los pocos segundos su vista se torna hacia arriba. Es como de la película de “Sisi”, comenta una mujer de mediana edad que da un vistazo desde la puerta, sin atreverse a entrar.

El local deslumbra. Sería el perfecto escenario para una película de esas que le dicen “de época”. En la puerta, un camerero, perfectamente “niquelao” te saluda de forma elegante. Lleva una camisa azul un poquito brillantita y un delantal hasta los pies. El objetivo está perfectamente conseguido, el de revivir lo que fue el antiguo Royalti, un café que se abrió en 1912 en Cádiz en conmemoración del primer centenario de la Constitución y que duró hasta la década de los 30.

El Royalty del 2012 trata de reproducir lo que fue aquel café. Por eso se han restaurado las pinturas del techo y se ha respetado la estructura del local. Se han buscado muebles antiguos y hasta la máquina del café, que preside la zona interior del mostrador, es de los años 20. Ha sido restaurada para que siga elaborando los que servirán ahore en el establecimiento en una cuidada vajilla de color azul y blanco, de esas que tenía tú abuela, y que le dabas un disgusto si le rompías el asa. Vale la pena visitar hasta los cuartos de baño.

El proyecto es de un matrimonio sevillano, Ricardo de la Serna Viguera y Ana Dolores Martín Fernández. Enamorados del local, que adquirieron en 2008, involucraron también en el proyecto a sus hijos. La restauración, que ha durado varios años, se ha llevado a cabo con todos los detalles. No hay datos económicos, pero la cosa debe haber costado un pastón. Problamente será de esos sitios que salgan en muchísimos catálogos de arquitectura y el local está llamado a convertirse en un icono de la ciudad, un sitio en el que todos los turistas se harán la foto para presumir que estuvieron en el café del Cádiz del XIX.

Lo que es de comé

Pero aparte de todas consideraciones en lo que es comé el establecimiento está todavía en rodaje, según señala Esperanza Bueno, la gerente del local. El establecimiento es de los que tocará “todos los palos”, el nombre que se le pone en la calle a lo que tecnicamente se está llamando “multibar”. El café abre a las diez de la mañana para ofrecer desayunos con bollería, tostadas, varios tipos de café, chocolate a la taza hecho con cacao y leche fresca e infusiones. Hay barra, con un precioso expositor de dulces. Hay de todo, desde palmeras de chocolate, hasta palos de nata o vistosa crema de cacao, más de una veintena de variedades, pero la mayoría preferirá ocupar las mesas, con lujosas patas y rodeadas de mullidos sillones y bancos.

El expositor de dulces del café Royalti. Foto: Cosasdecome.

 

 

Por el momento la carta es provisional, de “rodaje” indica Esperanza. La idea es fortalecerla en unas semanas con una oferta de platos más completa. De todos modos el local ya apunta maneras diferentes. Las tostadas y el pan de “shangüi” no es el habitual de todos los sitios. Es “tramezzini”. La diferencia es que el cubo alargado que forma el pan de molde se corta a lo largo con lo que salen inmensos rectángulos de pan que luego se pueden usar como se desee. No lleva corteza. En el establecimiento se utiliza para los desayunos y especialmente para los emparedados (también conocidos con la palabra sandwich). Se sirven con patatas fritas para acompañar y hay desde el típico de jamón york y queso hasta el “Royalty” que lleva pollo, ensalada, bacon y huevo.

Otro de los campos en que se extiende la carta es con las ensaladas. Está la Cesar, otra bautizada con el nombre de Goya con ahumados y salsa de yogurt o la dedicada al compositor Manuel de Falla con queso de cabra, cebolla crujiente, bacon y una vinagreta de membrillo.

La ensaladilla, que nunca falta en ningún sitio, se sirve de una manera más sofisticada en el local. Va sobre una rebanada de pan y lleva atún, langostinos o remolacha. Hay también otras rebanadas de pan con tortilla de patatas o con pimientos de piquillo y langostinos. Para picar croquetas, una piruleta de codorniz y unas delicias de chipirones con salsa verde, concesiones a una cocina más bien innovadora.

Las tortitas americanas

De todos modos la carta está por desarrollar, aunque lo que se espera que sea la estrella gastronómica de la casa ya funciona: las tortitas Antonia. Se llaman así en homenaje a la mujer que ha venido desde Estados Unidos, cuna de este producto, a enseñarselas al equipo de cocina del establecimiento. Las tortitas americanas son una masa de huevo con harina y leche. Se vierte en una plancha como si fueran tortillas y se doran por ambos lados. Queda una especie de crepé pero un poco más gorda, muy esponjosa, si está bien hecha. Eran un producto de éxito en algunas cafeterías de la segunda mitad del siglo XX. En Royalti se servirán de dos maneras, acompañadas de nata y nueces y las especiales de la casa, bautizadas con el nombre de Royalti y que van rellenas  de fruta y chocolate.

Sólo se servirán para las meriendas entre las cinco y las ocho de la tarde y junto a los dulces y las pastas, con una amplia lista de opciones, serán la apuesta para esta hora del día.

Por la noche no cabe duda de que una cena en un espacio como este será un atractivo innegable.

Horarios, localización y más datos del Café Royalty, aquí.

Una vista interior del establecimiento. Foto: Cosasdecome

 

 

 

 

4 Respuestas
  • por Cosas de Comé 3 Diciembre 2012 en 8:50 am

    Gracias Mar. El otro día los vi también. Procederemos a informar lo antes posible, porque la vuelta de los picatostes a Cádiz es una gran noticia para la gente de come.

  • por Mar 3 Diciembre 2012 en 1:15 am

    parecen que han escuchado la petición de los picatostes y ya forma parte de la carta. Fuí el otro día y los probé acompañados de un chocolate y la verdad que estaban exquisitos!!

  • por Cosas de Comé 22 Septiembre 2012 en 8:29 am

    Ja, ja, ja…Hay una cosa Jesús que me ha extrañado no ver en la carta porque fue un plato de éxito en las antiguas Camelias, son los picatostes…con pan de tramezzini no se yo si estarán buenos.

  • por jesusw 22 Septiembre 2012 en 8:25 am

    un local muy bonito, y en cuanto a las tortitas americanas, mejor hubieran traído mostachones de Utrera…

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>