Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de Tierras de Cádiz
Ir a la tienda
Ir a la página de Pantalán G
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Montesierra
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información sobre las jornadas del calamar de potera, aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Más detalles pinchando aquí.

Los huevos salvajes de la Venta El Casarón

Publicado el Viernes, Diciembre 30, 2011 por Cosas de Comé

Momento en el que una inspectora del Colegio Oficial de Tapatólogos ejecuta la prueba pericial del mojado de pan a media rebaná, tecnica utilizada en la tapatología para medir la densidad de salsas y cremas. Foto: Cosas de Comé

Nombre del descubrimiento: Huevos salvajes

Lugar: Venta El Casarón (Carretera Medina – Benalup, km 3 – Los Badalejos -. Teléfono: 956417025) en Medina.

Día del hallazgo: Sábado 29 de octubre de 2011

Tapatólogo  descubridor: Benjamín Colsa Salieto, tapatólogo y estudiante de Tortillología de la demarcación de San Fernando.

Panidaje: En la Venta te ponen pan de telera de la Venta El Soldao y una especie de chapata rural de la panadería de San Martín de Benalup.

Apartado científico: El colegio ha tenido importantes debates a la hora de elegir el nombre de la ciencia para el estudio de los huevos fritos con papas. Algunos tortillólogos esgrimen que el huevo con papas no es otra cosa que una tortilla de papas deconstruida y quieren incluir su estudio entre sus competencias. Finalmente el Colegio ha decidido que el huevo frito con papas, por su historia e interés tapatológico, debe ser objeto de una ciencia independiente, la huevoponcia apuntillada. El adjetivo hace referencia a las puntillas que se forman en el extremo de la superficie que ocupa la clara del huevo al freirse. Finalmente la docta institución establece la posibilidad de establecer un segundo adjetivo: papaguardicionada, cuando se acompaña al huevo o los huevos con papas fritas o exenta, cuendo el producto ovoide se presenta en soledad.

Los huevos salvajes de la Venta El Casarón son una evolución natural de lo que en tiempos pretéritos se llamó un plato combinado. Si bien ese tipo de platos eran, en la mayoría de las veces, especialidades de vamonó que nos vamos, en este caso el combinado ha evolucionado hacia la excelencia y es una verdadera obra maestra de la huevoponcia apuntillada. Estamos ante un caso de huevoponcia papaguardicionada dado que los huevos se acompañan de una fritá de papas de esas de escuela, blanditas por dentro y crujientitas por fuera. Pero es que los huevos se acompañan, además, de varias guarniciones. Primero lleva un par de lonchas de butifarra de Chiclana cortada muy finita y hechas a la plancha, con lo que quedan en estado cucurruita y le da un matiz diferente a la estrella chiclanera liberándola de grasas. Cuenta también con unos trozos de choricitos gallegos y, finalmente, un par de cucharadas de pisto de verdura que es otra birguería. Pero el estudio debe centrarse en los dos huevos que ocupan la parte central del plato. Son huevos de campo, de esos que provienen de gallinas que viven en libertad y que picotean por el suelo y no se alimentan a base de piensos. La consecuencia, una yema cremosa que más que mojar el pan cuando se mete en ella, lo inunda. Vamos, está tan cremosa, que hasta cuesta levantarla del plato (momento de exageración tipicamente gaditana). El consumo de las yemas se atacó por parte de los inspectores mediante el método de mojado “a media rebaná” una prueba pericial aconsejada por el colegio y que consiste en sumergir la pieza panaria hasta la mitad en la salsa ya que si se introduce más se manchan los deditos. La prueba resultó tan satisfactoria que hubo que pedir más pan pa mojá. En cuanto a la clara se ingirió también mediante rompimiento con miajón de pan, un metodo que hace que la miga se impregne del aceitito. Bueno, quillo, vamo a dejarno de pamplina…que estos huevos teneis que probarlos, ya está. El plato se cotiza a 7 euros y los autores de la obra son el cocinero Enrique Torres, que se ocupa de dirigir la orquesta para la ejecución del plato y Pedro Cepero, que elige la materia prima. Son los propietarios de la Venta El Casarón.

Más platos de interés tapatológico, horarios y más detalles de la Venta El Casarón, pulsando aquí.

2 Respuestas
  • por Cosas de Comé 8 Enero 2012 en 8:40 am

    Ana me alegro de que el sitio te haya gustado. A mi tambien me encanta. Es uno de esos sitios que conservan personalidad y eso cada día es mas difícil de encontrar. Ya está corregido el teléfono. Muchas gracias por colaborar.

  • por Ana Naranjo de la Cruz 7 Enero 2012 en 19:32 pm

    Estuve comiendo con mi familia ayer, Dia de Reyes, y sólo decir que tanto la comida como el servicio estuvo acorde con la celebración. ¡ Estupenda!,¡ Calidad y sabor!. Estoy deseando volver.
    Ah, un aviso, el tfno de contacto arriba tiene un error , termina en 25

Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>