Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Buffet, patio de olivos y fondo de piano

Publicado el Viernes, Junio 24, 2016 por Cosas de Comé

El restaurante del hotel Meliá Sancti Petri ofrece una original cena en la que los clientes se sirven ellos mismos la comida. Pueden tomarla en un patio con fuentes y olivos y en la que se ofrecen actuaciones en directo

La cena se puede tomar en el patio principal del hotel, adornado con olivos y varias fuentes. Foto: Cosasdecome

Texto: Pepe Monforte

No tiene nada que ver con el concepto que tenemos del buffet libre, una modalidad de comida especialmente diseñada para los que prefieren ponerse hasta arriba sin mirar mucho la calidad de lo que comen, caballo grande, ande o no ande, que decía el refrán. El buffet del hotel Meliá Sancti Petri, un gran lujo instalado en la zona del Novo y considerado uno de los mejores establecimientos en su gama, es otra cosa…su precio también, hay que aclararlo, 35 euros por persona, sin incluir la bebida, que se paga aparte. La entrada es libre, se puede asistir aunque no se esté alojado en el hotel y se sirve en las cenas.

El sitio llama la atención. Tras pasar un recibidor de grandes dimensiones se accede a un gran patio de columnas que sostienen arcos. Recuerdan a los que tienen los edificios árabes construidos en Al Andalus. El centro de la inmensa estancia está ocupado por olivos, que han sido plantados esta temporada y por varias fuentes que tranquilizan el ambiente a base de chorritos. El espacio lo comparten varios establecimientos, una especie de bar al estilo inglés para tomar copas, un restaurante a la carta y el buffet libre.

Cada uno tiene una serie de mesas situadas a los laterales del inmenso patio. En uno de los extremos, y desde las nueve y media de la noche, hay actuaciones musicales que varían cada día, aunque mantienen el espiritu de música de acompañamiento, de esas que sirven de fondo para coversaciones agradables. La noche que asistimos, un piano acompañaba a una voz femenina de esas dulces y relajantes que entonaba baladas sentada en una silla alta.

El patio en el que se puede tomar el buffet. Foto: Cosasdecome

Juan Carlos Rojas, gaditano, de Vejer, es el jefe de cocina del establecimiento. Controla varios restaurantes y el servicio de habitaciones del hotel y entre sus responsabilidades está el buffet. Lo han cambiado esta temporada para hacerlo más espectacular. La exposición de productos está dividida en varias “islas” que ocupan una cuarta parte de un inmenso salón con capacidad para unas trescientas personas. La más espectacular es la que los comensales se encuentran al acceder al establecimiento. Allí están expuestos los postres y también unas tapas como de diseño para empezar la cena. El surtido es amplio. Llaman la atención unas copas como de coctel que tienen desde un pulpo asado con un puré de patatas, hasta unas copas con distintas cremas frías acompañadas con tropezones. En la esquina varias fuentes con ingredientes para que cada uno se prepare las ensaladas como quiera y en unas grandes macetas de cristal hay picos, frutos secos y hasta pan para acompañar los aperitivos. No faltan tampoco embutidos y un guiño de Juan Carlos a su tierra local. Entre tanto refinamiento una tarrina con manteca colorá con tropezones y al lado unos trozos de pan para que la manteca no se quede “viuda”.

 

Juan Carlos afirma que  “a los alemanes les encanta y lo comen aunque sea de noche”. Al otro lado, de la isla, varios tipos de quesos pensados tanto para la tapa como para el postre. Para esto último se puede elegir entre varios tipos de fruta fresca, pelada y cortada, varios tipos de tartas o algunas cremas.

Así se exponen los aperitivos para que los clientes cogan los que quieran. Foto: Cosasdecome.

Otra isla sirve para exponer el pan, de varias formas y clases. La mayoría llega desde el horno de San Antonio de Conil. Hay desde unas tostadas de pan negro, hasta unas rebanás de pan blanco, de ese que aguanta la salsa del menudo. En una esquina un pequeño horno para los que sean partidarios del pan calentito.

 

El recorrido por los platos ya para cenar propiamente dicho comienza con algunos guisos. No falta algo de pasta por lo del toque internacional, una especie de rollo de hojaldre relleno de salmón, un lomo de cerdo partido en gruesas rodajas y cubierto de salsa u otro asado de salmón junto al que descansa una cacerola de cerámica blanca, que recuerda a los tahine árabes y que contiene bolitas de patata fritas.

Ahí está una de las estrellas de la casa, un horno donde se preparan distintos tipos de pizza que se amasan y se preparan delante y al gusto del cliente. “Esto le encanta a los niños señala Rojas”.

Comienza la parte más vistosa del buffet. Una cocinera está apostada tras la barra, junto a dos parrillas, una dedicada a los pescados y otra a la carne. Entre los primeros hay atún, en pequeños filetes, una jugosa merluza en pequeños trozos, ya limpia y sin espinas, algo de pescado de roca y salmón. Para acompañar varias verduras también para plancha Entre las carnes hay ternera de retinto, pollo y cerdo. El final de fiesta es otro amplio grupo de cacerolas con guarniciones para acompañar a los bisteles. Desde unos chicharitos guisados con jamón a unos brocolis en salsa de queso, pasando por un arroz tres delicias o, con un toque más original, unos rollitos imperiales rellenos de verduras. No falta, al lado, la ya inevitable salsa de soja y también varias salsas para acompañar.

Una cocinera prepara los filetes de pescado, de verdura y de carne delante del cliente. Foto: Cosasdecome

El cliente elige lo que quiere, se lo sirve en sus platos y con ellos se va hasta la mesa. Puede repetir cuantas veces quiera. Mientras se levanta y coge un nuevo plato, los camareros del establecimiento se ocupan de quitar el plato usado de su mesa y sustituirlo por otro servicio. Rojas señala que “un buffet no está reñido con un servicio de hotel de cinco estrellas y aquí está todo muy cuidado, incluida la atención al cliente”. De hecho, durante la cena, una encargada del departamento de calidad se nos presenta  y pregunta si ha ido todo bien.

 

“Queremos que aquí venga gente de fuera, no sólo los que están alojados en el hotel” comenta Rojas para destacar la apuesta por la gastronomía que han hecho en el establecimiento. De hecho, junto al buffet está Alevante el resturante regentado por Angel León y que ofrece una selección de platos quehan triunfado en el Aponiente de El Puerto de Santa María.

Todavía, están pendientes de poner en marcha una barbaco y un chiringuito en la playa, dos servicios que pondrán también en marcha a lo largo del verano.

El buffet libre del hotel Meliá Sancti Petri abre todos los días para cenas. Sólo en temporada desde junio y hasta octubre. El teléfono de reservas es el 956491200 y están en la urbanización Novo Sancti Petri.

Aquí más información sobre Alevante, el restaurante de Angel León en el Meliá Sancti Petri.

Aquí algunas recetas del cocinero Juan Carlos Rojas

Aquí la guía gastronómica de Chiclana.

El cocinero Juan Carlos Rojas en el salón que aloja el buffet. Foto: Cosasdecome

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios para este post.
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>