Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Churros al amanecer

Publicado el Lunes, Agosto 8, 2011 por Cosas de Comé

¿Hay cosa más maravillosa que despertarse oliendo churros junto a la almohada?. Foto: Cosas de Comé

Las noches de Verano son tremendas con el calor. Soñaba. Una rubia sueca, que había sido diseñadora de sofacama en el Ikea, entraba en mi habitación y me traía un ramo de margaritas. Cuando se acercaban el papel de celofán de color amarillito, entre pera de agua y limón, se decoloraba como por arte de magia y se transformaba en papel de estraza. El simpar lazo que embellecía el ramo, igualito al que mi prima Leonor llevaba en la Primera Comunión colgado de la pasada, pasaba a ser una bolsa de plástico tipo camiseta y las volátiles margaritas se transformban en churritos. Menos mal que, por lo menos, la rubia no se transformó, porque ya lo único que me faltaba es que se hubiera transmutado en montador de armarios empotraos.

La rubia me llevó los churros a la cama y con esa dulzura que sólo tienen las suecas para estas cosas (atención esto es una fantasía, no vayamos a liarla) me los puso cerca de la cara, casi rozándome suavemente el cachete izquierdo, que es el más vulnerable. El perfume era embriagador. No hay nada más romántico que el olor de los churros cuando te los traen a la cama recién despertado. Ella, ya para ponerme a cien, cogió un churrito y le dio un bocao que crujió en su boca de sueca. Nunca había visto crujir nada igual desde que me compré un paquete de papas fritas en el puesto de Antonio, en San Fernando. Le respondí dulcemente, con palabras que me salieron del corazón: ¿y el café? Ella con ese don de palabra que le dio su sólida formación en el Centro Inglés de El Puerto me contestó: “Cariño, a ver si ta creio que soy el camarero de La Marina”.

Me desperté sudando e incluso me toque los labios deseando encontrar entre ellos esas mijitas de fritura que siempre se te quedan ahí cuando comes churritos. No…todo había sido un sueño en papel de estraza. Desde entonces todos los domingos, igual que el Papa piensa en ir a misa de 11, yo sueño con que me despertarán con un papelón de churros junto a la alhomada.

Pepe Monforte

Tags:
No hay comentarios para este post.
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>