Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Ir a la página de Viñas del Vero

¡Una de filetitos!

Publicado el Lunes, Diciembre 8, 2014 por Cosas de Comé

Antonio Maña devuelve el esplendor al singular bar El Rinconcillo que triunfa en Rota recuperando el montadito de bistelito de cerdo, una tapa que hizo famoso al establecimiento

Manuela Bernal Román, que se ocupa de atender al público, con uno de los famosos filetiros del bar El Rinconcillo de Rota. Foto: Cosasdecome

Texto: Pepe Monforte

Al El Rinconcillo no se puede ir con bulla. Antonio Maña, 60 años, barba blanca, bien criao y permanente sonrisa, se toma su tiempo para preparar las tapas, para que todo salga como a él le gusta. Pero para amenizar la espera está Manuela Bernal Román, su compañera. Allí no hay quien se aburra. Si tardan los bistelitos, porque se acumulan los pedidos como pasa en Balbino con las famosas tortillitas, Manuela se pasea por la barra luciendo sus ojos verdes de película y repartiendo a todo el mundo una convía de lonchitas de chorizo o caña de lomo.

Al Rinconcillo no se va sólo a comer un bistelito, se va a disfrutar del ratito. El bar es pequeño. Hace honor a su nombre y ocupa un rincón junto al arco de la Virgen, que da entrada a la céntrica plaza de España de Rota. Sólo hay barra y fuera algunas mesas altas en la plaza de Andalucía. Las paredes lucen aún unos azulejos de esos cuadraos que juntándolos formaban figuras geométricas. Son viejos, pero están más escamondaos que la toalla con la que le quitan el sudor al Papa. Antonio y Manuela decidieron mantener el encanto del establecimiento, tocarlo lo mínimo para que esté limpio y se atienda bien a los clientes.

Todo el mundo pide los filetitos. Nada de florituras, plato blanco, algunos todavía como los antiguos ovalados de las bares de los 70 y dentro, como una joya, un bistelito de cerdo frito  abrigado por dos rebanás de pan de barra. El milagro viene cuando le pegas el bocao al bisté y aquello está más tierno que los bizcochos de las monjas. ¿Esto que lleva Antonio…un poquito de sal na má, no? pero Antonio no cae en la trampa: Mira al periodista, se sonrie, se da la vuelta y mientras se va para la cocina responde: “Lleva lo que tú ponga”. Aparentemente no parece que haya nada especial. Los bistelitos  llaman la atención porque están jugosos y muy tiernos. No llevan mucho aceite, no enguachisnan el pan que ni si quiera está tostado. Son dos rebanás de las de barra de la panadería Hermanos Niño de Rota.

Vista exterior del bar El RInconcillo. Foto: Cosasdecome.

Las tapas, a 1,50 el montadito de buen tamaño, no paran de salir. ¡Ponme 5! gritan desde un grupo que repite ya jugada entre expresiones de ¡Qué bueno!. El Rinconcillo tiene su historia. Antonio Maña trabajaba en la construcción. Se pegaba el día delante del ordenador. La crisis lo puso en la calle y se vió parado ya cerca de los 60. Lo de los bares, le gustaba para visitarlos, pero nunca se  había planteado trabajar como cocinero. Pero la solución al paro la vió en un pequeño bar del centro de Rota. El Rinconcillo había sido toda una institución en la ciudad. Lo fundó la familia Cortinez. Antonio cree que “esto puede tener más de 80 años. Aquí paraban los autobuses y la gente se tomaba algo”. El bar sólo tenía bistelitos, nada más, en bocadillo y en filetitos. Al principio los ponían tan sólo con una rebaná de pan debajo, pero como la gente se quemaba los deos para comerselos decidieron ponerle otra arriba. Cuando el último de los Cortinez decidió dejar el negocio Antonio se puso en contacto con él y llegaron a un acuerdo para que Antonio y Manuela se hicieran cargo del negocio. “Sólo me plantee una cosa -cuenta Antonio- quería tratar a la gente como a mi me gusta que me traten cuando voy a un bar. Por eso lo cuidamos todo, los precios, la materia prima, la limpieza, la atención al público y de vez en cuando ofrecemos una degustación gratis…para que todos se vayan contentos”.

En el establecimiento se mezclan los conocidos de la casa con los que van viniendo atraidos por el boca a oido. “no digas nada Antonio, no vaya venir más gente” dice uno de los parroquianos. Manuela le cobra al grupo de las dos “vueltas de filetitos”. Son 27 euros…por 10 bistelitos, un par de rondas de bebida para cinco y hasta una tarrina de pestiños que tienen en la barra para los que quieran postre. “Oé, 27 euros…esto parece Bajo de Guía”, le dice el del grupo a Manuela para provocarla. “Más quisiera Bajo de Guía” responde ella mientras que se aleja por la barra en uno de sus paseos triunfales. Coge una campanilla de las que usan los monaguillos en las iglesias  y arenga al personal: “Ponerse de rodillas que voy a tocar la campanilla”. Cada vez que hay propina se repite el toque celestial.

Primer plano de los famosos filetitos. Foto: Cosasdecome

La carta de tapas es corta. Siempre fijos los filetitos, “aunque no sé si habrá para esta noche”, dice Antonio porque ha sido un día bueno de ventas. Luego unas pavias de merluza en un crujiente rebozado, que también sirve para unas exquisitas berenjenas a las que se le pone un poco de miel por lo alto. Evidentemente no cometen la ordinariez de llamar “tempura” al rebozado. Ya luego la cosa depende de lo que encuentre Antonio en la plaza. Hace un guisito de menudo,  pone una berza o prepara unos pinchitos que sirve a la antigua usanza con sólo un trozo de pan como guarnición. Con suerte puede tocar otra cosa del recetario de su madre, que es de la que aprendido a cocinar. “Yo no sabía, señala. Cuando me vine para acá Angel, el último propietario me explicó en tres días como se hacían los filetitos. Yo, eso si, les pongo un buen aceite de oliva y ya está”, sonrie.  En El Rinconcillo vuelve a sonar la campana. La gente deja propina aunque tan sólo sea por escuchar a Manuela decir alguna de sus cosas.

Horarios, localización, teléfono y más datos del Bar El Rinconcillo, aquí.

Imagen tomada del antiguo bar El Rinconcillo. Puede ser en torno al último cuarto del siglo XX. Si alguien puede aportar más datos, por favor pongaló abajo en comentarios. La foto está expuesta en el bar.

Antonio Maña, el cocinero de El Rinconcillo, junto a Manuela y Gema, que se encargan de atender al público. Foto: Cosasdecome

 

 

 

2 Respuestas
  • por Cosas de Comé 14 Diciembre 2014 en 9:48 am

    Gracias Fernando. Efectivamente había un error en el nombre. Ya está cambiado. Un saludo.

  • por Fernando 14 Diciembre 2014 en 9:17 am

    magnificos filetes y por cierto es Antonio Maña

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>