Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Corina, el galgo Viento y una de papas cocías

Publicado el Viernes, Febrero 26, 2016 por Cosas de Comé

La peña La Corina, situada entre Sanlúcar y Chipiona, es uno de los sitios más singulares de la provincia para ir a comer. Situado en medio de un campo ofrece huevos fritos con papas, pollo “guisao” y, como estamos en Cuaresma, unas torrijas de postre

Paco Rodríguez y María Alhambra a las puertas del "salón comedor" de la peña La Corina. Foto: Cosasdecome

Texto: Pepe Monforte

Tres barriles anuncian en la carretera de La Reyerta, nada más salir de Sanlúcar para Chipiona, que has llegado a la peña La Corina. Hay aparcamiento para media docena de coches. El que te recibe no es un aparcacoches, sino Viento, que da saltos de un metro de alto de alegría cuando te ve llegar. Tiene tres años. Es un galgo al que salvaron de morir atropellado en la carretera y él lo agradece a diario saludando de esta peculiar manera a todos los que llegan al establecimento.

La Corina no es sitio para milindris. No hay manteles de hilo ni copas de fino cristal alemán. A la entrada, transformada en macetero, descansa la barquilla Nuestra Señora del Carmen I que un día surcó los mares y que ahora pasa la jubilación repintada de mar azul del que sirve de casa a los langostinos de Sanlúcar.

El sentido de la vista no para de funcionar en el establecimiento. No te da tiempo a sorprenderte porque todo son sorpresas. Tres mesas cubiertas con un respeto de mantel de hule de a cuadritos coloraos abre paso hacia el comedor. Están flanqueadas por sillas de propaganda de Mahou…pero no importa, dentro tienen Cruzcampo de botellín, no se asusten.

Por las paredes macetas, una vieja cafetera y una madera encima de los servicios, eso sí muy limpios y con las puertas en estado de revista. En la madera blanca está lo que queda de Corina, la que da nombre al establecimiento. A Kiko “Zaragüilla” su padre, José Rodríguez, le dejó una herencia…la vaca Corina. Con el tiempo Paco Rodríguez, que es el nombre en los papeles de Kiko, compró más vacas y puso una vaquería, pero a Corina le quedó una labor mucho más importante, la de ser la proveedora de leche de su familia. Con ella se alimentaron los cinco hijos que ha tenido con María Alhambra, su esposa y la cocinera de la peña La Corina.

La segunda herencia que le dejó su padre fue también el mote, lo de “Zaragüilla”. El apelativo se lo ganó el abuelo que se dedicada a herrar caballos. Estos llevaban un delantal de cuero de nombre parecido y ahí le quedó.

En homenaje a la vaca, la canina de su cabeza es la que preside la entrada al salón principal, una antigua vaqueriza donde Paco Rodríguez guarbada el ganado cuando se dedicada a la ganadería.

La cabeza de Corina la conservan en el establecimiento como homenaje a la vaca que los alimentó. Foto: Cosasdecome

En 2007 el matrimonio decidió aprovechar los aledaños de su casa para poner en marcha una peña gastronómica y cultural. La idea es que tienen una serie de socios que se reunen a comer y a charlar en el establecimiento, pero, de todos modos “atendemos también a las personas que se acercan hasta aquí y, si los socios presentes lo aprueban se les permite tomar algo” señalan Paco y María.

 

En el comedor un cuadro con un árbol familiar donde se cuenta la historia de los “Alhambra”. La parte baja de la pared está de rojo, como simulando el interior de un coso taurino. En las paredes hay también algún cartel de viejas corridas, algunos aperos de labranza, una foto de Camarón de perfil, un escudo del Cádiz y algunos chorizos de herradura colgados detrás del mostrador.

Imagen el comedor de la peña en el que se mezclan diferentes "estilos decorativos". Foto: Cosasdecome

Tomamos mesa. Los socios presentes nos lo permiten. En la casa te reciben con un platito de “papas cocías”…si papas cocías sin ná, bueno, sin ná, no, porque llevan hasta el pellejo. Pero cuando pruebas las papas comprendes porque las ponen así, porque están buenísimas, jugositas, con un puntito de sal. La cosa tiene su historia. Este acompañamiento es muy habitual en Sanlúcar para el mosto. La pareja vino salvaje, comida salvaje no puede ser mejor. En La Corina hay mosto. En la puerta hay bandera colorá y dentro, tras el mostrador, un reluciente recipiente de acero inoxidable contiene el vino.

 

María se acerca a la mesa para decir lo que hay de comé. La lista es de cinco o seis especialiadades, no hay más. Nos decidimos por unos tomatitos aliñaos para empezar y le pedimos que nos ponga unas tapitas. Un poquito de menudo, pollo guisao, unas croquetas de jamón y unas costitllitas. Nos quedamos con las ganas de comer los huevos fritos con papas de la casa pero ya las barriguitas dicen “lleno hasta el esófago”.

Huevos con papas, especialidad de la casa. Foto: Cedida por la peña La Corina.

La cosa se ve venir. Paco se acerca a la mesa con una cesta presidida por un gran “cundi”. Por el tamaño es de medio kilo. Debajo algunos piquitos. Lo toco y la corteza está más crujiente que las papas fritas que hace El Selu en el parque Calderón de El Puerto de Santa María.

 

El menudo viene en un tazón de cristal, rebosando. No te digo ná del “panidaje” del caldo del menudo con el cundi de corteza crujientita y miajón prieto. Toquesito de picante. La receta del pollo, que se hace en su jugo, casi sin aceite, se la enseñaron a Paco en Melilla. La cocina de La Corina tiene cositas de aquí y de allí. Lo explico, María, de joven, sirvió en varias casas de gente de bien y aprendió a guisar cosas buenas. Llegó a estar en Valencia y en Asturias por lo que domina la cocina regional.

Llegan las croquetas, rellenas de jamón y adornadas con una fritá de papas. Las papas son una de las estrellas de la casa. De hecho el plato estrella son los “huevos escondios”, un par de huevos de campo, de esos de yema cremosa, que no se ven porque van cubiertos de una fritá de papas y tropezones de chorizo frito. Los puedes pedir también con “pajaritos de la huerta”, unos pimientos fritos haciendo una corona alrededor. En ese caso se llaman huevos a “la pastora”.

La provocativa imagen del cundi en primer plano. Foto: Cosasdecome

La verdura la traen de los huertos de la zona y el pescado frito que también ofrecen por raciones viene de Sanlúcar o de Chipiona. No hay carta fija, todo depende de lo que esté en temporada. Aquí el que inventó el congelador tiene poco negocio.

 

Hemos comido en el “salón interior” pero la terraza no tiene desperdicio. Mesas recicladas de los más variados orígenes, suelo de albero o de hierba “cuando es temporada” y todo rodeado de huertos. De techo un sombrajo. Por las noches, en verano, señalan que el espacio es de lo más agradable.

La terraza de la peña La Corina. Foto: Cosasdecome

Paco se acerca para anunciarnos que el postre lo pone la casa…va a conviá (que verbo más bonito). Sobre un platito de loza blanca, de los que utilizan para poner el café, dos tortas “de horno”, dos especie de pastas de té, pero en rural, adornadas con un poquito de matalauva. Otros días tienen arroz con leche o poleá y ahora, en Cuaresma, María puede sorprenderte con unas torrijitas.

 

Cuanto es…16 euros (2 cervezas, un refresco, ración de tomate aliñao, tapas bien despachás y todas con fritá de papas de pollo en su jugo, costillistas, croquetas y menudo, más las tortitas de postre).

Paco y María se despiden preguntando como ha estado la cosita. Viento, ya en el aparcamiento, da otros saltos de un metro para despedirnos. ¡Vivan las papas cocías!

La Peña La Corina está en el Camino de la Reyerta número 11 -Aunque está en el término municipal de Chipiona, en verdad está a la salida de Sanlúcar- Se accede a la carretera de La Reyerta desde la rotonda que hay saliendo de Sanlúcar hacia Chipiona, donde está la Venta El Menuito. Teléfono: 610726018. Abren todos los días al mediodía.

Las croquetas de la casa vienen acompañadas con patatas fritas. Aquí una tapa. Foto: Cosasdecome

Las tortas de horno, uno de los postres que ofrece La Corina. Foto: Cosasdecome

 

 

 

 

Una Respuesta
  • por Carlos Millan 10 Septiembre 2016 en 18:02 pm

    Esmerada atención de los propietarios, en un ambiente casi familiar. Exquisitas y sencillas preparaciones.

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>