Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de Tierras de Cádiz
Ir a la tienda
Ir a la página de Pantalán G
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Montesierra
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información sobre las jornadas del calamar de potera, aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Aquellas maravillosas croquetas

Publicado el Domingo, Febrero 13, 2011 por Cosas de Comé

La Pensión de Ana Mari, un personal restaurante de Villaluenga, hace realidad el viejo dicho de comer “como en casa”

El comedor de la Pensión Ana Mari. El ambiente es tan familiar que se puede comer viendo la televisión, como en el salón de cualquier casa. Foto: Cosas de Comé.

El comedor de la Pensión Ana Mari. El ambiente es tan familiar que se puede comer viendo la televisión, como en el salón de cualquier casa. Foto: Cosas de Comé.

Texto: Pepe Monforte

Me lo recomendó un día el escritor José Manuel Benitez Ariza y clavó la descripción. “Es como si comieras en casa de tus padres, hace 30 años”. El boca oido es su principal publicidad, para que más. Comer en la pensión de Ana Mari es una experiencia difícil de olvidar. Es complicado encontrar sitios con tanta personalidad, donde tengas la sensación de estar comiendo en una casa familiar de hace 30 años.

La carretera entre Benaocaz y Villaluenga vale ya cualquier viaje. El paisaje es el mejor tratamiento del mundo contra el estrés. Son pocas calles. Lo mejor es dejar el coche junto a la quesería de los payoyos, ya de camino caes en la tentación y te llevas alguno. Subes algunas cuestas y llegas a la plaza principal, la plaza de la Constitución. Un discreto cartel anuncia el establecimiento. Entras y se te aparece una barra anclada en el tiempo. Podría haber servido perfectamente para rodar un capítulo de la serie Cuentame. En la trastienda el estanco del pueblo que regenta también la misma familia. Te saluda Diego Franco Narvaez, 78 años. Todavía le gusta estar por el negocio que ahora regenta su hija Ana Mari.

En la primera estancia destaca un teléfono sobre un estante adornado con un pañolito de encaje. Ya sabes que aquello es diferente. Preguntas si puedes pasar al comedor. Tres mesas grandes, cubiertas con una tela verdosa más bien gordita, de esas que metes las piernas debajo y se acabó el frío. Mucho mejor que Corberó. Encima un mantel de hule. En la estancia, con vistas a la cocina, hay también dos pequeñas mesas para parejas. En las paredes platos de cerámica. La estancia la presiden dos grandes alacenas aún con su completo ajuar dentro. Ana Mari, 59 años, la hija de los fundadores del establecimiento, dice que una vez “un hombre que vino y que sabía de estas cosas nos dijo que tenían que ser antiquísimas, por las bisagras que decía que eran de un sistema muy viejo”. Las puertas de la estancia no se quedan atrás. Pintadas de beige oscurito tienen llamativos dibujos de formas cuadradas.

El teléfono colocado a la entrada de la pensión y una de las alacenas del comedor. Foto: Cosas de Comé

El teléfono colocado a la entrada de la pensión y una de las alacenas del comedor. Foto: Cosas de Comé

Las paredes si han sido restauradas y se les han colocado azulejos, pero están bien puestos y consiguen mantener el ambiente de serenidad que reina en el local. La estancia la preside un televisor, este si de última tecnología. Delante de él, es la hora de las noticias del mediodía, come una familia. No piden la carta. Saben muy bien lo que hay. Papa toma sopa y la niñas han pedido un pollo con papas fritas. Almuerzan y siguen atentos la televisión, como en cualquier comedor de casa.

Ana Mari se acerca de vez en cuando para ver como va la cosa y para anunciar el postre. Hay natillas con galletas, arroz con leche, flan y fruta del tiempo.

A nosotros, como somos nuevos, si nos traen la carta. Viene dentro de unas tapas de polipiel, en marroncito claro. Veníamos advertidos de que había que pedir croquetas (ver aquí receta). “Media ración, Ana Mari, que queremos probar más cositas”. No sabes muy bien porqué, pero sin conocerla de nada ya la llamas por su nombre. Pedimos cerveza, nada de barril, dos quintos de Cruzcampo, eso si perfectamente fresquitos. La nevera de la casa, a pesar de que es de los años 70, se mantiene en funcionamiento. Quizás por que también la cuidan como si fuera de la familia. Todo, a pesar de que se le notan los años, está “muy escamondao”.

Las mesas cubiertas de hules de a cuadrito en la pensión de Ana Mari. Foto: Cosas de Comé

Las mesas cubiertas de hules de a cuadrito en la pensión de Ana Mari. Foto: Cosas de Comé

En el salón huele a puchero y cuando un comedor huele a puchero ya sabes que algo bueno va a ocurrir allí. Pedimos albóndigas y Ana Mari nos pregunta si las croquetas, la estrella de la casa,  las queremos con patatas. La pregunta tiene su porqué y es que uno de los platos de éxito de la pensión son las croquetas del puchero con su fritá de papas al lao y un buen huevo frito de campo para coronar el monumento.

Ana Mari se vuelve a acercar esta vez portando una bandeja, de las de desayuno, cubierta por un pañito de flores perfectamente planchado. Allí transporta los cubiertos, que también tienen sus quinquenios. Los coloca cuidadosamente en una servilleta de papel de color rosita pálido. Al poco vuelve a aparecer sonriente con las croquetas, las albóndigas y un revuelto de papas y chorizo.

Revuelto de papas con chorizo y albóndigas en salsa, dos platos de la pensión Ana Mari. Foto: Cosas de Comé

Revuelto de papas con chorizo y albóndigas en salsa, dos platos de la pensión Ana Mari. Foto: Cosas de Comé

Llega otra familia a comer y otra pareja con niño pequeño. Para el chiquillo piden otra de las especialidades, unos garbanzos con verduras, una especie de cocido que lleva habichuelas verdes, zanahorias y patatas. Ya fuera de la olla le colocan una rodaja de chorizo y otra de morcilla para adornar el plato sopero, un detalle de glamour. La madre le estruja al niño el cocido y este, con la primera cuchará pa entro, pone una cara de felicidad inmensa.

En la mesa de al lado piden venado y conejo. Todo lleva papas fritas. Ana Mari dice que son dos especialidades de la casa, como la carne en tomate.

En la pensión se disfruta con la vista, con el paladar. Para el segundo cabe mención aparte para las croquetas. Son del puchero, del que olía bien. Ana Mari se resiste a dar la receta exacta. Son muy finitas, como canutillos y “de escuela”, crujientitas por fuera y cremosas por dentro. Ella dice que la clave está en poner mucha carne del puchero y que todo vaya “muy picadito”.

Media ración de croquetas de la pensión Ana Mari. Foto: Cosas de Comé

Media ración de croquetas de la pensión Ana Mari. Foto: Cosas de Comé

Las aprendió a hacer de su madre, Ana Barragán Gutierrez, 78 años ya y que todavía gusta pasearse por su cocina. En la pensión la cocina es igual que la de cualquier casa. Comunica directamente con el comedor y está abierta de par en par. No hay secretos.  Muebles de madera, una mesa de trabajo y, como única diferencia, una cocina de ocho fuegos, donde hay, perfectamente ordenadas, pequeñas ollas donde se van calentando los guisos. Las croquetas se hacen, como las papas,  en una freidora doméstica.

La cocina de la pensión de Ana Mari, completamente casera y sin máquina alguna. Foto: Cosas de Comé

La cocina de la pensión de Ana Mari, completamente casera y sin máquina alguna. Foto: Cosas de Comé

Otro detalle para el paladar, el pan de telera de la panadería de Vicente, el hermano de Diego, el fundador de la pensión de Ana Mari. Vicente tiene 73 años pero sigue haciendo pan a diario. Lo hace en horno de leña pero a la antigua usanza. Sobre el suelo del horno se pone la leña y se prende. Cuando se ha consumido, se barre cuidadosamente la estancia y se coloca el pan que se cuece sobre el suelo caliente. El resultado es espectacular, casi al nivel de las croquetas de Ana Mari.

La pensión, el negocio que dio origen al bar, ya la cerraron. En los años 70 el matrimonio de Diego y Ana, ya con su hija Ana Maria, se hicieron con el inmueble que había sido antes cuartelillo de la Guardia Civil. Era el segundo negocio familiar. Antes ya habían cogido el bar del Casino donde ya Ana comenzó a destacar por sus croquetas y sus guisos.

En 1988 la familia deja el bar del casino y abren el restaurante en la planta baja de la pensión y así hasta hoy “cuidándolo todo y con todos los productos frescos, aquí no hay nada de congelados, todo lo hacemos nosotros”, señala Ana Mari Franco Barragán a sus 59 años  y realmente se nota que allí el único hielo que entra es para echarlo al tinto con Casera.

Las croquetas de Ana Mari, un magnífico ejemplo de croquetopucherología. Conozca aquí su completo análisis científico.

Vea aquí la guía gastronómica de Villaluenga

Arroz con leche y garbanzos con verduras, otros dos platos de la pensión. Foto: Cosas de Comé.

Arroz con leche y garbanzos con verduras, otros dos platos de la pensión. Foto: Cosas de Comé.

2 Respuestas
  • por Roberto Grau Rech 30 Septiembre 2016 en 8:23 am

    El miércoles 28 de septiembre estuve en Villaluenga ( “Villalengua”) del Rosario. Comí en la fonda de Ana Mar: garbanzos, croquetas, conejo… Todo riquísimo. La señora, amabilísima. Volveré pronto.

  • por Manuel Garcia Rodriguez 20 Enero 2014 en 22:40 pm

    Diego y familia somos de Algeciras nunca os olvidamos sobre todo el dia que nos fuimos de tu casa porque no llevabamos dinero y tu te portaste como un señor .y deste entonces fuimos muchas veces por tu bendita casa ,un abrazo para ti y toda tu familia ,no hace mucho tiempo hablamos

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>