Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de Tierras de Cádiz
Ir a la tienda
Ir a la página de Pantalán G
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Montesierra
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información sobre las jornadas del calamar de potera, aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Cierra la taberna La Habana de Sanlúcar, uno de los despachos emblemáticos de manzanilla

Publicado el Martes, Enero 31, 2012 por Cosas de Comé

El establecimiento tenía más de cien años y era uno de los que seguía sirviendo el vino en “gorriones”, un vaso típico para beberlo

Manuel Acevedo, el último dependiente de La Habana tras la barra en su último día de trabajo. Encima de la mesa un "gorrión" de manzanilla y las consumiciones apuntadas con tiza. Detrás las botas de manzanilla de Argüeso, que siempre se ha servido en el local. Foto: Cosas de Comé

Texto: Pepe Monforte

La Taberna La Habana de Sanlúcar cerró ayer sus puertas dejando atrás 112 años de historia y con el cartel colgado de sitio emblemático de Sanlúcar.

Sin embargo, a pesar de ser un monumento de la ciudad, de esos que están en todas las guías y que se citan como imprescindibles para conocer la letra pequeña de Sanlúcar, el establecimiento no abrirá ya hoy al público.

Sus propietarios, la familia Vázquez, la que siempre ha tenido el bar desde que se fundó en el año 1900, ha decidido cerrar la taberna ya que quieren, según señalaron varias fuentes, vender el inmueble que ocupa el establecimiento. De todos modos, este aspecto no pudo ser ayer confirmado por Cosas de Comé con representantes de la propia familia, propietarios del local.

El anuncio del cierre del establecimiento ha provocado incluso una pequeña tormenta ciudadana y desde un blog de internet, dirigido por Salvador Daza Palacios, se convocaba a los que quisieran evitar el cierre a ir al local. La convocatoria fue seguida por bastantes de los clientes del establecimiento pero no ha sido suficiente para que se mantenga abierto este local considerado como uno de los despachos de vinos más emblemáticos de la ciudad. De hecho el establecimiento seguía manteniendo el servicio de manzanilla, directamente sacada de la bota, en un vaso conocido como “gorrión” , un vaso delgado, parecido a la caña y que puede contener una medida similar al catavino. Este tipo de vasos cada día es más difícil de encontrar en los bares y algunos hosteleros que los mantienen señalan que es muy dificil conseguir nuevos vasos iguales, ya que no se fabrican.

Tras el mostrador se agrupaban varias botas de manzanilla “Viruta” y “La E”, dos especialidades de las bodegas Argüeso muy apreciadas por los especialistas en este vino. La estética del establecimiento, decorado con grandes carteles de toros muy antiguos, recordaba a las bodegas, con techos muy altos. El establecimiento tiene dos salones, uno donde está la barra y otro interior más grande, separado del anterior por un arco. En ambos, se situaban mesas y bancos de madera donde los clientes se podían sentar a tomar el vino y las tapitas del local, algunos aliños, chacinas, queso y algún guiso marinero, según detalla Manuel Acevedo. El último camarero de La Habana no podía disimular ayer su disgusto. Reconocía que estaba pasando un mal rato. A sus 48 años llevaba ya 10 como responsable del establecimiento. Estaba sólo en la labor. A veces, si era necesario, alguien le ayudaba los fines de semana. Señala que desconoce las causas del cierre y destaca que “aquí venían muchos turistas. Quizás más gente de fuera que de aquí. Todos querían conocer este establecimiento”.

Otra de las características del bar, situado en el número 18 de la calle Santo Domingo, en pleno centro de Sanlúcar y frente a la iglesia del mismo nombre, es la celosía situada a la entrada y que impedía “cotillear” quien estaba dentro. En un artículo del diario “Jaén” que cuelga en las paredes del establecimiento y publicado en 1994 por Diego Rojano se señala que en el bar hubo un tiempo en el que tan sólo entraban hombres y que quizás la celosía impedía saber quien estaba en su interior.

En el mismo artículo se señala que fue Manuel Vázquez Méndez el que fundó el establecimiento en el año 1900. En el local también se conserva la licencia de apertura otorgada en ese año al propio Vázquez. El negocio pasaría luego a su hijo Manuel Vázquez Báñez y posteriormente a su nieto Manuel Vázquez Llamas. A su muerte fueron sus hermanas las que regentaron el bar, hasta la actualidad.

Las fotos de los tres “manueles” están colgadas en la pared de La Habana, elogiada y cantada por literatos como Manuel Caballero Bonald al que gustaba acudir a ella o por especialistas en los vinos sanluqueños como Jesús Barquín y Alvaro Girón que destacaban este local como una de sus tabernas preferidas en la ciudad.

Manuel Vázquez Méndez, Manuel Vázquez Báñez y Manuel Vázquez Llamas, las tres generaciones que han regentado La Habana.

Imagen de la taberna La Habana, tomada ayer lunes, último día en que estaba abierta. Foto: Cosas de Comé

 

 

3 Respuestas
  • por Cosas de Comé 16 Julio 2012 en 7:43 am

    Valle. Gracias por su comentario. Creo que sería interesante lo que comenta de que fuera bien cultural y así preservarlo y que volviera a abrir con el mismo uso.

  • por Casimiro 15 Julio 2012 en 18:30 pm

    Estoy totalmente de acuerdo

  • por Valle 15 Julio 2012 en 18:24 pm

    Ante todo quiero felicitar a Pepe Monforte por éste texto tan bien sentido y escrito. A continuación paso a presentarme. Soy de Sevilla, hoy 14 de Julio de 2012 cuando he estado en Sanlucar para asistir al Besamano de La Virgen del Carmen de Bajo de Guia como todos los años acostumbramos a hacer mi familia y yo dado que somos hermanos de dicha Virgen, nos hemos llevado una sorpresa muy desagradable. Todos los años, después del Besamano nos vamos a la taberna de la Habana a tomarnos nuestro gorrión de manzanilla y hoy al querer seguir haciendo lo mismo que todos los años, nos hemos topado con que la Habana estaba cerrada, pero aún más doloroso ha sido ver el cartel de “se vende”.
    Por más vueltas que le damos al asunto no obtenemos respuesta. ¿Cómo es posible que una taberna tan típica de Sanlucar de Barrameda haya podido cerrar sus puertas? ¿Es que el ayuntamiento no ha podido poner su granito de arena para evitar el cierre? Mi madre, que en paz descanse, se tomó su primer biberón en Sanlucar, yo tengo 49 años y me tomé mi primer biberón en Sanlucar, mi marido lleva viniendo a Sanlucar desde que está conmigo, o sea, 36 años y mis hijos de 30 y 22 años respectivamente, han tomado el primer biberón en Sanlucar. Todos, desde mis abuelos hasta mi hijo el menor, hemos estado todas las tardes de cada verano deleitando en la taberna de la Habana su exquisita manzanilla, pero no solo eso, también hemos compartido alguna que otra tertulia con su buena gente, esa gente que son del pueblo y que tan amablemente nos han acogido en dicha taberna, qué alegria daba cuando después de un largo invierno ya en agosto volvíamos a encontrarnos con éstas personas tan estupendas que nos saludaban como si de la propia familia se tratase. Me váis a perdonar, pero que poquitos lugares como éste se pueden ya encontrar en Sanlucar, porque en la taberna de la Habana se concentraba lo más puro de Sanlucar, lo más natural. Y ya no hablemos de Manuel Acevedo, en mi familia hemos conocido a la mayoría de los camareros que han pasado por la barra de la Habana, a cuáles mejores, pero Manuel Acevedo ha sido y seguro que seguirá siendo un camarero ejemplar, por su buen hacer, por su simpatía y al que tanto mis padres como mi marido, yo y mis hijos le teniamos mucho cariño.¿El ayuntamiento no ha visto que la taberna la Habana podía haber sido nombrada como bien cultural?¿Cómo ha podido dejar escapar un lugar tan significativo en Sanlucar? Lo que ha ocurrido con la taberna la Habana es como si aquí en Sevilla tirasen abajo el barrio de Triana, por mucho que luego edificasen, ya no sería lo mismo, habría perdido toda su esencia. ¿Es que es eso lo que van a permitir? ¿Que la Habana se convierta en una cerveceria moderna donde nada sería igual? Comprendo y respeto los motivos de las herederas que han optado por ésta solución del cierre, pero vuelvo a repetir que no comprendo la pasividad del ayuntamiento. Un lugar donde no solo asistían la gente del pueblo sino también muchísimos turistas precisamente para admirar su antiguedad, su buena conservación y su buena manzanilla, es una lástima que se pierda. Que pena que un alcalde no sepa ver las cosas pequeñas que hacen grande a un pueblo.
    Desde aquí queremos compartir nuestro pesar con toda la gente que componían la Habana, tanto clientes como camarero, ojalá algún día volvamos a ver la taberna de la Habana abierta de par en par pero como lo que siempre ha sido, una taberna típica sanluqueña, con su gente del pueblo y su camarero de siempre.
    Gracias

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>