Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de Tierras de Cádiz
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información sobre las jornadas del calamar de potera, aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Apuesta por Puerto Real

Publicado el Jueves, Febrero 1, 2007 por Cosas de Comé

Los Hermanos Vélez, propietarios de El Balandro, restauran una casa del siglo XVIII en el centro de la localidad para intentar repetir su fórmula de éxito en la Bahía de Cádiz.

Texto: Pepe Monforte

Vistas de un comedor y el patio del restaurante Albarizuela: Foto cedida por Hermanos Vélez

Vistas de un comedor y el patio del restaurante Albarizuela: Foto cedida por Hermanos Vélez

La apuesta es muy sencilla. Ofrecer menús de calidad, con aires modernos, pero sin pasarse de los 30 euros y complementarla con una oferta de tapas con la misma filosofía. Las consecuencias también son claras: El Balandro (Alameda de Apodaca n. 22. Teléfono: 956220992), el restaurante de la familia Vélez, está siempre lleno y ahora exportan fórmula en pleno casco antiguo de Puerto Real.

La familia, ellos mismos se han encargado de la decoración, se hizo con una finca tradicional de la localidad, un solo piso, patio central que da acceso a todas las estancias, pero con el atractivo de un gran jardín a sus espaldas, con naranjos. Una joya del siglo XVIII situada en la calle Nueva y que han transformado en el restaurante Albarizuela.

Javier Vélez viste uniforme de cocinero en negro. El negro ha sido el color escogido por Paco, su hermano, para los uniformes de los dos restaurantes del grupo. Paco es socio del negocio de restauración familiar pero tiene también una actividad propia, la fabricación de ropa. El se ha encargado de la decoración de Albarizuela. Se ha respetado la estructura de la finca incluidos suelos, azulejos y los techos de vigas de madera. En la casapuerta una reproducción de una estatua romana. El patio interior, donde se da de comer a base de tapas, está presidido por el tradicional pozo y dentro se han escogido llamativos colores y lámparas para los tres salones comedores del local. En total unas 150 plazas, que atiende Eladio otro de los hermanos. Eso sin tener en cuenta la gran joya del establecimiento, un gran jardín de naranjos, completamente restaurado y que quieren aprovechar para dar convites. De todos modos ya han habilitado parte de el como comedor “porque es un sitio muy agradable”, señala este joven cocinero.

Vélez sonrie cuando se le pregunta porqué escogieron Puerto Real para expandirse: “Todo el mundo nos pregunta lo mismo. Creemos que es una ciudad que nos da muchas ventajas. Primero aquí se come muy bien y nos parecía que podíamos completar la oferta existente. Además la población está muy bien comunicada. Nosotros tenemos clientes de toda la Bahía y Jerez y muchas veces no pueden ir a comer a La Alameda porque estamos llenos o se les hace dificil trasladarse hasta el casco antiguo. La solución la hemos encontrado aquí”. Para él la apuesta no es arriesgada “y a la vista está que desde que abrimos en noviembre estamos obteniendo una respuesta del público muy buena. Albarizuela se ha convertido, incluso, en un lugar de encuentro de Puerto Real y para nosotros esto es muy importante”.

José Francisco Vélez, el alma del negocio

A los Vélez, desde luego, no les asusta el riesgo. El alma del negocio es José Francisco Vélez. Nació en Cádiz en 1945. Tuvo varios negocios y a los 47 años decidió dejarlo todo para dedicarse a su pasión, la cocina. Su mujer, Adela Lucas (nacida en 1944), le acompañó en el proyecto y sus tres hijos también se hicieron pronto al nuevo negocio.

En 1992 José Francisco y Adela abren un pequeño bar en una estrecha calle del centro de Cádiz. El Mesón de las Américas. Comienzan con los desayunos y como la cosa funciona bien empiezan a dar comidas y luego cenas. El local se les queda pronto pequeño y abren en el Paseo Marítimo, junto al antiguo Cementerio, el primer Balandro. Fue la primera vez que utilizaron sus manteles azules que les caracterizaron hasta hace poco tiempo.

Los Vélez se sintieron cómodos. Su cocina moderna, pero sin aspavientos triunfaba en Cádiz donde lograban atraer a un público heterogéneo. En El Balandro se puede encontrar desde personas mayores hasta jóvenes porque a todos se les hace accesible la propuesta. Quizás, porque rompen con una de las modas de la nueva cocina y es ofrecer raciones abundantes. Javier reconoce que es dificil que alguien salga de sus establecimientos con “hambre. A veces incluso nos dicen que los platos son demasiado grandes pero nosotros creemos que están bien. Nuestra clave está en que los restaurantes estén siempre llenos”.

Ante el éxito de El Balando los Vélez se atreven a dar otro salto. Esta vez, incluso, con voltereta, porque se hacen con uno de los buques insignias de la hostelería gaditana: El Anteojo, donde triunfó Pepiño, un nombre mítico de la hostelería gaditana. Javier reconoce que la apuesta era muy arriesgada: “era un local grande, que había tenido mucho prestigio y, por tanto, sabíamos que lo teníamos que hacer muy bien para triunfar”.

Los Vélez mantienen uno de los grandes atractivos de El Anteojo, la barra de tapas y en las mesas aplican la misma fórmula de El Balandro, cocina renovada pero sin estridencias. Han pasado ya 11 años desde que en 1995 abrieran el local. Ahora manejan tres comedores y una de las barras más concurridas de la ciudad. Encontrar mesa en un fin de semana es una tarea complicada.

En Puerto Real aplicarán la misma fórmula. Esta vez no hay barra, sino mesas informales en las que tapear, además de tres salones para almuerzos y cenas. Hay incluso menús de tapas para comer con postre incluido. La novedad está en un horno de leña colocado en el patio central del edificio donde ofrecen carnes a la brasa. También han reforzado su oferta de postres y “tenemos personal especializado para ello porque cada día queremos dar más importancia a ellos”.

Ahora, los Vélez, una vez que han puesto en marcha Albarizuela, señalan que quieren tomarse un tiempo de reflexión, consolidar la nueva oferta y probar con el competitivo mundo de los convites. Luego “ya veremos” señala Javier.

600 kilómetros para comer

A pesar de sus 60 años ya superados, José Francisco Vélez es un innovador en esto de la cocina. Es el alma mater del negocio, comenta su hijo Javier. Autodidacta, todo lo ha aprendido leyendo muchos libros de cocina y observando mucho. Una vez toda la familia se hizo 600 kilómetros en un día para ir al “Atrio” de Cáceres a comer. José Francisco es un admirador de Arzak y Berasategui. Ni el, ni sus hijos, quieren salir en fotos. Firmes defensores del “boca oido” no paran de experimentar nuevas propuestas de tapas y platos. La última creación de José Francisco ha sido un secreto ibérico al estilo asiático. Han ganado varios premios en los certámenes de tapas que organiza el Ayuntamiento de Cádiz y aún siguen manteniendo en el menú las creaciones que les dieron fama hace muchos años como la ensaladilla de gambas, la ensalada de ahumados y palmitos, el hojaldre de salmón o el solomillo al Pedro Ximénez.

“Prueba, prueba y no para” afirma Javier Vélez sobre su padre. La carta de tapas de Albarizuela tiene más de 60 propuestas y en el restaurante la carta también es muy amplia. Como curiosidad hay un apartado dedicado a la cocina italiana que comparte protagonismo con un frito gaditano de acedias, pijotas, boquerones, salmonetes y puntillitas. Dicen que en la diversidad está el gusto. Quizás esa sea la clave.

Nota: Este establecimiento cerró en el año 2012

Si desea más datos sobre el restaurante Albarizuela y su carta puede visitar su página web

Más datos sobre El Balandro, el restaurante insignia de los Hermanos Vélez, y su carta en su página web

Avenida 28, la novedosa propuesta de los Hermanos Vélez en la Avenida de Cádiz

La Tienda de Vélez, la más novedosa apuesta de la familia, aquí.

Todos los establecimientos del Grupo De Vélez, aquí

3 Respuestas
  • por Cosas de Comé 10 Enero 2010 en 13:01 pm

    Gracias Charo y bienvenida al nuevo Cosas de Comé. La verdad es que la familia Vélez ha sido una de las más innovadoras en la gastronomía de la Bahía de Cádiz. No cabe duda de que cuando fundaron El Balandro crearon escuela y abrieron un nuevo estilo de establecimientos. Ahora con La Tienda de Vélez vuelven a crear un establecimiento completamente novedoso.

  • por charo Barrios 9 Enero 2010 en 20:10 pm

    Un pedazo de reportaje desde luego, Pepe Monforte. Nos queda conocer este nuevo establecimiento, que por lo que cuentas, seguro que no nos a a desfraudar tampoco.
    Con gente tan emprendedora y estupenda como esta familia, Cádiz está ganando muchísimo.

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>