Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de las jornadas del Estero y la Sal
Ir a la página de Ibericar
Ir a la página de Pantalán G
Ir a la página de Conil Saborealó
Ir a la página de Montesierra
PINCHA AQUÍ Y RECIBIRAS INFORMACION SOBE NUESTROS EVENTOS
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Más detalles pinchando aquí.

Las tortas de aceite de La Merced

Publicado el Miércoles, Agosto 1, 2012 por Cosas de Comé

Foto: Cedida por Bollería La Merced

Nombre del descubrimiento: Tortas de aceite

Lugar Bollería La Merced Casa Guerrero (Calle Ancha número 72. Teléfono: 956360377) en Sanlúcar.

Día del hallazgo: Martes 17 de julio de 2012

Tapatólogo descubridor: Sebastián Martínez

Apartado científico: Merionodología (más datos sobre esta ciencia aquí)

Hay productos que tienen magia, que parece que cuando llegan a tus manos, te guiñan y ya te tienen para toda la vida. Un poquito de esto pasa con estas tortas de aceite de la bollería de La Merced Casa Guerrero que hasta para esto tiene personalidad esta confitería de Sanlúcar…tiene dos nombres.

Quizás sea por el envoltorio, el mismo desde que allá por la segunda mitad del siglo XX comenzaron a utilizar Juan Guerrero Santiago y su hermana “Merceditas la da las tortas” como la conocen en Sanlúcar, quizás sea por el olor a ajonjolí cuando las abres, o por el tostadito que tienen por encima, como si hubieran tomado el sol en la playa de La Jara. Las tortas de aceite de La Merced tienen hasta su sello de autor, una almendra que se incrusta en el centro de la torta y que las identifica como “las de la casa”. Son finitas, como una tortillita de camarones de Balbino y llevan su azuquita por lo alto, para darle la gracia. Pero cuando ya te conquistan definitivamente es al primer bocao, más crujientito que una papa frita de churrería y con el dulzor justo para los que no somos de gustos empalagosos. Son tortas pequeñas, no son de esas de grandes como una sartén para las tortillas, son coquetas de tamaño, de 10 bocaitos, no más, y, si hay hambre, pues vienen en paquetes de tres, cerradas a mano con tres o cuatro hábiles movimientos de muñeca de las “muchachas”, todas manos femeninas, que las empaquetan desde hace años. En los más de 30 años de vida de las tortas sus ingredientes siguen casi intactos y hasta la marca de aceite de oliva, La Fragata, se mantiene. Juan Guerrero, que estudió para perito industrial, pero que lo dejó todo para seguir la tradición confitera que habían iniciado sus padres Juan Guererro Ibañez y Mercedes Santiago Ibañez, creó su propia técnica para hacer las tortas y ahora, la tercera generación de la familia, Inmaculada Nieto Guerrero, sobrina de Juan y Mercedes, es la que mantiene y custodia el secreto de las tortas de La Merced. Desde el año 2009 es la que regenta la empresa familiar en la que comenzó a trabajar en 2007. “Todo el proceso es completamente manual” destaca.

La bollería La Merced Casa Guerero abre de lunes a viernes en horario de mañana y tarde y los sábados, sólo por la mañana. También tienen tienda en internet (verla aquí).

Otros productos de interés tapatológico de la bollería La Merced: las tortas bizcochadas, las tortas de polvorón, las tortas sanluqueñas  o los pestiños.

Inmaculada Nieto Guerrero en el despacho de la La Merced con una de sus famosas tortas de aceite. Foto: Cosasdecome

 

 

 

 

Una Respuesta
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>