Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Se venden gotas de vino

Publicado el Viernes, Marzo 13, 2015 por Cosas de Comé

Dos empresarios gaditanos lanzan al mercado “Bochas”, unas pequeñas esferas, del tamaño de las huevas de salmón, rellenas de vino y que se rompen en la boca al comerlas

Guillermo Boto y José Manuel Barea muestran las "bochas", en este caso rellenas de Oporto, un vino dulce típico de Portugal. Foto: Cosasdecome

Texto: Pepe Monforte

“Mira. Te las voy a poner en una cosa muy simple, pero no veas como sabe”. Guillermo Boto saca una torta de aceite de las de Inés Rosales. Le pone encima una loncha de queso azul y finalmente, una bolitas de su producto, Bochas. La tapa suena a alta gastronomía y, sin embargo, la ha preparado el, encima de una mesa y en apenas medio minuto. Cuando te metes el pequeño canapé en la boca, las esferas de vino, en este caso rellenas de Pedro Ximénez, se rompen al masticarlas, liberando el líquido. “Es como si te comieras el vino en gotas” señala de una manera muy gráfica este economista y experto en marketing de 44 años y nacido en Cádiz.

Junto a él, y en una pequeña fábrica situada en la calle Santo Cristo de Cádiz trabaja su socio José Manuel Barea. Tiene 39 años y es bioquímico y master en vitivinicultura. Son los propietarios de esta nueva empresa que comenzó a funcionar en la ciudad a finales de 2014 aunque hasta ahora no están comenzando a comerciliazar el producto ya que “las primeras unidades que sacamos nos las quitaron de las manos los amigos y la gente que ya había oido hablar del las bochas”.

Explico lo del nombre. “Las bochas” son unas pequeñas esferas. En el Sur de América se les llama así a las pelotas que se usan para jugar a la petanca y también se les llama así a las pelotas que se usan para jugar al polo.  A los publicistas de la empresa gaditana “GrupoIngenio“, que se han encargado de crear toda la imagen de la marca les pareció un nombre llamativo y que resume también el producto ya que el “chas del final recuerda al sonido que hacen en la boca cuando explotan”.

Las bochas de moscatel, uno de los productos creados por la empresa. Foto: Cedida por Bochas

El formato no es novedoso. Estas pequeñas esferas con sabores dentro, y que Boto define como “el placer de comer vino” se basan en investigacones realizadas en Francia en la década de los 70 del siglo XX. Eran los comienzos de lo que luego se ha llamado la cocina molecular o, lo que es lo mismo, el trabajo de cocineros y científicos juntos para crear nuevas sensaciones gastronómicas. Pero aunque el invento es francés, esta técnica de introducir sabores dentro de pequeñas esferas que te explotan en la boca, la hizo popular el padre de la cocina “del siglo XXI”, Ferrá Adriá, que popularizó las “esferificaciones”. La técnica consiste en lograr recubrir porciones pequeñísimas de algún producto con texturas semiliquidas con un película de alginato, un producto natural obtenido de las algas y que tiene la capacidad de formar una película sólida en torno a lo que contiene.

Adriá hizo famosa una esferificación con melón y después han venido muchas. La técnica la utlizan ahora bastantes cocineros innovadores sobre todo para decorar sus platos y es una técnica que se aprende en las escuelas de hostelería. Sin embargo la novedad aportada por la empresa gaditana gira en torno a dos aspectos. El primero de ellos es lograr hacer estas “bolitas” con un relleno de vino, un producto especialmente dificil para esta técnica. Luego, la segunda característica, es haber conseguido elaborar una maquinaria, ideada por ellos mismos, que logra hacer estas esferas, que se hacen en las cocinas de los restaurantes una a una, de una forma industrial. El tercer logro se relaciona con la durabilidad del producto. La técnica utilizada por la empresa gaditana logra ya tres meses de “estabilidad” del producto que se sirven sumergido en un líquido de conservación. Además no necesitan frío. De todos modos en Bochas trabajan para  lograr que el tiempo en que las esferas se mantengan perfectas aumente.

No es la primera vez que se intenta poner en marcha una empresa en torno a las bolitas de vino. Ya la firma jerezana Sánchez Romate hizo un primer intento en torno a unas bolitas rellenas de brandy y luego ya surgiria otra proyecto, Biogades, en el que estuvieron presentes junto a otros socios tanto Guillermo como José Manuel. El proyecto no llegó a consolidarse. Ambos se retiraron de la empresa y ahora han decidido intentarlo en solitario.

Nuevas formas de financiación

La empresa no es sólo novedosa en cuanto al producto que elaboran, también es innovadora en la forma de financiarse. Guillermo y José Manuel reconocen “que no teniamos mucho capital para poner el proyecto en marcha y recurrir a los bancos era muy complicado”. Esto les llevo a recurrir a lo que se conoce como “Bussines Angels”, un término anglosajón que se podría traducir por “ángel para los negocios”. Se trata de una persona o entidad dispuesta a prestar dinero para una nueva empresa que le parece interesante. No sólo aporta dinero sino también contactos y conocimiento, una especie de “padre bueno”. Ambas partes, empresa e inversor, llegan a un acuerdo por el que el inversor se hace socio de la nueva empresa pero sólo durante un tiempo, el que le sirve para recuperar el dinero que invirtió y los “intereses” pactados entre ambos. La gran diferencia con los bancos es que el inversor, también arriesga y si el proyecto fracasa pierde el dinero.

Bochas recurrio a los “Bussines Angels” de Cádiz, un foro creado por el Centro Europeo de Empresas e Innovación de la Bahía de Cádiz (Ceei), un organismo apoyado por capital público y privado y que hace reuniones periódicas entre nuevas empresas y gente dispuesta a invertir. Guillermo Boto señala que “nuestro angel es una persona andaluza…pero hasta ahí puedo decir”.

Bochas tiene actualmente en su catálogo tres productos. Son pequeñas esferas de Pedro Ximénez, de moscatel y de Oporto, un vino  dulce muy popular en Portugal. Por el momento trabajan con vinos dulces porque “son los que hemos visto que agradan más al público en este tipo de formatos”. También trabajan para lanzar alguna “bocha” rellena de algún espirituoso y esperan ir perfeccionando la técnica para hacer algo con vinos como el fino o la manzanilla.

Las bochas se presentan en tarros de cristal. Foto: Cedida por Bochas

El producto se envasa en tarros de cristal que contienen unos 60 gramos de producto, más de 300 esferas, según los cálculos de José Manuel y Guillermo. Ya se puede encontrar en algunas tiendas de la bahía de Cádiz como la tienda de vinos Magerit o el Colmado, la que tiene esta misma firma en el mercado central de abastos, la tienda especializada en gastronomía de la provincia de Cádiz Pelayo, situada en la calle Cobos, o también en la taberna La Sorpresa en Cádiz, donde Juan Carlos Borrell, el propietario de esta peculiar establecimiento de la calle Arbolí no sólo las vende en tarros “sino que estoy ya poniendo alguna tapa con ellas”.

El gran campo de ventas que se abre para Bochas es el de “llegar a un público aficionado a la cocina que le gusta preparar platos novedosos y hacer en casa lo que ve en los restaurantes. Así una técnica hasta ahora exclusiva de profesionales muy preparados está al alcance de todos y por un precio bastante asequible ya que los tarros, que sirven para varios platos, están en torno a los 9 o 10 euros” destaca Guillermo Boto.

El producto también permite a restaurantes que quieran también utilizar estas técnicas utilizarlas de forma fácil. Boto resalta que las combinaciones son muy grandes: “Se pueden utiilzar tanto en frio como en caliente. En ensaladas, en tostas, para decorar platos…va muy bien con los quesos azules, con el foie o incluso con los mariscos, resaltan”.

Bochas está en la calle Santo Cristo número 8 de Cádiz. Se puede contactar con ellos en el teléfono 608388742 o en el correo electrónico info@bochas.es. Tienen también página web. Verla aquí.

Aquí tres ideas rápidas para usar las bochas

Las bochas también tienen mucho uso en pastelería. Aquí están coronando una tarta. Foto: Cedida por Bochas

Una Respuesta
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>