Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

El asador La Isla cumple una década

Publicado el Domingo, Septiembre 2, 2012 por Cosas de Comé

En diez años el restaurante de San Fernando ha logrado consolidarse como una referencia en los asados de carne y bacalao y lleva 3 años figurando en la guía Michelín como uno de los pocos recomendados en la provincia

Antonio Lamolda, el fundador del asador, en el comedor de su restaurante de San Fernando. Foto: Cosasdecome

Texto: Pepe Monforte

Lo de asador no es casualidad. No se lo puso Antonio Lamolda porque le diera por ahí. La verdad es que este empresario, perito industrial de profesión, no suele hacer nada por casualidad. Es de esas personas que no para de darle vuelta a las cosas. Tiene 64 años pero hace pocas semanas que ha abierto el cuarto negocio de la familia en San Fernando, una heladería, Hela-dos, en la calle Real.

Su hija Elizabeth, que le ayuda junto a su hermana Nuria, a llevar el negocio, resalta que “mi padre es eso que se entiende como un emprendedor, tiene todas las características”.  Discreto, muy discreto, amante del buen comer, aunque mantiene la figura, tiene cierto aire de profesor de esos cuyas explicaciones convencen. Eso, dar clases, es lo  que le trajo a la Isla alló por 1983.

Dejaba su trabajo en el sector naval en el País Vasco, por volver al sur, donde nació, en concreto en Granada, aunque a los ocho años su familia se marchó a Euskadi.

Siente pasión por esta cocina que disfrutó muchos años y por eso, cuando se planteó aprovechar la segunda planta de la finca que adquirió para ampliar la Baguettería La Isla, otro de los negocios de la familia, pensó en montar allí un restaurante al más puro estilo del Norte.

Allí es habitual que los restaurantes estén situados en un primer piso. Aquí es muy raro verlo y más sin que en la planta baja haya un bar. El asador de la Isla es un restaurante puro. No hay tapas, ni barra, tan sólo comedor.  El establecimiento “no se ha contaminado” de tendencias a lo largo de su vida y sigue practicamente con la misma idea desde que se puso en marcha, para que cambiar si le sigue el éxito.

El cordero lechal asado, una de las especialidades del asador. Se prepara en su propio jugo, untado tan sólo con un poco de manteca blanca. Foto: Cedida por el Asador La Isla.

 

 

El Asador La Isla se basa en la parrilla donde se hacen cochinillos, corderos y carnes, todo traido de Avila o de Galicia. La calidad del género es fundamental ya que la sencillez de las preparaciones es una de las características de la casa. La otra estrella del sitio, el bacalao, otro emblema de la cocina vasca. Se prepara casi de una decena de formas y no faltan los grandes clásicos como el pil, pil o la vizcaina, junto a unas piezas con alioli gratinado, que han sido la última incorporación. En la carta hay también cocochas y buenas anchoas del Cantábrico. Las concesiones a la cocina gaditana son pocas, algo de atún rojo de almadraba y un lenguado que se prepara en turbantes, queso payoyo como aperitivo y unas croquetas de rabo de toro. A los postres tocino de cielo.

Cocina clásica

La cocina es clásica y al mando de los fogones está José González, el marido de Nuria. Cocinero autodidacta, formado en los restaurantes de la zona de Gallineras en San Fernando. Luego, para conocer la cocina vasca, que tanto gusta a los Lamolda, tuvo la ayuda inestimable de Rosa María Tejedor, la esposa de Antonio y por cuyos platos tiene verdadera pasión Antonio.

El restaurante consiguió, sin grandes aspavientos y sin hacerse muy conocido fuera de la ciudad, abrirse un hueco entre los sitios de referencia en San Fernando. Antonio Lamolda señala que “escogimos este tipo de cocina porque no había nada en la zona. Entonces un asador era algo poco habitual y encontrar cochinillo o cordero era complicado”. El respaldo definitivo le vino en 2010 cuando la guía Michelín les incluyo como local recomendado en la provincia y el único en San Fernando. El galardón se ha repetido los dos años siguientes y Antonio muestra orgulloso el logotipo rojo puesto en la puerta del establecimiento. (más información aquí)

El establecimiento satisface las pautas de esta guía que destaca, precisamente, la calidad de la materia prima. De todos modos, la carta de vinos está muy cuidada y el salón brilla como una patena, al igual que el reservado que tienen en el sótano y con capacidad para unas 20 personas. Un ascensor comunica también todas las plantas para permitir el acceso de minusválidos.

Imagen del comedor del Asador La Isla. Foto: Cosasdecome

 

 

Lamolda gusta todos los años de viajar para ver lo que se está haciendo fuera de la provincia. Le gusta observar y luego traer ideas. No sólo fueron pioneros en San Fernando en abrir  un asador al estilo vasco, también fueron pioneros en el primer negocio que montaron, una baguettería. Era 1996. Por entonces este tipo de pan, típico de Francia, no era habitual en Cádiz. Fue una panadería de San Fernando, El Castillo, el que les fabricó las piezas. Los Lamolda reforzaron la idea, sirviendo también los bocadillos a domicilio. El éxito fue tal que al año siguiente ponían en marcha un segundo establecimiento en la calle Calderón de la Barca.

Quince años después el negocio sigue funcionando. Un día normal los pedidos se acercan al centenar y los fines de semana la cantidad se incrementa considerablemente. Tienen informatizado el servicio, 8 repartidores y la plantilla total de los cuatro negocios de la familia supera ya las 30 personas. Lamolda señala que una de las claves está “en la complementariedad”. Así la cocina central lo mismo da servicio al restaurante que al bar de la baguettería o al servicio a domicilio que ya no sirve unicamente bocadillos, sino también un amplio surtido de comidas tradicionales.

Antonio Lamolda señala que “esta flexibilidad es la que nos permite sortear la crisis ya que nos abarata mucho los costes. Ajustamos mucho los precios y la relación entre estos y la calidad del producto creo que es muy ajustada. Con los vinos también hacemos lo mismo, tratamos de ponerle un margen pequeño”.

Localización, horarios y más datos del Asador de la Isla, aquí

Antonio Lamolda en la puerta de su restaurante y junto al logotipo de la Guía Michelín que le reconoce como establecimiento recomendado. Foto: Cosasdecome

 

 

 

Una Respuesta
  • por Antonio Foncubierta 12 Septiembre 2012 en 17:25 pm

    El Asador de la Isla es con toda probabilidad el mejor restaurante de la provincia. Muy buena carne, ¡vaya brazuelito de cordero! e inmejorable bacalao. Guillermo es como el Director de Orquesta que tiene todo a punto. Totalmente recomendable y le pongo un 10

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>