Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de Tierras de Cádiz
Ir a la tienda
Ir a la página de Pantalán G
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Montesierra
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información sobre las jornadas del calamar de potera, aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Más detalles pinchando aquí.

Los langostinos cocidos de Casa Bigote

Publicado el Lunes, Mayo 30, 2011 por Cosas de Comé

Atención mirar esta foto durante más de cinco segundos puede conllevar riesgos para su salud...darle un lengüetazo a la pantalla. Foto: Cosas de Comé

 

Nombre del descubrimiento: Langostinos cocidos

Lugar Restaurante Casa Bigote (Avenida Bajo de Guía sin número. Teléfono: 956362696) en Sanlúcar.

Día del hallazgo:Lunes  16 de mayo de 2011.

Tapatólogo descubridor: Cosas de Comé

Apartado científico: Mariscodoncia. Ciencia de gran calado que estudia todo tipo de mariscos. Concretando más es un caso clarísimo de langosterapia. una ciencia tapatológica que ha conseguido demostrar, de forma empírica, es decir, jamándose media ración, que este marisco cura gran cantidad de males. ¿Alguien ha visto a un tío o a una tía mosqueao comiéndose una fuente de langostinos?.  Pelarlos resulta relajante y chuparles el coral de la cabeza regulariza la respiración. Además te deja un perfume en los deos que es una maravilla…Lea aquí el mini manual para comerse un langostino

Panidaje: No llevan acompañamiento panario.

Si existe la quinta dimensión está en los langostinos de Casa Bigote. El tapatólogo debe prepararse para vivir una experienci misticotapatológica y más de uno puede entrar en trance langostiniano, un mal del tapatólogo que consiste en quedarse con la boca en actitud de chupeteo permanente después de chuparle la cabeza a un ejemplar. El mal es pasajero y se pasa colocándole al sujeto otro langostino en la mano. Si existe el punto perfecto de cocción ese lo tienen en este establecimiento. El marisco lo cuecen a diario, incluso un poquito antes de que te los sirvan y por eso la llegada de la ración puede demorarse, como pasa con las novias (o los novios). Se piden por consenso con el camarero. Es decir, tú le dice: “Ponme unos langostinitos”. El te mira y en función de como te ve la cara y la cartera te dice:  “te pongo como pa dos”. Eso es un cuarto de bichos, que es una cosa adecuada para dos, la verdad. Comer langostinos requiere un protocolo muy rígido. Debe hacerse de forma manual, nada de tenedores y cuchillos, que eso le quita la gracia. Debe primero quitarse la cabeza y succionarse esta hasta jamarse todo lo de color naranjita que lleva dentro, el coral, en lenguaje tapatológico. Para mayor estudio puede incluso abrirse la cabeza para que el rechupeto sea más intenso. Una vez realizada la fase de “chuposis”, debe pasarse a la fase troncal (comerse el cuerpo del langostino). Se le quita el caparazón poquito a poco, con cuidado con la parte de la colita para no dejarse ni una mijita de carne. El cuerpo debe ingerirse de dos o como máximo 3 bocaos. Finalmente, el colegio, recomienda una tercera fase solo para iniciados y es la prueba olfativa que es olerse los deos después de comerse el langostino. El colegio prohibe, evidentemente limpiarse los dedos postlangostinales con toallita perfumada, que es como si te levantaras en seguida despues de un buen vamonó que nos vamos.

El artista que consigue estos langostinos cocidos de quinta dimensión se llama Fernando Hermoso, el cocinero y copropietario de Casa Bigote en unión de su hermano Paco. Fernando los tiene lo mínimo en el agua hirviendo y luego lo pasa a una salmuera de agua con hielo y sal (ver aquí el método de cocción de langostinos de Casa Bigote). Los bichos vienen de Sanlúcar. La ración se sirve por peso. El día que se realizó la inspección esaban a 100 euros el kilo y nos pusieron para dos un cuarto kilo que se cotizo a 25 euros…me faltó muy poco para decirle que me pusiera otros 25 euros.

Otros platos de interés tapatológico en Casa Bigote: Acedías fritas, corvina en salsa tártara, hamburguesa de bacalao con salsa de queso, su colección de manzanillas.

Prueba pericial número 2 en la que se muestra una imagen poco vista, un langostino ya pelado. La gente se pone nervioso y no atina a hacer la foto ante él. Foto: Cosas de Comé

 

 

Fernando Hermoso, el mago de la cocción de los langostinos. Foto: Cosas de Comé

 

 

 

No hay comentarios para este post.
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>