Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Arqueología agrícola

Publicado el Lunes, Abril 21, 2008 por Cosas de Comé

El Grupo de Desarrollo Rural de Jerez trata de recuperar el cultivo del tomate de viña, una especie ligada a los campos de vid

Texto: Pepe Monforte

Tomates de viña colgados en un sombrajo después de su recolección. De esta forma se conservan durante todo el invieron, aunque se van secando. Foto: Cosas de Comé

Tomates de viña colgados en un sombrajo después de su recolección. De esta forma se conservan durante todo el invieron, aunque se van secando. Foto: Cosas de Comé

Es un tomate pequeño. Alcanza, aproximadamente, el tamaño de un huevo. Su principal ventaja es su capacidad para conservarse. Así, entre los agricultores de las viñas, era habitual, una vez que se obtenía la cosecha, allá por los meses de julio o agosto, colgarlos del “sombrao” a la entrada de la casa, donde se mantenían durante el invierno para disponer de ellos cuando hiciera falta. Se colgaban en ramas, similares a las que se ven por algunas tiendas como los tomates en rama canarios.

El Grupo de Desarrollo Rural de Jerez, bajo la responsabilidad de las técnicos Ana Hurtado y Marisol Vieira, está haciendo una labor casí de arqueología agrícola con la intención de recuperar el cultivo de esta especie autóctona debido a su singularidad y a la exquisitez gastronómica de este producto, base de platos como los “ajos”, unas especies de gazpachos calientes que se hacen en las viñas cuando se recogen las cosechas o se degustan los mostos.

El tomate de viña es una especie conocida por los más viejos del lugar. Hurtado y Vieira conocieron de su existencia gracias al proyecto “Mercado de Sabores”, un programa desarrollado por el Grupo de Desarrollo Rural de Jerez con el objetivo de promover el consumo de los productos de las pequeñas huertas que rodean la ciudad y donde se producen una importante variedad de cultivos, algunos de ellos ecológicos, de gran calidad gastronómica. Sin embargo, estos productos, destinados a veces al consumo familiar, no son conocidos y de ahí la necesidad de facilitar su comercialización para evitar la pérdida de esta riqueza cultural.

Tras indagar por la zona, las responsables de “Mercado de Sabores” tan sólo encontraron un par de viñas, cercanas a la carretera de Trebujena, donde se siguieran cultivando los tomates, aunque señalan que “tan sólo hemos empezado. Estamos seguras de que descubriremos más”. El Grupo ha estudiado este cultivo que se enmarca dentro de la actividad habitual que llevaban a cabo los cuidadores de las viñas del marco de Jerez. Estos, para abastecerse, aprovechaban los terrenos baldíos donde no había plantadas vides, para explotar un pequeño huerto para consumo propio. Entre los productos habituales de estos huertos estaba el tomate de viña.

Marisol Vieira, ingeniera agrícola, destaca que el tomate de viña es, en origen, un cultivo de secano, aunque a veces se regaba algo las plantas para acelerar la cosecha. Se consigue un tomate pequeño pero de gran resistencia por lo que podía permanecer colgado meses a la interperie sin estropearse, una gran ventaja cuando todavía no existía el frigorífico. Los huertanos también los aprovechaban para hacer conservas.

Ahora, el primer objetivo, es lograr contar con semillas de este tomate para poder recuperar su cultivo y luego tratar de que los huerteros lo planten. Por lo pronto, el proyecto ya ha cautivado el interés de Slow Food, el colectivo que recientemente se ha implantado en Jerez y que pretende la recuperación de productos tradicionales y también del proyecto Tierra Culta, un programa desarrollado por grupos de desarrollo rural de Andalucía y auspiciado por la Junta, que pretende impulsar los productos artesanos.

Precisamente Tierra Culta, al que también pertenece el grupo de Desarrollo Rural gaditano de Los Alcornocales, celebrará a finales de mayo un encuentro en Ronda (Málaga) para tratar diversos temas, entre ellos la puesta en marcha de una ley que permita la continuidad y la expansión de los productos artesanos muchas veces muy perjudicados por las leyes frente a las grandes empresas y que les impide competir con otros productos del mercado.

La intención del Grupo Rural de Jerez es presentar ya en Ronda sus primeros pasos sobre la recuperación del tomate de viña. Además también divulgarán allí otro producto tradicional jerezano, el arrope, una salsa tradicional obtenida tras una larga cocción de mosto de uva y de sabor muy parecido a las reducciones de Pedro Ximénez, tan utilizadas ahora en alta cocina. El arrope ya es comercializado por Aecovi, la entidad que agrupa a las cooperativas vitivinícolas de la zona y estará presente en el próximo Salón del Gourmet de Madrid con el objetivo de posicionarse en el competitivo sector de los productos gastronómicos.

Una Respuesta
  • por luis 13 Mayo 2014 en 20:36 pm

    Meparece estupedo conserva las tradiciones y rescata las es pecies de la que nuestro nuestros progenitores an vivido y se an nutrido tantas y tantas veces.

    megustaria tener de esa semilla llamada . viña tomates de colgar,

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>