Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de Tierras de Cádiz
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información sobre las jornadas del calamar de potera, aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Chiclana pasa al ataque

Publicado el Viernes, Julio 15, 2016 por Cosas de Comé

La llegada de espacios de alta cocina a los hoteles del Novo, chiringuitos muy cuidados y la renovación de restaurantes punteros de la zona de La Barrosa refuerzan de manera notable el atractivo gastronómico de la ciudad

La apertura de Alevante, el restaurante asesorado por Aponiente el restaurante de Angel León, al hotel Meliá Sancti Petri, ha sido uno de los grandes refuerzos gastronómicos de la zona. Foto: Cosasdecome

Texto: Pepe Monforte

En el sector turístico, con la boca chica, sin decirlo en público, se reconocía que la oferta gastronómica de Chiclana estaba muy por debajo de los municipios colindantes. De hecho se hablaba de una auténtica “fuga” de clientes alojados en la ciudad que se marchaban a Conil o a Vejer atraidos por su potente oferta en lo que es comé. Sin embargo, la situación parece haber dado un vuelco importante este año y en Chiclana, sobre todo en la zona del Novo Sancti Petri y La Barrosa se vive una auténtica “revolución gastronómica” que ha reforzado de forma notable la oferta de la ciudad, ahora mucho más competitiva.

Mari Carmen Mayo, regenta junto a sus hermanos Tomás y Paco el restaurante Popeye de Chiclana, una referencia en la ciudad y un histórico. De hecho ha sido galardonado incluso por el Ayuntamiento por su contribución al desarrollo turístico del municipio. En los últimos 3 años han llevado a cabo una profunda remodelación de su establecimiento tanto estética como gastronómica. Cuenta que en el próximo invierno “terminaremos el proceso con la remodelación del último comedor y las cocinas”. Grandes ventanales, que cubren toda la pared, dejan ver los vecinos esteros al establecimiento y la pared la preside un gran mural de un pescado al que ya sólo le quedan las espinas. Su hermano Paco se ha dedicado a renover la oferta gastronómica. Así, además de los grandes clásicos del establecimiento, unos aliños de gran calidad, langostinos de estero milimetricamente cocidos en temporada o unos daditos de pescado de roca de fritura crujientita, ha añadido una serie de tapas que van renovando casi semanalmente.

Han reforzado notablemente su oferta de tapeo, al que dedican uno de los salones y la barra. Mari Carmen resalta que “la experiencia está siendo muy positiva. Esto nos ha atraido nuevos clientes y nos ha permitido incluso recuperar los clientes de la propia ciudad, de Chiclana”. Esta hostelera considera muy positivo lo que está ocurriendo en la ciudad desde el punto de vista gastronómico: “La oferta ha mejorado mucho, tanto en algunos restaurantes como en los hoteles del Novo y esto nos beneficia a todos”.

Imagen de uno de los nuevos salones del restauarante Popeye. Foto: Cedida por el establecimiento

El mismo camino de renovación estética y gastronómica lo ha emprendido otro de los grandes clásicos del Novo Sancti Petri, el restaurante Cachito. Fueron los primeros en instalarse en el centro comercial donde llegaron en 1994. Al igual que en el caso de Popeye, ahora es la segunda generación de la familia la que ha tomado el mando. En este caso son los hermanos Susana y Victor Vela Periñán. Ellos también decidieron el pasado invierno dar un cambio radical al establecimiento, un espacio con más de 200 plazas que han renovado completamente. Fuera mantelería de hilo, mucha luz, flores en las mesas, ambiente más informal, tapeo en la zona de la barra y hasta nuevos uniformes para el personal. También están muy contentos con el paso dado y están muy ilusionados con la evolución gastronómica de la zona “donde está subiendo de forma notable la calidad”.

Detalle de uno de los nuevos salones de Cachito Novo. Foto: Cosasdecome

En la playa de La Barrosa, otro de los grandes clásicos, Casa Bernardo. También han reformado al completo sus comedores y quieren hacer lo mismo con la barra una vez que finalice la temporada. Aunque están a pocos metros de la playa, su oferta gastronómica se caracteriza por la calidad de la materia prima. Su vitrina donde exponen los aliños y los mariscos cocidos es espectacular. Los arroces son otro de los atractivos del establecimiento. Bernardo Fontao, que puso en marcha el establecimiento en el año 2002, coincide también en que la oferta gastronómica ha mejorado de forma notable y que esto está atrayendo nuevos clientes. “Ya no sólo vienen por las playas, sino vienen porque se come bien y eso es muy importante”. Ya se ha incorporado al negocio la segunda generación y la idea es seguir manteniendo la apuesta por el producto.

Pero no sólo la renovación de los clásicos es una de las claves de este “renacimiento gastronómico” de Chiclana. También han llegado a la zona nuevos negocios que apuestan por la calidad y por una estética muy cuidada. El primero en llegar fue “La Titi”, un clásico de San Fernando, que abrió en el año 2013 con un diseño completamente rompedor y con una apuesta gastronómica muy diferente hasta entonces. La iniciativa, que incluye también una zona de tapas, sigue adelante con los empresarios Juan Antonio Núñez, de Chiclana, y Miguel Asencio, de San Fernando.

En esta misma línea de apostar por la excelencia, está La Casa del Farero, un negocio que ha abierto en Sancti Petri hace tan sólo unos meses y con una preciosa terraza junto al agua. También han apostado por combinar tapeo y restaurante, una constante en todos estos restaurantes que están triunfando ahora en la zona.

Hoy viernes se inaugura otro espacio singular, el restaurante La Garrocha. Es un restaurante dentro de otro restaurante ya que ocupa un salón del restaurante La Herradura, un establecimiento situado en el Novo, junto al centro hípico Royal Center. Con el joven cocinero José Antonio Iglesias, de 33 años y formado en la escuela de hostelería La Taberna del Alabardero de Sevilla, tendrá su principal atractivo en cuatro menús degustación de cocina innovadora (más información aquí).

El cocinero José Antonio Iglesias en el nuevo restaurante La Garrocha. Foto: Cosasdecome

Pero sin duda alguna la apuesta más importante y que también ha tenido gran peso en este movimiento hacia arriba de la gastronomía chiclanera es la del empresario madrileño Miguel Grande quien, en unión de socios de Chiclana, ha puesto en marcha varias iniciativas de calado en los últimos años. La primera fue el chiringuito “Atenas Playa”, un local situado en la zona del Novo, a pie de playa y donde practican una gastronomía bastante original. Realizan jornadas gastronómicas e incluso cada año invitan a un cocinero a que ofrezca su comida. En 2015 fue Angel León el que cocinó por un día en el establecimiento y este año será Mauro Barreiro (ver aquí la programación de este año). En La Barrosa también han puesto un segundo establecimiento, el Atenas Paseo y este año se han estrenado en la ciudad de Cádiz con Calabeach, situado frente al edificio de Los Delfines.

La otra apuesta de este empresario, que en Madrid gerencia el restaurante Los Galayos, un histórico de la ciudad y premio nacional de hostelería otorgado por la federación de empresarios del sector, ha sido la puesta en marcha en el casco histórico de Chiclana del Mercado de Santa Ana, un mercado gastronómico con una quincena de puestos que ha supuesto toda una novedad en la provincia.

Interior del Mercado de Santa Ana. Foto: Cedida por el establecimiento

De todos modos todos los empresarios consultados coinciden en que el casco antiguo de Chiclana es el trabajo pendiente y donde hay también que lograr reforzar la oferta gastronómica. Además del Mercado de Santa Ana, tan sólo el restaurante El Molino o el Via Vai son los únicos representantes de una cocina con innovación e intención de entrar en el mercado de la excelencia.

La apuesta de los hoteles

La tercera pata y quizás la más llamativa de esta revolución gastronómica de Chiclana es la que han protagonizado tres de los hoteles de 5 estrellas del Novo Sancti Petri que parece que han tomado la decisión de ofrecer también a sus clientes y las personas que quieran visitarlos sin estar alojados en sus establecimientos una oferta de comé y de bebé a la altura también de sus cinco estrellas.

El que tiró la primera piedra fue el hotel Barceló. En el año 2015 pusieron en marcha Atunante, un establecimiento que sólo ofrece cenas y que está especializado en atún rojo de almadraba. Tratan de que la visita al establecimiento no se limite sólo a una experiencia gastronómica. Hay atunes de mentira en los techos, como si estuvieran nadando por el comedor y los menús se pueden acompañar con vino e incluso con música. Para esta temporada han creado incluso un nuevo menú en homenaje a Cervantes, que en sus obras ya hablaba de los atunes.

La apuesta más llamativa es la del Hotel Meliá Sancti Petri. Hace unos meses abría en uno de sus salones “Alevante”, un restaurante gestionado por Angel León y donde se pueden tomar dos menús degustación con “los mayores” éxitos de Aponiente, el restaurante con dos estrellas Michelín de El Puerto de Santa María.

Alberto Lalinde, director del establecimiento coincide con su homólogo del hotel Barceló, Fernando Turnes en que este movimiento de los hoteles por convertirse también en foco de atracción gastronómica “es muy bueno. Es beneficioso para todos y contribuirá a atraer más clientes”.

Lalinde resalta que los fines de semana Alevante está registrando llenos continuos y “no nos hemos limitado a eso ya que hemos reforzado también los demás espacios hosteleros de nuestro hotel”.

No se ha quedado atrás en esta competición por la alta gastronomía Iberostar. La cadena ha remodelado su hotel Andalucía Playa, un cinco estrellas que cuenta en su patio principal con la presencia de Cataria, un asador con la dirección gastronómica de uno de los grandes del País Vasco, el asador Elkano, un establecimiento que ostenta una estrella Michelín. En su oferta se mezcla la cocina creativa de sus entrantes con el culto a la materia prima de sus asados. La variante es que los hacen con pescados de la zona.

Si quiere saber qué y como se come en los once establecimientos que protagonizan la revolución gastronómica de Chiclana, pulse aquí.

La guía gastronómica de Chiclana aquí


 

2 Respuestas
  • por Cosas de Comé 23 Julio 2016 en 9:58 am

    Ricardo muchas gracias por tus palabras. Siempre en este tipo de artículos uno corre el riesgo de equivocarse, por eso es bueno que haya lectores como tú que expresen su opinión y así los demás pueden contrastar datos. Un saludo.

  • por Ricardo 23 Julio 2016 en 1:19 am

    Muy bonito el artículo, pero con olvidos importantes y restaurantes que no han demostrado nada todavía. Creo que deberías comprobar algunas de las cosas que dices. Por ejemplo lo del Mercado de Santa Ana, donde sólo quedan tres de los quince que abrieron en diciembre, al que apoyan desde el ayuntamiento, y premian por su innovadora idea, cuando a los tres meses ya estaban empezando las deserciones. Son pocos, caros y la gente no va. A ver si pasan del verano.

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>