Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de Tierras de Cádiz
Ir a la tienda
Ir a la página de Pantalán G
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Montesierra
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información sobre las jornadas del calamar de potera, aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

A las mujeres de mi época

Publicado el Lunes, Abril 5, 2010 por Cosas de Comé

Teresa Montero de la Venta El Soldao dedica su medalla al Trabajo a sus cólegas que también se han llevado toda una vida en las cocinas de las ventas y bares de Cádiz

Teresa Montero con la medalla al Trabajo ya en su solapa en el salón de plenos de la Diputación de Cádiz. Foto: Cosas de Comé

Teresa Montero con la medalla al Trabajo ya en su solapa en el salón de plenos de la Diputación de Cádiz. Foto: Cosas de Comé

Andaba rápido por los pasillos de la Diputación. Siempre anda rápido. No sé si será porque como es bajita necesita más pasos para recorrer el mismo espacio o porque nunca está quieta. Teresa Montero había elegido un sencillo traje azul para recoger, de la mano de la ministra de Igualdad, la alcalaína Bibiana Aido, la medalla al trabajo. El premio por su dilatada vida en los fogones de la Venta El Soldao de los Badalejos.  Se había maquillado un poquito, no mucho,  y sus hijos le habían regalado un broche para lucirlo en la solapa, a juego con su brillante sonrisa y sus continuas “muchas gracias” que repitió durante el acto. El broche llevaba un pequeño perrito, porque le gustan mucho. “Tiene  3 o 4″ dice su hijo Enrique.

En todo momento, otra de  sus hijas, María de la Encina no la pierde de vista. Está atenta a todo y a que disfrute este día como merece. Toda la familia, sus once hijos, y sus nietos están emocionados. Sólo me falta Pepe, dice Teresa en relación a su marido, Pepe El Soldao, el que diera nombre a la mítica venta de Los Badalejos donde se sirve el arroz con pollo más famoso de la provincia y donde hasta metió los deos, porque el guiso lo merece, el escritor Gabriel García Márquez, un día que fue invitado a probar el singular guiso por el entonces presidente del Gobierno, Felipe González.

El Consejo de Ministros del pasado 4 de diciembre acordaba conceder a Teresa Montero la medalla al trabajo. La entrega ha tenido lugar hoy, 6 de abril, en el salón de plenos de la Diputación bajo un gran cuadro del Rey Juan Carlos I y con el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán y la ministra de Igualdad, Bibiana Aido, como embajadores para la entrega de la distinción que Teresa Montero lucía por los pasillos recibiendo cientos de besos.

Desde los 16 años

Es el premio a una mujer que comenzó a trabajar a los 16 años y que, aunque ya está jubilada, continúa cada día acudiendo a sus negocios, la Venta El Soldao y el Cortijo Los Monteros, “a echar un ojito” y a preguntar a los clientes si “han comido bien”. Las tardes, eso sí, las reserva para ella, para coser, una de las cosas que aprendió de chiquitita en Los Badalejos, una pedanía de Medina Sidonia, situada cerca de Benalup, que no ha abandonado practicamente nunca.

El presidente de la Diputación, Francisco González Cabañas, que hizo las veces de “relator” de los méritos de Teresa Montero, se confesó como un admirador más del arroz con pollo, un guiso que ha servido, en muchas ocasiones, para hacer más agradable alguna que otra reunión de alta política.

Como Teresa no es de muchos discursos prefirió dejar a  su nieto José María, que ya trabaja en los negocios familiares, las palabras de agradecimiento y aquí esta mujer de 81 años quiso “compartir” su galardón con ese nutrido grupo de mujeres cocineras que trabajan de forma anónima y con muchos años en las cocinas de ventas, bares y restaurantes de la provincia. Teresa se acordó de todos los “que me han ayudado”, de sus clientes y de sus hijos “11 soles”, que le han ayudado en su labor. Tuvo también palabras para sus nietos y dió las gracias a todos, sonrió mucho y se fue, de nuevo para Los Badalejos, con pasitos rápidos no vaya a ser que se le pase el arroz con pollo.

Toda la historia de Teresa Montero y la Venta El Soldao aquí

La mítica receta del arroz con pollo de Teresa Montero puede consultarla aquí.

La cocina de los bambitos, un recuerdo a las guisanderas de la provincia, aquí.

No hay comentarios para este post.
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>