Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

Adobo embotellado

Publicado el Domingo, Diciembre 20, 2009 por Cosas de Comé

Videsan, una empresa vinagrera sanluqueña, saca al mercado una versión de la popular marinada realizada con productos naturales y con el objetivo de exportarla a otros países.

Texto: Pepe Monforte

El adobo de la empresa Videsan. Junto a él el máximo responsable de la firma Moisés Monge junto a una antigua máquina para hacer vinagre que tienen en lo que será el futuro museo de este producto.

El adobo de la empresa Videsan. Junto a él el máximo responsable de la firma Moisés Monge junto a una antigua máquina para hacer vinagre que tienen en lo que será el futuro museo de este producto.

No lleva ningún proceso químico, ni industrial, lo único que hace Videsan es introducir en una botella en las proporciones idóneas vinagre, especialmente suave, dientes de ajo, orégano y pimentón, los ingredientes del tradicional adobo que se utiliza en la provincia, sobre todo, para aliñar pescados.

Moisés Monge, el máximo responsable de Videsan, y su familia han estado trabajando en el proyecto varios años. Ya hace uno tenían el producto casi definitivo. Han estado haciendo catas y pruebas y ahora ya se han decidido a lanzarlo y meterlo en su catálogo de especialidades: los vinagres, una actividad en la que fueron pioneros en Sanlúcar allá por la década de los 70 cuando fundaron Videsan, la primera empresa de la Costa Oeste de Cádiz dedicada en exclusiva a la crianza y venta de vinagres, sin acompañar esta actividad con la producción de vinos que era lo habitual.

El producto no puede ser más familiar como la propia empresa de Monge en la que trabajan el y sus cinco hijos: Elena, Moisés, Eloisa, María del Rosario y Manuel. La composición del producto la realizó la propia esposa de Moisés, Elena Jiménez. “Para que ibamos a buscar fuera cualquier especialista si la teníamos en casa. Ella prepara a las mil maravillas el adobo y por eso escogimos su fórmula para realizar el producto”.

El adobo, cuya marca han registrado ya, se va a comercializar bajo la marca Solera 77, la que utiliza Videsan para sus productos. “El siete nos da suerte y por eso escogimos ese nombre” señala Moisés, todo un experto, a sus 58 años, en el vinagre, un producto cuyos mínimos detalles explica con pasión. El producto va presentado en una frasca de cristal y se adjuntan sus instrucciones de uso. Se recomienda o bien macerar el pescado dos horas sin agregar agua o agregar la mitad de agua y la mitad de marinada para tener el pescado más tiempo.

Monge señala que aunque han escogido un vinagre muy suave, sólo 6 grados, por debajo incluso del mínimo de 7 que exige el Consejo Regulador para que pueda ser calificado como Vinagre de Jerez, siempre este da mucho sabor a los platos “por lo que conviene utilizar el producto con moderación, añadiéndole la mitad de agua o más incluso si se quiere un adobo más suave”.

La idea de la empresa es conseguir que este producto sea una de las estrellas de su catálogo. Lo piensan comercializar tanto en España como en el extranjero, a donde está especialmente destinada la producción de Videsan. Están especialmente implantados en Francia donde controlan, según los datos de la empresa, casi la mitad del vinagre de Jerez que se vende, aunque también tienen una importante implantación en Alemania y están presentes en Estados Unidos, Australia o Canadá. Es la propia familia la que se encarga de la distribución en el exterior.

Ahora el proyecto es lanzar nuevos productos. Están trabajando en otro producto que sería innovador en el sector. Sería una reducción de vinagre viejo, aprovechando así las soleras que han ido comprando en los últimos años y que les hacen tener las mejores existencias de vinagres de la comarca. Monge disfruta mostrando su colección de botas de vinagre y enseñando las diferentes características de cada uno.

Museo del Vinagre

No obstante su idea más acariciada es la de abrir un pequeño museo del vinagre en Sanlúcar donde mostrar como se realiza este producto que ha pasado de ser un subproducto del marco, esncondido en las bodegas a una de las estrellas de la denominación de origen Jerez, presente ya en los catálogos de todas las bodegas.

Ya cuentan con una nave en la que tienen guardados aperos relacionados con la actividad, máquinas antiguas para hacer vinagre, y diversos objetos con los que montar este pequeño espacio dedicado a esta industria. Por el momento desconocen la fecha en que lo abrirán “aunque el proyecto lo tenemos bastante avanzado”.

.

No hay comentarios para este post.
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>