Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com

Cata de vinos de Bodegas Torres con cocina creativa de Arsenio Manila

Publicado el Jueves, Abril 26, 2012 por Cosas de Comé

Lea la crónica del acto realizada por la enóloga Victoria Pons

Victoria Pons durante la cata. Foto: Cedida por Arsenio Manila

El jueves, 19 de abril se realizó en el Arsenio Manila, con la colaboración de Bodegas Torres, una cena maridaje donde cada plato se armonizó con un vino diferente de Torres. La dirección de la cata fue de la mano de Victoria Pons, enóloga de las bodegas mientras que la presentación de los platos la realizó Raúl Cueto, propietario del restaurante.

El menú consistió en cuatro platos y un postre, todos con vinos muy diferentes. Se arrancó la velada con la cata del vino Fransola, un vino blanco de finca o pago, de variedad sauvignon blanc que al haber tenido una fermentación parcial y envejecimiento en barrica resultó mucho más complejo que los vinos blancos jóvenes tan consumidos. El vino, con recuerdos a piña, mango, e incluso cítricos pero a la vez con notas de tostado incluso de coco tenía una acidez perfecta para acompañar a la ensalada de canónigos, cigalitas y vinagreta de mango. Incluso las semillas de sésamo tostadas que decoraban el plato iban perfectas con los aromas y matices del vino.

La cena siguió con ropavieja y habitas baby que la enóloga maridó con el Atrium Merlot, un vino de Denomincación de Origen Penedés, 100% merlot, donde predominaban los aromas de frutas rojas y que a medida que se abría iba dando notas de especias como la canela que casaban perfectamente con el plato.

El “arroz verde” cremoso de bacalao llamó la atención por su explosión de sabor y textura pero sobre todo lo que sorprendió entre los asistentes fue la elección de un vino tinto para su maridaje. El vino, Marimar Estate Pinot Noir, de la bodega del grupo Torres en California, resultó uno de los preferidos de la velada por diferente, fino y elegante. Con aromas de mermeladas de frambuesa y cassis, y notas de humo y especias pero con una acidez ajena a nuestros vinos españoles y más cercana a los grandes borgoñas, armonizó a la perfección la cremosidad del arroz y la textura del bacalao.

Para terminar con los platos calientes, la cocina sacó un suculento lomo bajo de vaca vieja con puré de boniato que se acompañó con el vino de Denominación de Origen Calificada Priorat, Salmos. Sorprendió inicialmente, sobre todo viniendo del Pinot Noir anterior el color tan intenso y los aromas tan mediterráneos de este vino. Mucha ciruela pasa, cereza en alcohol, pimienta negra… Perfectos para el lomo.

La velada terminó con una sopa de lichis y sorbete de frambuesa llena de sabor y muy refrescante que resultó excelente para terminar tan excelente cena. El vino de postre fue el Floralis-Moscatel Oro, un moscatel de alejandría dulce cuya presentación deja como la experiencia: sin palabras!

Victoria Pons, enóloga de Bodegas Torres

 

 

Tags:
No hay comentarios para este post.
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>