Cosas De Comé

Ir a la página de Antonia Butrón
Categorías Buscador
Publicidad
Pulsa aquí para ir a la página de Romerijo
Ir a la página de Tierras de Cádiz
Ir a la tienda
Ir a la página de Pantalán G
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Montesierra
Pinchar para más información sobre la ruta
Ir a la página de Unic Hostelería
Ir a la página de Ideólogo
Ir a la página de Baelo
Pulse para obtener más detalles de la taberna La Sorpresa
Más información sobre las jornadas del calamar de potera, aquí
Pincha aquí para ir a la web de Pescados Bedimar
Ir a la página del Molino de Espera
Ir a proveedores.com
Más detalles pinchando aquí.

El paté de corvina de Casa Eugenio Guadalete

Publicado el Domingo, Enero 24, 2010 por Cosas de Comé

patedecorvinaCasaEugenioGuadaletecdc

Nombre del descubrimiento: Paté de corvina

Lugar: Restaurante Casa Eugenio Guadalete  (Avenida de la Bajamar  n. 36. Teléfono: 956056670) en El Puerto de Santa María

Día del hallazgo: Domingo 17 de enero de 2010

Tapatólogo descubridor: Cosas de Comé

Apartado científico: Fenómenos untables

Inspectores de Cosas de Comé vuelven a actuar de oficio por mandato del Colegio Oficial de Tapatólogos de la Provincia de Cádiz ante el hallazgo en El Puerto de Santa María de este magnífico fenómeno untable descubierto en el término municipal de El Puerto para los amigos. El paté de pescado es un habitual en las mesas de la provincia, sobre todo en su variedad de cabracho, fórmula que inventara el gran Arzak allá por el País Vasco y que aquí, en la provincia de Cádiz hiciera famoso, nuestro Arzak particular, Gonzalo Córdoba en El Faro de Cádiz. Sin embargo, en Casa Eugenio Guadalete han utilizado una variante y en vez del rascacio o la gallineta han puesto en el paté carne de corvina, uno de esos pescados ante los cuales uno tiene que ponerse de rodillas para adorarlo, sobre todo si viene en filete y a la plancha. Este paté de corvina tiene sabor a pescado, este se nota, no se intuye como pasa en otros patés presuntamente marineros y se acompaña de la guarnición “de manual” de estos patés: pegote de mayonesa y pegote de salsa rosa, aunque yo la verdad, preferí disfrutarlo sólo en sus tostatidas, porque vale la pena. Otro rasgo a destacar de este descubrimiento es que las tostaditas no se te quedan cortas. No es de esos bares donde te ponen 5 tostaditas y le tienes que pedir el favor al camarero de que te traiga más. En cuanto al valor pecuniario del descubrimiento cabe decir que la media ración (incluidas las tostaditas, la lechugita y los pegotes de mayonesa y salsa rosa) te sale por 5 euros. Esta obra de arte en el campo de los fenómenos untables se debe al cocinero Eugenio Espinosa Palacios, jefe de cocina de Casa Eugenio Guadalete.

Casa Eugenio Guadalete se trasladó en el año 2013 a la calle Micaela Aramburu con un nuevo nombre El Guadalete Chico. Más información aquí

No hay comentarios para este post.
Deja un comentario:

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>