Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de Tierras de Cádiz
Ir a la tienda
Ir a la página de Pantalán G
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Montesierra
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información sobre las jornadas del calamar de potera, aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Cataplanas en Jerez

Publicado el Domingo, Febrero 13, 2011 por Cosas de Comé

A Portuguesa ofrece en su restaurante situado cerca del Estadio de Chapín una selección de platos portugueses realizados por el joven cocinero luso David Soares

La cataplana de la casa, con langostinos y pollo, uno de los platos de A Portuguesa. Foto cedida por restaurante A Portuguesa.

La cataplana de la casa, con langostinos y pollo, uno de los platos de A Portuguesa. Foto cedida por restaurante A Portuguesa.

Estamos muy cerca, pero lo cierto es que la cocina portuguesa es bastante desconocida en la provincia y encontrar sitios donde la pongan, a excepción del extendido bacalao dorado, es dificil. Hasta ahora la representación portuguesa se limitaba al popular restaurante El Yaki de Puerto Real (Calle Vaqueros número 2. Teléfono: 956833383) y el restaurante Caño Herrera de San Fernando que acaba de abrir con algunos platos portugueses.

Sin embargo, la propuesta de A Portuguesa (Avenida del Polo. Residencial Chapín Fase II. Teléfono: 664323562) es mucho más potente ya que la carta está integrada en su totalidad por platos de ese país, de varias regiones y que no se limitan sólo al bacalao, sino que incluyen desde ensaladas a platos singulares  como los guisos al estilo del Alentejo que combinan carne con almejas. Por faltar no falta ni una cerveza de ese país, la Super Bock, ni algunos vinos, aunque Hugo Almeida, el empresario portugués afincado en Jerez, que ha puesto en marcha la iniciativa, señala que su intención es fortalecer la oferta de vinos “y estamos trabajando en ello”.

Hugo Almeida tiene 35 años. Nació en Vila Real, una zona situada a 80 kilómetros de Oporto. Ha trabajado en varios sitios, pero en 2002 con su familia decidió asentarse en Jerez “porque la ciudad me gustó”. Desde entonces su sueño era montar en la ciudad un restaurante con cocina de su país. El 27 de noviembre de 2010 cumplió su sueño y A Portuguesa lleva ya abierto casi tres meses.

El joven empresario, que conserva aún un acento considerable, ha cuidado todos los detalles. La mayoría de la vajilla es de barro, lo que da una gran calidez al local y se ha traido desde su país a un joven cocinero de 22 años, David Soares, formado en la Escuela de Hostelería y Turismo de Vila Real de Santo Antonio.

El se ocupa de la cocina junto a su ayudante el también portugués Luis Matos, también cocinero y de 29 años. Mientras que Hugo y la única española del grupo, Miriam Morales,  se ocupan de atender las mesas.

Ensaladas con legumbres

La carta llama la atención porque pocos platos resultan familiares. Las ensaladas ya son la primera originalidad: una lleva bacalao y garbanzos y se aliña con aceite y vinagre mientras que otra lleva unas pequeñas alubias, típicas de la cocina portuguesa que van con atún, cebolla y perejil. Como aperitivo A Portuguesa ofrece también unas especies de empanadas que se llaman tortas  y en las que la masa va enrollada, como un brazo de gitano, y sus capas de masa se alternan con bacon, chorizo y jamón cocido. Pero quizás el aperitivo que resulte más llamativo es el “pica pau”, unos trozos de carne de ternera y salchichas que se sirven con encurtidos (coliflores, zanahorias o pepinill0s) mezclado todo con una salsa de la casa. Para los menos atrevidos queda un plato con recuerdos al campo: los chorizos asados, que es lo mismo que aquí se conoce como chorizo a la llama. Se sirven en un pequeño cerdito de barro donde va el alcohol que se prende y asa los chorizos, que si son de aquí de la provincia, no traidos de Portugal.

Frituras que se comen frías

Más sorpresas con algunas frituras ya que estas se toman frías, a temperatura ambiente. Esto ocurre con los pastelitos de bacalao hechos con puré de patatas y bacalao. Son unas especies de albóndigas, pero con forma parecida a los mejillones empanados, se frien en aceite, sin enharinar, y luego se toman frios. Lo mismo ocurre con la “patanisca de bacalao”, un plato que recuerda, de alguna manera a las tortillitas de bacalao españolas, pero que se realizan con clara de huevo, harina y perejil y luego se frien. El resultado es parecido a una tortillita de camarones, pero mucho más gorda y abuñolada. También se toma fría  y sin ninguna salsa que lo acompañe.

Las curiosas frituras de A Portuguesa, los pastelitos de bacalao y la patanisca, también de bacalao. Fotos cedidas por restaurante A Portuguesa.

Las curiosas frituras de A Portuguesa, los pastelitos de bacalao y la patanisca, también de bacalao. Fotos cedidas por restaurante A Portuguesa.

Los precios de las tapas son de 1, 50 euros. De todos modos la parte más atractiva de la carta es la de las cataplanas, un curioso artilugio de cocina portugues que se utiliza para hacer a fuego lento los productos. Tradicionalmente son de cobre aunque las hay también de otros materiales. Son muy finas y son como dos platos soperos opuestos y unidos por una bisagra de tal manera que al cerrarse quedan como una olla. Lo habitual es poner los ingredientes en crudo dentro de este utensilio de cocina y cocinarlos ahí. Luego se sirven en la misma cataplana.

El cocinero David Soares de A Portuguesa muestra la típica cataplana de cobre. A su lado Hugo Almeida. Foto: Cosas de Comé.

El cocinero David Soares de A Portuguesa muestra la típica cataplana de cobre. A su lado Hugo Almeida. Foto: Cosas de Comé.

En A Portuguesa se encuentran tres tipos de cataplanas diferentes. Una ha sido creada por el propio David Soares, basándose en los productos de Cádiz. Así lleva una mezcla de langostinos y carne de pollo que se sirven con unas patatas fritas a rodajas y con un sofrito de pimientos, cebolla, tomate y aceite.

Luego se prepara otra de patatas asadas,  langostinos, almejas y rape y una tercera con carne de cerdo, almejas y gambas. Estas dos últimas son tradicionales de Portugal como un arroz de marisco que se presenta caldoso y que se hace en un recipiente de barro con almejas, mejillones, langostinos y bogavantes que se rocían con vino blanco. También hacen arroz con pulpo y con bacalao. Tanto las cataplanas como los arroces hay que pedirlos, como mínimo, para dos personas.

Almeida lamenta no tener en carta un plato típico portugues, el caldo verde, una sopa de col, pero destaca que no encuentra los ingredientes adecuados para hacerla correctamente.

Evidentemente no faltan los platos de bacalao. Se prepara con nata, una receta parecida al bacalao dorado, a la portuguesa con cebolla o a la manera de la casa en tacos con patatas asadas, pimientos y cebollas.

En el apartado de carnes además de la carne de cerdo a la alentejana (con patatas y almejas) hay iscas, trozos de hígado guisados con vino y cebolla, como el encebollado de aquí, y que se sirven con patatas asadas y arroz. Otro plato llamativo es el entrecot de ternera bautizado con el nombre de a la “mirandesa” y que va con pan frito y espinacas.

El flan de leche condensada, uno de los postres. Foto cedida por restaurante A Portuguesa.

El flan de leche condensada, uno de los postres. Foto cedida por restaurante A Portuguesa.

Los postres también son típicos portugueses y van desde un flan de leche condensada al molotov, un flan con clara montada y caramelo que recuerda al souflé. También se sirve el bienmesabe, una mezcla de azúcar con yema de huevo, caramelo y almendras muy picadas.

Si quiere ver la carta completa de A Portuguesa pulse encima del recuadro

Carta A Portuguesa El restaurante ha establecido también una tarjeta de cliente para los que acuden a almorzar y cenar con menús de la casa. Los hacen también, a 7,5 euros, con comida portuguesa. Para estos clientes han creado una tarjeta por la cual por cada nueve comidas de menú que se realicen en el establecimiento se le regala una al cliente.

A Portuguesa cuenta también con página en facebook en la que comunica sus novedades. Pinche aquí para entrar en la página de A Portuguesa

El restaurante está cerrado.

La terraza del restaurante A Portuguesa. Foto: Cosas de Comé.

La terraza del restaurante A Portuguesa. Foto: Cosas de Comé.

4 Respuestas
  • por kphome 15 Octubre 2014 en 12:42 pm

    Hola, os invito a visitar nuestra página (www.kphome.es) y ver nuestras cataplanas fabricadas en Portugal.

    Amadeo

  • por cocina portuguesa 18 Septiembre 2014 en 6:50 am

    Sin duda la cocina portuguesa cuenta con gran cantidad de platos exquisitos! Sobre todo sus originales cataplanas, donde se puede cocinar al vapor todo tipo de platos como mariscos, carnes, verduras conservando todas sus propiedades. Si aún no la has probado, las cataplanas es un plato muy original con el que sorprender a tus comensales! Saludos.

  • por Cosas de Comé 1 Marzo 2011 en 19:54 pm

    Marcos, gracias por tus palabras. Creo que el dueño del restaurante me dijo que los había adquirido en Portugal.

  • por Marcos 1 Marzo 2011 en 12:23 pm

    Hola, antes de todo enhorabuena por la página web, me encanta su diseño y el contenido es muy interesante. Este comentario se debe a que despues de unas cuantas busquedas en google, por fin encontre mención alguna sobre el cerdito de barro para asar el chorizo con alcohol y me gustaría saber dónde puedo adquirir uno, ya que me pareció leer que sólo venden en Portugal.
    Gracias y un saludo

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>